LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

“Todo Mono”, la mezcla perfecta entre arte y cultura popular

John Insignares, co-fundador de Todo Mono. Desde el momento en el que sus visitantes ingresan a la tienda ´Todo Mono´ se impregnan de los colores, texturas, imágenes, signos y símbolos que representan a los barranquilleros.

  • Todo Mono es una propuesta de diseño que rescata los cuentos, tradiciones, dichos, lugares y fiestas folclóricas de los barranquilleros.
  • En 2009, Todo Mono recibió el premio Lápiz de Acero por su colección ´Corrientazo mono´, inspirada en la gastronomía típica de la capital del Atlántico.
  • Con su agencia de diseño, Todo Mono realizó el logosímbolo del Carnaval de Barranquilla 2010.

Por María Angélica Huérfano.

Barranquilla, Colombia, 30 nov (Colombia-inn) – Expresiones típicas barranquilleras como bacán, corroncho, chévere, full y pulla el burro, entre otras tantas, se convirtieron en la inspiración para que dos jóvenes comunicadores de la capital del Atlántico, emprendieran una idea de negocio que hoy, después de 10 años, es uno de los referentes más importantes de la cotidianidad de la cultura caribe.

Se trata de Todo Mono, una propuesta de diseño que rescata los cuentos, tradiciones, dichos, lugares y fiestas folclóricas de los barranquilleros, a través de diferentes productos que permiten que tanto locales como extranjeros se apropien y disfruten de un ´pedacito´ de la vida popular de la ciudad.

John Insignares, uno de los fundadores de Todo Mono cree que, como nada es casualidad en la vida, su interés y fascinación por la historia e idiosincrasia de su ciudad, desde que era muy niño, lo fueron involucrando en estos temas culturales y lo motivaron a indagar y escudriñar en las raíces de la urbe que lo vio crecer.

Por esta razón, después de trabajar con el Museo del Caribe, el Museo de Arte Moderno y con el Ministerio de Cultura, John decidió, en compañía de su amigo Fernando Vengoechea, que el diseño de camisetas con personajes, dichos, acontecimientos y representaciones típicas de la ciudad que hacían a manera de hobby, se convirtiera en un proyecto más serio.

Así nació su primera gran propuesta: una colección de camisetas que llevaba el nombre de ´Corrientazo mono´, inspirada en la gastronomía típica de la ciudad. La Arepa e’ huevo, el Sancocho trifásico, el bollo de mazorca y el bocachico frito, fueron algunos los platos tradicionales a los que estos dos creativos rindieron homenaje con sus diseños.

La propuesta, que tuvo un éxito rotundo entre la gente, también les sirvió para que en el 2009 Todo Mono recibirá su primer gran reconocimiento: el premio Lápiz de Acero, que les permitió demostrar que más allá de ser una marca de camisetas, su propuesta era toda una filosofía que le daba valor a la cotidianidad de su ciudad, a través del diseño.

De ahí en adelante, su marca empezó a evolucionar y su propuesta se empezó a expandir a otros modelos negocio. Así apareció la agencia de diseño “Tradición y ciudad”, con la que idearon la imagen oficial del Festival Internacional de Cine de Pasto 2009, del festival gastronómico Sabor Barranquilla en 2010 y 2011 y de la Feria Artesanal Territorio Creativo.

También diseñaron el Logosímbolo del Carnaval de Barranquilla 2010, representado por los Coyongos, una danza tradicional que llegó hace más de un siglo a Barranquilla por la ribera del río Magdalena.

Aunque durante sus primeros cinco años en el mercado, el portafolio de productos de Todo Mono se comercializó por medio de las redes sociales, y Facebook, Instagram y Twitter, fueron la mejor vitrina para publicitar sus creaciones, el crecimiento acelerado de sus clientes motivó a John y a Fernando a abrir en 2011 su primera tienda, ubicada al norte de la capital del Atlántico.

Una tienda ´todo mono´

Desde el momento en el que los visitantes ingresan al lugar, se impregnan de los colores, texturas, imágenes, signos y símbolos que representan a los barranquilleros.

