LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Madera Plástica: un ecológico emprendimiento huilense

Al interior de la planta, la historia de esta transformación inicia con la llegada del material reciclado a su zona de recibo, insumo que es comprado a diferentes compañías dedicadas a esta labor en la región.

  • Madera plástica de Colombia es una compañía que transforma el plástico reciclado en un elemento para aplicaciones industriales, de construcción, arquitectura y diseño, con características similares a la madera convencional pero con mayor durabilidad y resistencia.
  • La compañía pasó de comercializar de dos a tres toneladas de material reciclado al mes, a transformar cinco toneladas de residuos por día.

 

Por: María Angélica Huérfano

NEIVA, 2 ago (Colombia-inn) Colombia pierde cada año más de 120.000 hectáreas de bosque por la tala de árboles cuya madera se destina a diversas aplicaciones, una situación que podía reversarse poco a poco con emprendimientos como el de Diego Rodríguez, quien a partir de plástico recliclado produce elementos con características similares a la madera, pero con mayor durabilidad.

Madera Plástica de Colombia es la compañía que dirige Rodríguez, un economista que comprendió la importancia de desarrollar alternativas para el uso de la madera tradicional, evitando, de esta manera, la alta deforestación que sufre el país.

Con apenas cuatro años en el mercado, este emprendimiento es líder en el departamento del Huila en la transformación de residuos industriales y no industriales de plástico en aplicaciones de construcción, arquitectura y diseño, con características similares a la madera convencional, pero con mayor durabilidad.

“La idea de este negocio surgió de una investigación en la universidad. Comprendimos que el país tiene una necesidad de proteger el medioambiente y empezamos a interesarnos en los temas de reciclaje y reutilización de varios elementos”, aseguró Rodríguez en entrevista con Colombia-inn.

De acuerdo con el empresario, los productos que elabora su compañía son 100% ecológicos y cuentan con un alto porcentaje de polietilenos de alta y baja densidad (HDPE, LDPE) y de polipropileno (PP), que hacen que el elemento final presente una gran resistencia estructural.

Las aplicaciones finales pueden ser empleadas de la misma manera que la madera natural, principalmente para uso en exteriores y ambientes salinos, con numerosas ventajas.

Cultivando la paciencia

La idea de negocio de Maderas Plástica de Colombia inició con un pequeño capital y un computador que era usado por Rodríguez, su socio y un trabajador.

Con estos pocos recursos, la compañía empezó a funcionar. Primero hicieron un estudio del mercado, desde la experiencia. “La única manera de saber si en el Huila había una buena demanda de estos productos era ofreciéndolos. Sin embargo, los costos iniciales eran altos, pues el material transformado llegaba de otras ciudades porque no había plantas de tratamiento de material reciclado en Neiva”, sostuvo Rodríguez.

Así que de antemano sabían que su venta no sería un trabajo sencillo. “Al principio la gente estaba un poco prevenida, era un tema nuevo, que no se conocía mucho. Pero con el tiempo nos fuimos posicionando y empezamos a invitar a más personas a que se unieran a este propósito de generar una mayor conciencia ambiental”, agregó.  

Una empresa que crece

Aunque durante sus primeros dos años se dedicaron a comercializar el material ya transformado, producto que traían de otras ciudades, la experiencia y conocimiento que habían adquirido los impulsó a dar el siguiente paso para convertirse en trasformadores locales del plástico reciclado.

“Presentamos nuestro proyecto empresarial al Fondo Emprender y allí nos lo rechazaron dos veces por algunas inconsistencias. Sin embargo, no nos dimos por vencidos, lo fuimos mejorando y al final recibimos la aprobación”, afirmó el empresario.

Junto con los 119 millones de pesos que el emprendimiento recibió de parte del Fondo Emprender, llegó la aceptación de unas solicitudes de crédito que habían hecho a un par de entidades financieras.

Al contar con una fuerza de capital importante, la compañía logró abrir su planta de producción ubicada, actualmente, en la zona industrial de Neiva.

Al cabo de nueve meses, Madera Plástica de Colombia pasó de comercializar entre dos y tres toneladas de material reciclado al mes, a transformar cinco toneladas de residuos plásticos al día.

Con el montaje de la planta de producción, el número de empleados de la empresa aumentó de uno a 14, vinculados directamente, generando además decenas de trabajadores indirectos en las áreas de reciclaje, transporte y acopio de material.

El proceso

El proceso de transformación que se realiza en la planta de Madera Plástica inicia con la llegada del material reciclado a su zona de recibo, insumo que es comprado a diferentes compañías dedicadas a esa labor en la región.

“Una vez el material está listo pasa por un proceso de molido, lavado, aglutinado y, finalmente, de extrusión. Por medio de altas temperaturas, con resistencias eléctricas se logra una homogenización del plástico reciclado con las especificaciones requeridas para elaborar sillas, mesas, piezas para parques infantiles y otra gran variedad de mobiliarios”, explicó Rodríguez.

Aunque parte del éxito de la empresa está en que se ha enfocado en satisfacer las necesidades de la economía local, basada en la agricultura principalmente, ha logrado irrumpir con éxito en el sector de la construcción, produciendo mobiliario para diversos proyectos de vivienda.

“Ahora estamos trabajando para desarrollar licencias de construcción y lograr una mayor participación en ese mercado. Al cierre de este año esperamos construir cuatro colegios totalmente edificados en plástico reciclado. Queremos expandir la empresa a nivel nacional para estar en proyectos de vivienda, nuestra visión es hacer que este tema sea prioridad para las personas en todo Colombia”, añadió el emprendedor.

Por el momento, Madera Plástica de Colombia está enfocada en fortalecer su negocio de manera que mantenga el liderazgo en la transformación de material reciclado para el departamento de Huila. Gracias a su dedicación y esfuerzo, la “Capital del Río Magdalena” cuenta hoy con su propia planta para la reutilización de plástico, con maquinaria de alta tecnología y acorde con los estándares internacionales.

“Hay que trabajar constantemente y no dejarse vencer por las dificultades. El sueño debe ser más grande que los problemas. Es necesario madrugar y trabajar desde muy temprano hasta la hora que se pueda, siempre con mucha disciplina, dedicación, esfuerzo, paciencia y más paciencia, concluyó Rodríguez.