LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Una ‘totuga’ musical que avanza muy rápido, en Colombia y el exterior

La gerente fundadora de La Totuga, Alejandra Álvarez, dice que cuando su hijo iba a nacer no encontró música infantil nueva de calidad.

  • A partir de hermosas canciones infantiles personalizadas, este emprendimiento colombiano ya penetró el mercado de 24 países
  • La Totuga fue escogida por Endeavor Colombia como uno de los proyectos con mayor capacidad de escalamiento

 

Por Jaime Rivera García

Bogotá, 13 ene (Colombia-Inn) – La productora colombiana de discos y música infantil La Totuga, avanza con características diametralmente opuestas a las del animal que da nombre a la empresa: a pasos agigantados y rápidamente, ya que en solo cuatro años hace presencia en 23 países y registra ventas superiores a los 1.000 millones de pesos.

De acuerdo con la fundadora y gerente del negocio, Alejandra Álvarez, una joven empresaria madre de tres pequeños niños, La Totuga cerró 2016 con un crecimiento del 15%, una red de 200 distribuidores en Colombia, América Latina, Australia, Bélgica, España y Estados Unidos, y la venta de cerca de 7.000 discos al mes, además de generar 15 empleos directos.

Cifras muy atractivas para una empresa que apenas inició operaciones en 2012 y actualmente se constituye en una de las más grandes productoras y comercializadoras independientes de música de América Latina.

La Totuga es creativa con un producto único en el mercado: discos de alta calidad musical, con sonidos diferentes al de las canciones infantiles tradicionales e históricas, cuyos temas son personalizados con el nombre del niño o la niña para el que van dirigidos. En total se han producido cinco discos: tres C.D. en español para niños de cero a seis años, uno en inglés y uno especial para los cumpleaños.

La Totuga es creativa por la forma de comercializar sus productos musicales: “Tenemos cinco producciones musicales personalizadas con los nombres de los niños; es decir, cada una de las canciones se grabó en estudio con más de 2.200 versiones de nombres. Vendemos C.D. y álbumes digitales descargables en MP3. Desde julio de este año lanzamos un contenido en video en nuestro canal de Youtube, en el que ya tenemos disponibles los videos animados de todas las canciones del primer disco”, explica Alejandra.

El modelo de negocio de La Totuga divide la comercialización de sus productos en dos grandes frentes: la venta directa con el canal por internet y los puntos de venta propios en los centros comerciales Atlantis, Gran Estación y Fontanar; y el otro 50% a través de los 200 distribuidores en el exterior.

Para que esto sea posible, La Totuga integró desde el principio un equipo de socios con diferentes disciplinas.

Los socios y miembros del equipo, además de Alejandra, son: Daniel Roa, esposo de Alejandra y músico, compositor y productor, con amplia trayectoria en el mundo publicitario y de la música infantil; Andrés Ferrer, ingeniero industrial, con 16 años de experiencia en empresas de tecnología; Pablo Agüero, experto en tecnología y dueño de una agencia digital desarrolladora de software y Guillermo Ferrer, experimentado emprendedor, dueño de una compañía de tecnologías amigables con el medio ambiente.

Sobre la idea de hacer una empresa para aprovechar el talento de su esposo Daniel, Alejandra, explicó a Colombia-inn que todo surgió cuando buscaron en el mercado música infantil para su hijo recién nacido, y no encontraron nada nuevo de calidad y con mensajes interesantes para los niños.

“Había escasez de contenidos sanos, formadores y de calidad para nuestros niños de cero a seis años. Emprender es entender un problema importante para un grupo de personas y solucionarlo de forma estructurada, relevante, rentable, sostenible y escalable”, anotó.

Y entonces arrancaron la empresa de la Totuga con un capital de 20 millones de pesos y una energía que sobrepasó varias veces al animal que escogieron como figura y nombre para su marca.

“Mi esposo y yo estábamos a punto de tener a nuestro primer hijo (hoy tenemos tres). Nos encontrábamos en plena sintonía con el sentimiento de la maternidad y paternidad y estábamos trabajando con la coautora de varias de las canciones de La Totuga, Camila Rivera, en un proyecto de música infantil”, recuerda Alejandra.

“La energía estaba dispuesta para la creación de canciones infantiles llenas de sentimientos y que transmitieran valores. En el estudio de nuestra casa compusimos una canción a nuestro hijo Juan Pedro para la hora del baño. Luego, a esa canción le cambiamos el nombre por el de mi sobrina y luego por el de varios de los hijos de los amigos. Fue sorprendente ver las reacciones de todas las personas que las oían, llenas de una gran emoción”, añade.

La Totuga sigue avanzando rápidamente. En 2012 vendieron 27.000 discos y en 2016 cerca de 90.000. En 2012 generaron cuatro empleos directos que hoy pasaron a 15. En 2013 tenían distribuidores en 17 países; hoy en 24.

Gracias a su creatividad y emprendimiento. La Totuga fue escogida por iNNPulsa como uno de los 15 emprendimientos más creativos de 2013 y por Endeavor Colombia, en 2016, como uno de los emprendimientos con mayor capacidad de escalamiento.

Sobre el trabajo intenso que actualmente desarrolla La Totuga, Alejandra cuenta: “este año participamos de una convocatoria de Endeavor Colombia para un programa de aceleración y tuvimos el privilegio de ser seleccionados”.

“Gracias a este programa, llevamos tres meses intensivos de experimentación y aprendizaje utilizando la metodología de Lean Startup, que nos ha permitido probar supuestos, comprobar hipótesis y proponer soluciones de una forma que antes no habíamos visto. Nos obsesionamos con los problemas de nuestros clientes y entendimos profundamente los diferentes segmentos y sus comportamientos”, concluyó la exitosa emprendedora.

Utilizando el lenguaje de los niños: “esta totuga es la mad musical y dápida de la histodia”.