LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Wenyi Cai, directora de Polymath una emprendedora exitosa

Wenyi Cai, la directora de Polymath. Ella es conferencista del primer encuentro de emprendedores regionales, Héroes Fest, que se lleva a cabo en Bucaramanga, entre este viernes y el sábado.

Por Jaime Rivera García

Bogotá, 23 sep (Colombia.inn) – La sede de Polymath Venture, en Bogotá, es una casa remodelada con amplios espacios. Allí despachan, compartiendo un gran escritorio, los ejecutivos jóvenes y descomplicados del grupo económico de siete empresas, estructurado y exitoso que opera en Colombia desde 2012.

La cita es con Wenyi Cai, la directora de Polymath. Ella es conferencista del primer encuentro de emprendedores regionales, Héroes Fest, que se lleva a cabo en Bucaramanga, entre este viernes y el sábado, convocados por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, a través de iNNpulsa, entidad que promueve el emprendimiento, la innovación y la productividad, como ejes para el desarrollo empresarial y la competitividad del país.

Wnyi Cai es una joven ejecutiva nacida en la China, graduada con honores en Harvard en filosofía y física. Descomplicada y simpática, entiende uno por qué ha liderado en Colombia una nueva forma de hacer empresas y negocios: combina la sensatez y prudencia de los orientales con la practicidad del mundo de los negocios de los norteamericanos.

Estudió filosofía y física porque quería resolver tres preguntas básicas: ¿Por qué estamos aquí? ¿Cómo se vive una buena vida? y ¿Cuál es la verdad? Y dice que ha tratado de solucionarlas desarrollando varias empresas: “El emprendimiento es una manera de vivir con pasión y honestamente”.

Luego de fundar una revista impresa en Boston, desempeñarse como consultora en Oriente Medio, África y Asia, y laborar como directora de operaciones de una empresa mundial de internet, viajó a Colombia, se estableció y fundó Polymath Venture, una “constructora de empresas para mercados emergentes con soluciones para las clases medias de América Latina”.

“Lo que realmente me interesa es desarrollar los talentos de las personas, más que el negocio en sí mismo. Los negocios son un vehículo para hacer las cosas que tú crees son importantes, que tienen valor, significado. El fin en sí mismo no está en el negocio. Está en la gente. Las personas son la parte más importante de los negocios. Tú puedes hacer negocios sin alma, pero probablemente no vayan a durar mucho”, asegura tajantemente.

Su charla en Bucaramanga la denominó ¿Por qué se inspira uno con los héroes? Entonces le hacemos la misma pregunta y responde: “Los héroes hacen o pueden hacer las cosas que muchos no pueden. Ellos tienen unos principios, unas bases, unos valores, que los demás no tienen. Se atreven. Son ejemplos a seguir. Ellos dicen y hacen. Hay personas que piensan pero no hacen. Un héroe tiene principios y creencias y no busca ser famoso o ganar premios. Tienen una razón que está por encima de ellos mismos; saben que aunque el proceso es difícil, hay que seguir adelante”.

–¿Por qué fundar Polymath en Colombia?

–Primero porque es América Latina; porque hay un alto crecimiento de la clase media y, especialmente, porque tiene mucha gente talentosa. Fundamos Polymath en 2012 porque en ese momento muchos cerebros y talentos estaban regresando para desarrollar al país, luego de las crisis vividas unos años antes.

–¿Qué entienden por emprendimiento innovador?

–Realmente hay un alto nivel de simplicidad: tiene que ver con el desarrollo de los equipos humanos y eso es algo que las empresas tradicionales no tienen en consideración. Hay muchas personas inteligentes que no están acostumbradas a trabajar en equipo. De otro lado está lo que tiene que ver con la disciplina para construir un marco de trabajo, una metodología, una estructura. Muchos creen que el emprendimiento solo tiene que ver con el talento y la creatividad, pero estas características sin disciplina no funcionan bien.

–¿Cómo se relacionan la filosofía y la física con el emprendimiento?

— En el emprendimiento uno no puede esconder los hechos y las cosas. No puedes agacharte. En una empresa grande te puedes disculpar con palabras. Si eres emprendedor, las acciones no se pueden ocultar. Se nota si lo estás haciendo bien o mal. Cuando eres emprendedor no puedes trasladar las culpas a otras personas.

–¿Cómo ha visto a los emprendedores colombianos?

–En Colombia hay varias clases de emprendimientos: el que lo es por necesidad. Le toca salir a hacer empresa de cualquier cosa para sostener a la familia. No es culpa de los trabajadores. La única opción para sobrevivir es volverse emprendedor. Este tipo de emprendimiento no genera desarrollo económico. Sería más productivo desarrollar grandes empresas para que esas personas trabajen como empleados.

La segunda categoría es la de las personas que tienen acceso a una buena educación y a los recursos de capital y hacen buenos emprendimientos. Más recientemente hay una categoría de profesionales jóvenes que trabajan free lance, independientemente, relacionados con el diseño y la tecnología de las empresas virtuales. El problema con estos es que no están implementando modelos de negocios detrás de lo que están montando.

–¿Por qué es mejor emplear a los emprendedores por obligación?

–Es por el tipo de talento que se debe desarrollar. Por ejemplo, un mecánico de un taller automotriz que aprendió porque el papá le enseñó. Si él monta un taller, probablemente él no crecerá porque no va a adquirir nuevas habilidades. Si es una empresa bien estructurada, con un adecuado modelo de negocio, ese mismo mecánico podrá iniciar su trabajo desde abajo y podría llegar a ser el jefe del taller. Hay una responsabilidad muy grande de la sociedad y de quienes tienen acceso al conocimiento y al capital para generar empresas que acojan a este tipo de trabajadores y crear un marco propicio para multiplicar sus habilidades. El fin debe ser el progreso del ser humano, concluye.