LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

La espirulina: súper alimento de Cumaral, Meta, para el mundo

De izquierda a derecha: Carolina, Andrea y Siberia accionistas, directivas y fundadoras de Naturela, la firma que cultiva, produce y comercializa la espirulina, un súper alimento rico en proteínas y vitaminas.

Por Jaime Rivera García

CUMARAL, Meta, 21 oct (Colombia-inn) – Las hermanas Carolina y Siberia Orduz, y su sobrina, Andrea Bolívar, oriundas de Cumaral, Meta, hicieron realidad su sueño de poner a andar una empresa de cultivo y producción de espirulina, un súper alimento con alto contenido de proteínas y de elementos nutritivos, para beneficio de la humanidad.

Las tres mujeres combinaron inquietud, curiosidad, ciencia, investigación, liderazgo comunitario y, sobre todo, sueños, para hacer de su empresa, Naturela, un modelo de emprendimiento, innovación, desarrollo empresarial y responsabilidad social.

Con esas características y el objetivo de beneficiar a la humanidad y dar un trabajo diferente y sostenible a las mujeres de su región, iniciaron hace ocho años su emprendimiento en zona rural del municipio de Cumaral, (149 km al sureste de Bogotá).

En una amplia y bonita sede a 10 minutos de Cumaral, las gestoras de Naturela cultivan la espirulina, la producen, la procesan, la combinan con otros productos de la región y la comercializan en diferentes formas, desde bolsitas de té para infusión hasta deliciosas rosquitas de arroz, alimento característico del Meta.

La bacterióloga y gerente comercial de Naturela, Carolina Orduz, explicó a Colombia-inn las riquezas de la espirulina: “Es un súper alimento por su contenido nutricional. Es apta para el consumo en todas las edades. Se les puede dar a los bebés desde los seis meses y la pueden usar los adultos mayores, los deportistas, las embarazadas. Es un alimento muy seguro”.

De acuerdo con Orduz, “la espirulina es rica en proteínas, fibra, vitaminas (especialmente la B), betacarotenos, óxido, minerales, grasa e hidratos de carbono. Ha sido reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), las Naciones Unidas y la Oficina de administración de alimentos y drogas en Estados Unidos (FDA, por sus sigla en inglés), como un alimento seguro y, especialmente, como una opción para la mala nutrición en el mundo”.

La espirulina vive en lagos de agua dulce o estanques o contenedores expresamente fabricados para que puedan desarrollarse. Son microalgas capaces de producir materia orgánica a través de la fotosíntesis, en forma de filamentos verde-azules.

Las gestoras y dueñas de Naturela conocieron las bondades de la espirulina hace más de 10 años. Carolina, bacterióloga, Andrea, química farmacéutica y Siberia, administradora de empresas, vieron que este microorganismo era factible de cultivar en los Llanos Orientales y que se podría producir en diversas formas para el consumo humano.

En un viaje a Suiza profundizaron su conocimiento sobre la espirulina y decidieron traer una cepa de ese país: “la adaptamos, la estandarizamos y comenzamos el cultivo y la producción aquí mismo en Cumaral”, recuerda Carolina.

“En 2007 creamos la empresa. Somos una empresa familiar, de mujeres que nos dedicamos a innovar, desarrollar y producir alimentos funcionales y suplementos dietarios”, agrega.

Por su parte la gerente general, Siberia Orduz, señala que “venimos de una familia integrada en su mayoría por mujeres, somos seis hermanas y recibimos las enseñanzas de nuestra madre que es una emprendedora por naturaleza. Además, contamos con el respaldo de nuestro padre quien también fue un emprendedor, aunque siempre consciente que hacía parte de un matriarcado.

“Cuando empezamos a saber acerca de los beneficios nutricionales de la espirulina, vimos la gran oportunidad de brindarle al mundo alternativas de nutrición sanas. Eso, combinado con el espíritu emprendedor que nos infundió la familia, nos hizo crear la empresa y nos dimos cuenta que teníamos en la mano un tesoro”, afirma Andrea, directora técnica de Naturela.

Actualmente los productos Naturela se pueden comprar en 260 puntos de venta de todo el país, especialmente en las tiendas de productos saludables. “En este momento estamos entrando en las cadenas de grandes superficies y con la ayuda de ProColombia, exploramos el mercado exterior para exportar. Tenemos clientes interesados en Canadá, Estados Unidos y México”, revela Carolina.

En Naturela producen y comercializan la espirulina en tabletas, hojuelas, cápsulas, polvo, sobres para infusión, tés, rosquillas de arroz, mentas,, pero también la combinan con productos de la región como la moringa y la cúrcuma, y con otras especies como el jengibre, el cardamomo, la canela y el clavo.

Es así como, a través de la espirulina, el matriarcado de la familia Orduz, crea trabajo para la región y proyecta una empresa para el bienestar de la humanidad.