LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Vestidos de baño a la medida y a solo un click

La gerente y fundadora de Sandra Peña Swimwear, con el gerente de mercadeo de la firma, César Gacha, en su sede en Cúcuta. “Asesoramos al cliente para que selecciones siempre la mejor opción de su vestido de baño a la medida”, señalaron.

  • En Cúcuta hay una fábrica de trajes de baño donde los clientes pueden intervenir en el proceso de diseño y fabricación teniendo en cuenta su figura corporal.  
  • A través de la web, se pueden realizar pedidos desde cualquier parte del mundo.
  • Ya hay interesadas en Ucrania, Alemania y Rusia.

CÚCUTA, 29 jun. (Colombia-inn) – No importa que su cuerpo sea al estilo “reloj de arena”, es decir hombros y caderas de la misma proporción, pero con cintura definida; o tipo “pera -donde los hombros son más anchos que las caderas-; ni tampoco asimilarse a la “manzana”, aquella característica de abdomen ancho y piernas delgadas. No hay tal. Para el “Triángulo invertido”, esa figura de hombros más anchos que las caderas, también los hay.

Para eso son los vestidos de baño a la medida. Y ni siquiera se necesita el metro, tan usado por el relato del Embajador de la India, que le tomó las medidas a pulso a muchas damas de Neiva para enviarles el “el traje típico de la Nación”. Con el internet es suficiente.

La gente que sabe de moda y de tendencias asegura que no existen cuerpos feos porque cada cual tiene su estética y la virtud está en sacarle partido a cada prototipo.

Y esto es lo que hace Sandra Peña, una artista de los trajes de baño, radicada en Cúcuta, donde la temperatura invita a los balnearios y al Pamplonita, y donde a punta de observación va creando diseños que se adaptan a cada silueta.

“Nosotros, dice la nortesantandereana, desarrollamos vestidos de baño a la medida de dependiendo cada silueta. Hacemos que las clientes luzcan su cuerpo con gusto y con orgullo, con detalles especiales y únicos”.

La empresa de ropa de baño Sandra Peña Swimwear nació hace nueve años. En ese tiempo ha desarrollado varios modelos de prendas exclusivas producidas en línea con tallaje para “cuerpos entre comillas, normales”, dice.

Pero su mercado se ha ido especializando en producir modelos únicos que satisfacen las necesidades del cuerpo de cada mujer para que se sienta bien luciendo un traje exclusivo.

“Hace poco nos visitó una niña de 18 años, con una cintura de 61 centímetros, una cadera de 90 y un dorso de 80. Es muy delgadita y nos decía que no encontraba una prenda para la parte superior del cuerpo. Con ella escogimos el diseño, miramos las características de su piel, analizamos la textura y el color de la tela y elaboramos un traje de baño especial con el que ella fortaleció su autoestima”, explica la empresaria.

El cliente determina la variable más adecuada a su cuerpo y personalidad, según los consejos que encuentra en el sitio web de la empresa.

Interés mundial

Sandra indica que los estudios han demostrado que las mujeres que quieren satisfacer sus necesidades de conseguir y lucir un vestido de baño propio, están en todas las ciudades del mundo. “Incluso, en Colombia vienen de varias partes a que les desarrollemos sus ideas”.

Sabiendo que mandar a hacer un vestido de baño a la medida puede tomar mucho tiempo y dinero, la empresa de Sandra empezó a trabajar en la implementación de una plataforma web para que clientes en cualquier parte del mundo intervengan en el diseño y elaboración de esta vital prenda.

Desde el año pasado la marca empezó a implementar la tecnología en sus procesos. El proyecto de plataforma, próximo a lanzarse, brinda a los usuarios la posibilidad de experimentar una nueva forma de compra. A través de una serie de clicks, el cliente diseña su prenda a partir de un variado portafolio de servicios que varía según el tipo de cuerpo, el color de piel y el gusto de cada persona.

En esa página web, las personas interesadas en mandar a hacer un vestido de baño a su medida, encontrarán una serie de pasos y tips para que la elaboración de su traje sea una verdadera experiencia compartida.

El director de mercadeo de Sandra Peña Swimwear, César Gacha, subraya que la idea de fabricar vestidos de baño a la medida, a través de una plataforma web y con asesoramiento personal, ha tenido una excelente respuesta, “especialmente en países de Europa Oriental, como Alemania, Rusia y Ucrania”.

Para que la experiencia del diseño de la ropa de baño sea positiva y placentera, en la plataforma web se encontrarán varios conceptos de diseño. La gerente señala que determinaron distintas formas de cuerpos humanos para que las personas entiendan que es lo más aconsejable según su propia contextura.

“El cuerpo puede tener forma de manzana, pera, reloj de arena, banana, diamante o triángulo invertido. Cada forma tiene unos tips de apoyo. La persona no escoge únicamente por su gusto, sino por los consejos de diseño que recibe a través del sitio web”, manifiesta Sandra.

Las mujeres del mundo solucionan así el problema para asistir seguras a una playa o una piscina, luciendo con orgullo su cuerpo especial, cubierto con prendas únicas. “Cada mujer tiene una silueta perfecta y nosotros ayudamos a fortalecer ese concepto”, afirma.

“No tenemos altos volúmenes de producción porque ninguna mujer es igual a otra”, concluye y señala que pronto implementará productos de baño a la medida de la familia completa, incluyendo al padre y a los hijos.

Innovación a la medida del cuerpo, a través de internet…