LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Sonoraspot: tecnología más arte, con visión de negocio

Para el presidente y fundador de Sonoraspot, Rafael Uribe García, (izquierda) la participación en ferias mundiales especializadas es fundamental en el desarrollo de los negocios basados en tecnología.

  • Lo mejor de la tecnología mundial de sonido disponible en Colombia
  • Convencimiento y análisis para llevar soluciones a productores y músicos

Por Jaime Rivera García

Bogotá, 5 ene (Colombia-inn) – Rafael Uribe García es un músico de conservatorio e ingeniero industrial que encontró en sus empresas Sonygraf y Sonoraspot la forma especial de dar sentido a sus gustos, aficiones y conocimientos.

Desde que se graduó como ingeniero industrial, en 1983, se empezó a plantear cómo iba a hacer para vivir de la música y de la ingeniería. En 1990, luego de una quiebra y una corta experiencia como empleado, empezó a visitar estudios de grabación y encontró la respuesta: los músicos necesitan equipos profesionales y estar siempre actualizados en materia de tecnología.

Por eso hoy, después de 27 años en el mercado, Uribe, a través de su empresa Sonoraspot, es distribuidor oficial para Colombia de la marca italiana de sonido y amplificación de audio RCF, firma que ha logrado posicionarse mundialmente como una de las cinco primeras por su nivel de innovación, alta calidad y precios competitivos.

RCF tiene una amplia gama de productos en sonido de alta definición para teatros, iglesias y auditorios; sonido en vivo para salas; grandes conciertos en estadios y estudios de grabación y consolas.

Por convicción

El empresario afirma sin titubeos que “cuando uno se mete a un negocio debe hacerlo completamente, por convicción y gusto, y a eso agregarle conocimientos, procesos y una visión periférica de todos los aspectos que rodean la actividad de la que se hace parte”.

“O sea, al gusto y a la convicción hay que agregarle la visión, las metas, el control, las estadísticas y las posibilidades del mercado”, destaca.

Mediante esa unión de su profundo conocimiento musical y la aplicación de la ciencia de la ingeniería, Uribe tiene las rutas y figuras establecidas para traer al país lo último en tecnología de sonido, con oficinas y bodegas en Bogotá y Miami, y distribución nacional.

“Gracias a la visión adquirida por la experiencia, los conocimientos y los testimonios de las personas, uno puede decir: me voy por este lado o giro para este otro”, explica.

Así aguantó la crisis económica del 98 y la aparición de la brutal competencia del contrabando que inundó el mercado de amplificadores y cabinas de baja calidad. También, pudo seguir adelante en 2006, luego de varios desacuerdos con sus socios; dejar a un lado su primera empresa Sonygraf y continuar solo con Sonoraspot, desde 2007.

Cuando Uribe sufrió una quiebra por un restaurante que había montado con un exfutbolista y estaba desempleado, empezó a visitar a sus amigos músicos, con los cuales se encontraba en estudios de grabación, y se dio cuenta de todos los elementos tecnológicos usados por sus colegas.

En Colombia está disponible lo más reciente de la tecnología del sonido aplicada a escenarios de todo tipo.

En Colombia está disponible lo más reciente de la tecnología del sonido aplicada a escenarios de todo tipo.

Mostrar y demostrar

Buscó entonces comunicación con las fábricas más prestigiosas especializadas en producir tecnología para el sonido. “Como a los tres meses una gran distribuidora de la marca Akai en los Estados Unidos me contestó. Comercializaba unas máquinas samplers (grabadoras electrónicas que toman muestras de instrumentos para procesar el sonido y pasarlos a teclados)”.

Sobre la marcha aprendió trámites de importación y pronto vendió sus primeros equipos tecnológicos especializados en música. Con la utilidad de esos negocios se dio cuenta que iba por el camino indicado y se planteó el reto de mostrar todos los equipos que podría traer al país.

Vendió sus primeros estudios de grabación y doblaje a productores, grandes cadenas de radio y televisión; importó equipos para grandes conciertos; incursionó en el mercado audiovisual y se consolidó como un empresario especializado que acercó la tecnología aplicada al sonido.

“Era el momento indicado. Entonces no había profesionales de la tecnología de sonido y la música y el mercado era muy intuitivo. Yo empecé a traer ingenieros y personal especializado para enseñar cómo se hacía profesionalmente, y con tecnología, la música, las grabaciones y los conciertos”, recuerda.

Para explicar una de las estrategias que defiende como distribuidor de tecnología, Uribe señala que “siempre hay que mostrar y demostrar. Al principio, sin un peso, me inventé la primera feria seria del sonido profesional en un auditorio prestado y con equipos que me facilitaron algunos colegas”.

“Después, con un préstamo, participé en una Feria Internacional de Bogotá y los negocios se empezaron a disparar”, agrega.

“Cuando uno se mete a un negocio tiene que tener gusto por la actividad y conocimientos empresariales, todo respaldado en una energía muy tenaz que tenemos los empresarios para convencernos a nosotros mismos y a nuestros clientes de que nuestro producto es la mejor solución del mundo”.

Sonoraspot importa equipos de sonido especiales como este para un audio perfecto en construcciones con acústicas difíciles.

Sonoraspot importa equipos de sonido especiales como este para un audio perfecto en construcciones con acústicas difíciles.