Además de sus diferentes colecciones de camisetas -producto estrella de Todo Mono-, los visitantes de la tienda también encuentran, artesanías, delantales, maletines, postales, gorras, los tradicionales monicongos y las infaltables palanqueras, marimondas y las María Moñitos, productos que elaboran a través de un colectivo en el que participan otros diseñadores y artesanos de la ciudad.

Es, en realidad, una galería de arte en la que también se encuentran libros, música y una nutrida programación que incluye talleres, exposiciones y presentaciones de grupos musicales, todo enmarcado en la cultura ´mono´, que en esta ciudad significa bonito, agradable o chévere.

En octubre pasado Todo Mono abrió una nueva tienda en el Aeropuerto Internacional Ernesto Cortissoz de la ciudad, y sus propietarios tienen planeado inaugurar otro punto en Miami, Estados Unidos, el próximo año.

Además de las tiendas, estos emprendedores han incursionado en el negocio de los restaurantes, espacios que buscan ser una extensión de sus almacenes, pero en los que se ofrecen los platos típicos de la ciudad, acompañados de buena música.

“La Popular”, así se llama su primer local, un recinto que conjuga todas las manifestaciones tradicionales de La Arenosa. La idea, en el corto plazo, es abrir una segunda sede en otro punto estratégico de esta capital.

Paralelo a ello, y gracias a su promoción en las redes sociales, Todo Mono descubrió otra forma para conectarse con sus seguidores. Así nacieron las rutas turísticas, recorridos planeados para conocer los rincones más emblemáticos de la cultura “currambera”.

El festival ´No Conocí el Palma 2016’ fue una de las iniciativas más recientes que realizó Todo Mono en la ciudad. El certamen contó con la participación de 32 invitados nacionales y uno internacional. En el marco del mismo se llevaron a cabo seis rutas turísticas, dos fiestas, un Work Shop, 14 charlas y una exposición con más de 15 espacios que buscaban difundir y rescatar, entre sus asistentes, el conocimiento y valoración del patrimonio de Barranquilla.

“Todo Mono es una filosofía de todos aquellos que somos caribe; de las personas que quieren ver la ciudad de muchas maneras y que escuchan y entienden lo que ella les quiere contar”, precisó Insignares, en entrevista con Colombia-inn.

La tienda es, en realidad, una galería de arte en la que también se encuentran libros y música, entre otras representaciones culturales.

La tienda es, en realidad, una galería de arte en la que también se encuentran libros y música, entre otras representaciones culturales.

Diseñando el futuro

Para estos dos emprendedores, después de estos 10 años de aprendizaje y crecimiento, lo que viene en el mediano plazo es seguir consolidando su marca y de esa manera lograr que esta filosofía caribe deje de ser tan local y que se convierta en algo mucho más global. Ellos saben que tiene todo el potencial para hacerlo.

“Aunque muchas personas no conocen las tradiciones, personajes, dichos y otras situaciones de la vida cotidiana de esta ciudad, si se sienten atraídas por los diseños con los que nosotros representamos toda esta filosofía, ahí es donde logramos la conexión con nuestros seguidores y podemos transmitir e impactar sus vidas con nuestro mensaje, un trabajo al que le seguiremos apostando pues la cultura caribe es infinita y existen miles de posibilidades para mostrarla”, sostiene Insignares.

Claro está que no todo ha sido color rosa, pero estos jóvenes atribuyen el éxito y reconocimiento de su propuesta a la constancia y tesón con el que asumen cada nuevo proyecto, incluso si los resultados no son los esperados. Para ellos, tropezar, sacudirse y levantarse, tiene que ser una de las reglas del buen emprendedor.

Otro factor importante para destacar, finalmente, de este emprendimiento, es la forma en que se han apalancado de las redes sociales para alcanzar sus objetivos. No fue fácil sostenerse durante casi cinco años haciendo clientes, únicamente por allí. Hoy estas plataformas tecnológicas siguen siendo la vitrina más dinámica y uno de los mejores agentes comerciales de su negocio.