LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Tecnología robótica de Colombiana Anka innova en sectores de carreteras e hidrocarburos

En la gráfica aparece uno de los modelos diseñados y fabricados por Anka. Foto Alejandro Tovar)

  • ‘Con drones podemos obtener 600% más información geoespacial’: Grupo Anka
  • Sectores de carreteras, agroindustrial, minería e hidrocarburos son los principales clientes de Anka. El valor agregado de la empresa es que pueden proveer información rápida y veraz para que sus clientes tomen decisiones sin moverse de sus oficinas.

Por Álvaro Lesmes

Bogotá, 19 oct (Colombia-inn) – Desde la incursión de los vehículos aéreos no tripulados (UAV) o drones, en sectores como la cartografía, no solo se facilita el trabajo de las empresas que construyen carreteras o explotan petróleo, sino que también se obtiene información más rápida y económica, asegura Javier Salas, directivo del Grupo colombiano Anka, dedicado a la robótica aérea.

“Los drones tienen la capacidad de solucionar una de las principales dificultades que tienen las grandes empresas de carreteras, o las mineras y de hidrocarburos, y esta solución es llevar el campo a la oficina, pues muchas de estas compañías no siempre tienen sus centros administrativos en el sitio donde ejecutan sus proyectos” explica Salas.

Anka es, precisamente, una de las empresas pioneras e innovadoras en ese campo, enfocando su labor en labores de recolección, seguimiento, control, procesamiento y reporte de información de naturaleza cartográfica.

La ventaja frente a la competencia es que Anka fabrica sus propios drones y que su mantenimiento se realiza en Colombia, de modo que siempre están disponibles para no afectar los cronogramas de trabajo de los clientes.

En terreno los ingenieros observan el trabajo de un dron sobre una estación terrestre.

En terreno los ingenieros observan el trabajo de un dron sobre una estación terrestre. Foto Alejandro Tovar

Normalmente lo que hacen las empresas es enviar a un equipo de profesionales a campo.  Allí van topógrafos, ingenieros hidráulicos, trabajadores sociales. Ellos levantan información, y regresan a las oficinas corporativas con lo que pudieron percibir desde tierra. Esto es una operación que cuesta bastante tiempo y dinero para las compañías.

Con los drones, dice Salas, el levantamiento de información se hace un 80% más rápido y se recoge un 600% más información. En resumen, no solo se les ahorra dinero a las empresas, sino que se les provee mayor cantidad de información para que los profesionales tomen mejores decisiones, y elaboren mejores presupuestos y diseños.

“Lo que hace Anka es crearle al cliente una ventana desde la cual él pueda ver el terreno sin moverse de la oficina y así tomar decisiones instantáneas y muy certeras. Simplemente se asoma, ve qué tan lejos queda el río, qué tan cerca queda la comunidad, y eso le permite aumentar la calidad de sus productos, su eficiencia y, por ende, facturar y vender más que es lo que quiere cualquier empresa”, destaca Salas en declaraciones a Colombia-inn.

Despegar fue difícil, pero hoy la flotilla vuela cada vez más alto

“Nosotros empezamos con esto de los drones cuando ‘drone’ era una palabra alienígena, desconocida. Llegábamos a las empresas y no había cómo demostrar que realmente se podía utilizar esta información para los diseños, que la podían utilizar los ingenieros civiles con confianza”, relata el directivo de Anka, tras confesar que en el primer año solo facturaron 800.000 pesos.

Sin embargo, siguieron insistiendo en la idea de hacer cartografía desde el aire. Al segundo año lograron explicar mejor los beneficios de la robótica aérea y sus capacidades. Con tan solo 4 clientes vendieron 130 millones de pesos. Este año, a pesar de que algunos de sus principales clientes, como los petroleros, no están boyantes, las proyecciones indican que las ventas crecerán un 40%.

Las perspectivas de crecimiento de Anka se centran en las tradicionales empresas de construcción de vías y explotación minero-energética. Solo el sector de infraestructura vial tiene una destinación de 47 billones de pesos para la construcción de 10.000 kilómetros de las sonadas vías 4G. Sin embargo, le apuestan a diversificar en otros campos como el agroindustrial y de energías alternativas.

Salas relata que este año cuentan con 9 clientes y que la intención de la empresa es aumentar el portafolio y la capacidad instalada para poder responder a todos los requerimientos que les lleguen.

“Nosotros en Anka creemos firmemente que mayor información equivale a mejores decisiones, y mejores decisiones es lo que hace que uno pueda vender más y pueda crecer más, y que realmente se aporte calidad al futuro del país”, concluye el directivo.