LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Medellín va camino de crear el mayor distrito tecnológico de América Latina

Imagen del Parque Explora en Medellín (noroeste). Fotografía: Luis Eduardo Noriega

Medellín, (Colombia), 9 jul (Colombia.inn).- Medellín trabaja con ahínco para consolidarse como la ciudad más innovadora de América Latina y para ello ya se ha comenzado a construir un distrito tecnológico y científico que ocupará 114 hectáreas al interior de esta urbe colombiana.

El llamado “Distrito de Ciencia, Tecnología e Innovación” se extenderá a lo largo y ancho de tres barrios del norte de Medellín, donde viven 60.000 personas, y se espera que en él las grandes multinacionales instalen sus bases de operaciones.

El proyecto está en manos de la corporación Ruta N, cuyo director ejecutivo, Juan Pablo Ortega, explicó en una entrevista con Colombia.inn que se trata de “una apuesta urbana, de talento humano, empresarial, de innovación y social que busca consolidar a Medellín como la capital de la innovación de América Latina en 2021”.

Y “no solo construyendo oficinas sino mejorando la calidad de vida de sus habitantes”, apuntó.

La elección de esa área se hizo bajo la certeza de que es la zona que mejores oportunidades ofrece en equipamientos en ciencia, tecnología e innovación.

Ello se fundamenta en que dentro de ese microcosmos están ya ubicadas la Universidad de Antioquia, la más importante del departamento homónimo del que Medellín es capital, con 38.000 estudiantes, de los cuales 8.000 son de postgrado; el Parque Explora; el Planetario; el Jardín Botánico y el Centro de Innovación y Negocios, entre otros espacios.

Según Ortega, “es un sector con oportunidades desde el punto de vista inmobiliario, porque, aunque ya hay construcciones, aún tiene posibilidades de que se den espacios productivos tanto empresariales como sociales”.

Asimismo “cuenta con una amplia red de centros médicos que suman el mayor número de camas de hospitales por metro cuadrado en Colombia, y con un avance en movilidad gracias a, entre otros, tres estaciones de metro y cuatro de Metroplús (sistema integrado de transporte masivo), además de fácil acceso a las principales vías”.

Por todas estas razones, el sueño de Ruta N “es que las multinacionales conozcan las ventajas que ofrece Medellín y tomen sin demora ni temor la decisión de venir, establecerse y hacer negocios que obviamente traerán un beneficio para esta capital y para Colombia en general”, según Ortega.

Algunas empresas ya han entendido el mensaje, como la tecnológica Hewlett-Packard y la cementera Holcim, que han instalado su Centro Global de Servicios y Centro de Servicios de Transacciones para América Latina, respectivamente, en el edificio de Ruta N, que ocupa 32.000 metros cuadrados.

Adicionalmente, “a través de una estrategia de landing, que favorece a empresas foráneas que deseen comenzar operaciones desde la ciudad, y que funciona desde hace menos de un año, hemos logrado que aterricen otras 14 compañías internacionales que, en conjunto, generan 180 puestos de trabajo”, apuntó el director ejecutivo.

Entre estas figuran las estadounidenses Lex Paradigm, Sproutloud, Staunch Robots, Instiglio y Velocity Partners; las españolas Tairo e iSOCO, y la argentina Block Wise.

Actualmente se adecúa un nuevo piso en el complejo de Ruta N para recibir a otras 30 sociedades en lista de espera.

Crece entonces, dijo Ortega, “la urgencia de avanzar en la puesta en marcha del distrito, que hace parte del ‘Plan de Desarrollo Medellín Un Hogar Para La Vida’, con el objetivo de abrirle espacio a firmas de los sectores salud, energía y TIC”.

Para lograrlo, explicó, se firmó un contrato de transferencia de conocimientos entre el Ayuntamiento de Barcelona, que tiene su distrito de innovación, denominado 22@, y la ciudad de Medellín, a través del convenio ERICA (España y sus regiones comparten conocimiento con Antioquia).

Distrito 22@ cuenta hoy, después de más de 10 años de labor, con 200 hectáreas en las que operan 1.500 empresas y 99.000 trabajadores, de los cuales 44.600 están dedicados a la economía del conocimiento.

El propósito es que el ciudadano común se incorpore a esta iniciativa y que “la innovación sea parte de la cultura y se convierta en una aspiración generalizada” para cambiar aspectos “como la falta de visión global, dejar de tener aversión al riesgo, aprender del fracaso en lugar de castigarlo y trabajar mejor en equipo”, concluyó el director de Ruta N. COLOMBIA.INN

[Not a valid template]