LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Quesos y yogurt con leche de cabra, la apuesta de Granja Siecha

Las cabras tienen una rotación de pastos, lo que permite para ellas una mejor alimentación y así el suelo logra su recuperación. / Foto: Nicolás Acevedo.

  • Actualmente cerca de 5 familias campesinas se benefician de este proyecto con empleo y capacitaciones permitiéndoles tener un crecimiento profesional y una mejora en su calidad de vida.
  • La leche de cabra al tener menos lactosa y caseína que la leche de vaca es una alternativa para las personas que buscan una alimentación saludable.


Por: Leonardo Numpaque Moreno

GUASCA, 30 ene (Colombia-Inn) – David Rincón, un joven de 29 años, es la cabeza de Granja Siecha, empresa colombiana que desde 2015 transforma la leche de cabras en yogurt y quesos, además de generar empleo y capacitación para los campesinos de la región de Guasca, Cundinamarca.

Una de las características para destacar de la Granja Siecha, es que en sus terrenos pastan más de 50 cabras de la raza Alpino Francesa, que por sus condiciones genéticas producen una leche de altísima calidad, con mayores rendimientos.

Tres son los productos que salen de la granja actualmente. La leche como tal y una línea de yogur con dos presentaciones: natural sin azúcar y con sabor a uchuva. El tercer producto tiene que ver con los quesos, que también se comercializan en dos presentaciones: el colombiano tipo campesino y, el internacional, éste último con tres variedades, mozzarella, ricotta y feta.

El emprendimiento beneficia a cinco familias de la región, de las cuales dos trabajan directamente en la granja en el proceso de cuidado de las cabras, ordeño y elaboración de los derivados de la leche. Otras familias campesinas propietarias de sus propios animales venden la leche a Rincón, en desarrollo de un programa de mercado justo.

El yogurt a base de leche de cabra con sabor a uchuva es uno de los productos que Granja Siecha comercializa. / Foto: Nicolás Acevedo.

Apoyo institucional, la base para comenzar el emprendimiento

Rincón inició su emprendimiento capricultor (cría y crianza de cabras) en la finca de un familiar, tras concluir que este tipo de empresa, aunque con buena proyección, era aún muy incipiente en el país.

Y para desarrollarlo, nada mejor que el clima, la calidad de las tierras, de los pastos, y la cercanía con fuentes hídricas que se combinan en Guasca para crear las condiciones perfectas destinadas a alimentar adecuadamente a los animales y, en consecuencia, obtener una leche de altísima calidad.

“Nosotros iniciamos quizás con cuatro, cinco cabritas, en un establo muy artesanal. A la fecha contamos con más de 50 animales, la mayoría de raza pura”, precisó el emprendedor en diálogo con Colombia-inn.

Esas primeras cabras tuvieron un valor de entre uno y cinco millones de pesos, cada una, y las primeras etapas del proceso emprendedor, que comenzó en el 2015, fueron financiadas gracias a un capital semilla por 30 millones de pesos que Rincón ganó en la Universidad EAN.

Más adelante obtuvo otros 97 millones de pesos con el Fondo Emprender del Sena, con los cuales adecuó un espacio para la planta de producción con toda la normatividad que exige un proceso seguro”, anotó.

La capricultura, un negocio beneficioso para el ser humano

Para este ingeniero industrial, son numerosos los beneficios que se obtienen al consumir la leche y los derivados de ese tipo de animales. “La leche de cabra es más similar a la humana y, por lo mismo, el organismo la asimila más rápido, en promedio 15 a 20 minutos, lo que genera que el organismo adquiera los nutrientes de forma más efectiva”, asegura.

En contraste, explicó, la leche de vaca es asimilada por el organismo, cerca de cuatro horas después de consumida.

La leche de cabra, con menos lactosa y caseína, así como sus derivados, que no contienen conservantes químicos, son consumidos, especialmente, en mercados saludables, entre los que se encuentran las tiendas que ofrecen productos orgánicos, restaurantes y hoteles en línea con ese renglón de la alimentación.

Adicionalmente, señaló Rincón, “la capricultura tiene el punto positivo en cuanto al manejo y control de material de los pastos, las cabritas no generan erosión, la caprinaza, que son sus residuos, se utiliza como abono y es abono orgánico”, destacó.

Un proceso económico con énfasis en lo social

El proceso inicia todos los días muy temprano con el ordeño de las cabras. Cada animal produce entre dos y tres litros diarios de leche que luego es refrigerada para evitar la aparición de micro organismos. Posteriormente el líquido es pasteurizado y trasladado a la planta, en donde se le da el tratamiento adecuado según el tipo de producto que se vaya a elaborar.

Una vez elaborados los quesos y yogures, que cuentan con su respectivo registro Invima, son empacados y transportados a Bogotá, donde son distribuidos.

Rincón ha querido hacer de este proceso un ejercicio de participación social para que el campesino no se limite al cuidado y ordeño de las cabras. Para el emprendedor, es necesario cambiar el modelo existente.

“En nuestro modelo lo vemos diferente, queremos ver qué posibilidades hay de que el campesino conozca y crezca en conocimiento, se vuelva un quesero, un maestro, esto le da un estatus a esta persona, le puede generar un ingreso adicional a esa familia”, aseguró con emoción.

Coherente con esa afirmación, Rincón ofrece a los campesinos de la región capacitaciones en materia de capricultura, genética, buenas prácticas de ordeño, manejo de alimentos, producción de quesos y yogurt, entre otras modalidades.

Negocio exitoso en pocos meses

En sus primeros meses, el naciente emprendimiento registró ventas mensuales de tres millones de pesos. Tres años después, la facturación mensual se ha llegado a triplicar, según cuenta el joven.

Actualmente Granja Siecha produce 90 litros diarios de leche de cabra que se transforman en aproximadamente 300 kilos de quesos y 300 litros de yogurt mensuales.

Rincón también comercializa sus productos a través del internet. “Por medio de un canal de e-commerce (Compras por internet) directo, llegamos a las personas que nos buscan y les enviamos los productos a domicilio”, informó el emprendedor.

Para este año Rincón tiene entre sus planes consolidar su marca y aumentar su facturación en un 30%, ello con la ayuda de un nuevo producto que se encuentra en proceso de lanzamiento y que pronto dará a conocer.

“En dos, tres años, es muy probable que la compañía haga presencia a nivel nacional muy posicionada. No descartamos modelos de franquicias para que podamos expandirnos a otras partes del país, para generar empleo e innovación en otras regiones”, concluyó.