LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Surkay, una apuesta femenina por el medio ambiente en Soacha

Humedal Neuta

  • Surkay es un emprendimiento socioambiental de Dora Vásquez y sus hijas Sally y Margarita, en Soacha, un municipio donde la problemática económica parece no dar lugar a otros desarrollos.
  • El Humedal Neuta concentra gran parte de la actividad de Surkay, en un trabajo apoyado por la Alcaldía, la CAR y la empresa privada Pavco, que acaba de donar el sistema de riego.


Por: Diana Cely

SOACHA, 22 dic (Colombia-inn) – Dora Vásquez y sus hijas Sally y Margarita Mayorga decidieron apostar, hace siete años, por un emprendimiento socioambiental en pro de la comunidad del municipio de Soacha, el segundo más poblado de Cundinamarca, y uno de los más afectados por la problemática económica, que pareciera no dar campo a otro tipo de desarrollos.

Sin embargo, esta situación no fue obstáculo para que Dora y sus hijas decidieran establecer la Fundación Surkay, una iniciativa de apoyo a la comunidad desde la generación de consciencia ambiental que, aunque no les representa ingresos económicos, si les retribuye en satisfacciones personales.

La Fundación que ha concentrado gran parte de su actividad en el Humedal Neuta, considerado como un ecosistema vulnerable, está integrada por mujeres: Dora Vásquez, educadora ambiental, es la subdirectora, en tanto que Sally y Margarita aportan sus conocimientos en ingeniería ambiental y forestal, respectivamente.

Junto a ellas se encuentran la artista plástica Marina Cáceres, la contadora Nubia Velásquez, y su directora: la comunicadora social Luz Adriana León. Además de otras colaboradoras que se han sumado a la labor de Surkay desde sus inicios.

Educación ambiental en temas como el manejo de residuos peligrosos, siembra de árboles y gestión de recursos destinados a la conservación medioambiental del sector, son algunos de los procesos emprendidos por Surkay.

“Aquí dentro del humedal hemos hecho un convenio con Puentes ALO (Avenida Longitudinal de Occidente), con la alcaldía de Soacha y con la Corporación Autónoma Regional (CAR); y hemos tenido otros dos convenios de asociación para la recuperación de diferentes sectores del humedal”, indicó Dora, en entrevista con Colombia-inn.

Dora Vásquez, Subdirectora Fundación ambiental para el desarrollo sostenible Surkay.

Incidencia en la región y el país

La labor de ese grupo de mujeres no solo incide en el municipio y la región, también a nivel nacional. “En Bogotá trabajamos con Lúmina, el programa de recolección de bombillas usadas, y en Medellín está la sede de Recopila, que es el programa de acopio de pilas utilizadas. Con ellos hemos estado trabajando en todo el país”, agregó la emprendedora.

La educación es uno de los pilares fundamentales en el trabajo de Surkay. De acuerdo con Dora, quien ha liderado procesos de educación y gestión ambiental durante más de 20 años en su comunidad y en el país, con la Fundación han logrado llegar a 5.000 estudiantes, por medio de diversos procesos en pro de la conservación del medio ambiente.

Este año se graduaron 20 gestores socioambientales dentro de la zona del humedal y a partir de los convenios suscritos con Puentes ALO y la CAR, fue posible la siembra de 4.000 árboles y de cuatro hectáreas de vicia, una planta que tiene como función la fijación de nitrógeno para el mejoramiento del suelo y que permitirá la siembra de árboles, en dos años.

Aunque destaca que durante los últimos años ha mejorado la educación y consciencia ambiental en el municipio, en el país y en el mundo, Dora reconoce que aún hay un largo camino por recorrer. Enumera la corrupción, la indiferencia institucional, la inconstancia y la falta de apropiación por parte de la comunidad, como algunas de las razones que propician el daño al medio ambiente.

“Perdimos 3.500 árboles que un terrateniente hizo arrancar y eso se denunció ante la fiscalía. No ha pasado nada, fue un delito ambiental que quedó ahí, en un portafolio que no se sabe dónde está. Entonces seguimos denunciando”, manifestó.

Al respecto, dijo que la mejor manera de contraatacar es dar continuidad a la labor con amor y constancia, sin importar las dificultades, y destacó que la formación de las nuevas generaciones es un pilar fundamental en este proceso.

“Queremos que todos los estudiantes de servicio social vengan y hagan su servicio acá. Aunque estamos muy cerca del parque principal de Soacha, es un ecosistema que muchos de los soachunos no conocen. Es un sitio de recreación pasiva, es un sitio de reconocimiento de uno mismo con la naturaleza”, expresó.

Humedal Neuta

Hábitat para aves

Paradójicamente, pese a factores que afectan al ecosistema del humedal Neuta, como problemas de invasión en la zona de ronda, pastoreo, contaminación por actividades agropecuarias, rellenos ilegales y vertimientos de aguas residuales del río Soacha, este es uno de los ecosistemas más conservados de la sabana de Bogotá.

Además de diversos tipos de plantas, en las 30 hectáreas que conforman el humedal habita una gran variedad de fauna, entre insectos, anfibios, mamíferos y aves.

“En enero llegan los patos canadienses, vienen huyendo desde agosto del frío del norte; atraviesan Norteamérica y Centroamérica y llegan en enero a este humedal, como a otros de la sabana”, recordó Dora.

“El año pasado contamos 800 patos y aspiramos a que en enero de 2018 podamos contar muchos más, ya que, como resultado de las acciones de la Corporación, la Alcaldía y, en general, de todos nosotros, el humedal se encuentra en muy buenas condiciones”, afirmó la gestora ambiental, quien también espera la llegada de aves en vía de extinción al lugar.

“Vamos a tener visualización de aves en enero y hay algunas especies que están en vía de extinción en la sabana que aspiramos poder ver cuando hagamos ese trabajo de visualización”, comentó.

Y agregó: “Si esto sucede, a nivel internacional podemos traer recursos para la conservación del humedal y el cuidado de estas aves, ya que son especies que están contadas”.

Para 2018 la meta de la Fundación es seguir creciendo gracias a la divulgación de su labor, y en lo posible la materialización de alianzas internacionales que les permitan acceder a recursos que actualmente no poseen.

La empresa privada como apoyo a Surkay

El trabajo de la Fundación no ha sido fácil, puesto que no cuenta con los recursos económicos necesarios, y debe apoyarse en las ayudas voluntarias o en los convenios con los entes públicos.

Sin embargo, tras seis años de tocar puertas buscando un apoyo para instalar un sistema de riego necesario en épocas de verano, la empresa privada Pavco, como padrino del Humedal, acaba de donar la tubería requerida para el proyecto, gracias a la gestión de la Fundación y otras entidades.

El sistema, que está siendo instalado con ayuda voluntaria de la comunidad, tuvo un costo inicial de 25 millones de pesos y será fundamental para la vida del ecosistema, ya que el agua del mismo no puede ser tocada, ni aún durante el verano o época de sequía y la única manera de mantenerlo es regándolo con agua proveniente de otra fuente.