LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Juanabanazo, el emprendimento que produce la bebida más famosa de Ibagué

En la actualidad, existen 10 vehículos de este tipo ubicados en diferentes puntos cardinales de la ciudad y otros seis que van anclados a una moto recorriendo la capital del departamento de punta a punta.

  • La planta de producción de este emprendimiento procesa a la semana entre 5.600 y 10.000 libras de guanábana.
  • Juanabanazo genera 24 empleos directos y más de 30 indirectos, entre ellos proveedores agrícolas de la región

 

Por María Angélica Huérfano B.

IBAGUÉ, 14 jun (Colombia-inn) – Su innovadora estrategia de mercadeo que incluye la venta y promoción del producto utilizando un vehículo en forma de fruta, le permitió a Juanabanazo, un emprendimiento ibaguereño, convertir el tradicional sorbete de guanábana en la bebida más famosa de la capital del Tolima.

Todo empezó hace cuatro años cuando Juan Daniel Sánchez, líder de este emprendimiento, decidió dejar su carrera como suboficial de la Fuerza Aérea para dedicarse a una de sus grandes pasiones: ser emprendedor, un giro que pocos entendieron si se considera que la profesión militar es una de la más estables en términos monetarios.

Sin embargo, el ímpetu de este ibaguereño fue más fuerte que los convencionalismos y se lanzó a la aventura de hacer empresa.

Aunque durante el tiempo que permaneció en la Fuerza Aérea desarrolló, de manera paralela, diferentes emprendimientos, el ‘sabio’ consejo de uno de sus amigos lo invitó a enfocarse en una idea de negocio concreta. Así llegó el tema de la producción y comercialización del sorbete de guanábana.

Pero más allá de producir y comercializar el producto, Sánchez quería entrar al mercado pisando fuerte, algo que no lograría si lo hacía de la manera tradicional. Por esta razón decidió que su innovación estaría centrada en la presentación de sus puntos de venta, se apartaría de los locales habituales para establecer tiendas móviles ubicadas en sitios estratégicos de la ciudad como los centros comerciales, entre otros lugares concurridos.

Hasta ahí la idea sonaba particular. Sin embargo, este emprendedor quería diferenciarse aún más, así que empezó a diseñar lo que con el tiempo se convertiría en el Juanabanazo, el carro en forma de guanábana gigante en el que comercializa su producto, el punto de venta móvil más conocido en toda la ciudad.

Sánchez recuerda que fueron muchos meses de trabajo para logar adecuar el vehículo con las especificaciones físicas y técnicas requeridas para entregar un producto que fuera novedoso a la vista, pero que además cumpliera con los requisitos de calidad que exige la manipulación de alimentos.

Gracias al apoyo de amigos suyos, expertos en el tema, el Juanabanazo fue una realidad. En la actualidad, existen 10 vehículos de este tipo ubicados en diferentes puntos cardinales de la ciudad y otros seis que van anclados a una moto recorriendo la capital del departamento de punta a punta.

“Nuestros carros cumplen varias funciones: además de ser nuestro principal punto de venta, es la mejor estrategia de mercadeo que le podemos hacer a nuestro producto. Hoy la recordación de marca que tiene el Juanabanazo, es equiparable a la que tienen las empresas más tradicionales de la ciudad”, agregó el empresario.

Para Sánchez, el éxito de este emprendimiento que genera 24 empleos directos y más de 30 indirectos radica, por un lado, en el novedoso diseño del vehículo que entre los niños, por ejemplo, ha sido toda una fantasía y, por otro, en la calidad de su producto.

“La guanábana es un fruta rica en minerales y vitaminas y se le conceden propiedades medicinales. Se le conoce como el fruto de la digestión porque ayuda a que este sistema funcione correctamente. Esta es nuestra materia prima, con ella elaboramos un producto delicioso, consistente y en el que se aprovecha toda su pulpa, por esta razón es espeso, tanto que debe consumirse con cuchara”, señaló Sánchez en entrevista con Colombia-inn.

Para lograr estas características, Juanabanazo cuenta con una planta de producción ubicada, también, en Ibagué. Hasta allí llegan las más de 5.600 libras de guanábana que Sánchez recoge a la semana en las fincas productoras del Tolima que hoy, gracias a este emprendimiento, han formalizado su labor y se han convertido en proveedores para esta industria, incrementando significativamente sus ingresos y mejorando, también, su calidad de vida. “Tenemos temporadas en las que logramos recoger hasta 10.000 libras de la fruta”, agregó.

Juan Daniel Sánchez, gerente general de Juanabanazo.

Al que madruga Dios le ayuda

El trabajo en la planta de producción empieza muy temprano, hacia las 2 y 30 de la mañana. Allí se descongela, pela y licua la fruta, para posteriormente homogenizarla con los demás ingredientes que contiene la receta original del sorbete de guanábana, y con el sello que identifica su marca, que es la joya de la corona de Sánchez.

Alrededor de la 7 de la mañana, cuando termina el proceso de producción, empieza la labor de distribución del producto. Desde allí se abastecen los 10 puntos fijos y los seis anclados a las motocicletas. Todo listo, Juanabanazo inicia su labor de ventas que se extiende durante todo el día, hasta pasadas las seis de la tarde.

De acuerdo con Sánchez, cada carro puede vender, dependiendo del clima, entre 50 y 150 vasos de sorbete de guanábana al día. “Si al final de la jornada nos quedaron existencias del producto lo donamos a poblaciones vulnerables, pues nuestra promesa de calidad es entregar una bebida totalmente fresca”, sostuvo el emprendedor.

Su rápido crecimiento en niveles de producción, ventas y generación de empleos, en una ciudad con los mayores índices de desempleo en el país, ha convertido a Juanabanazo en uno de los emprendimientos más destacados del Tolima.

Actualmente, entre sus planes de mediano y largo plazo, está ampliar su planta de producción con el propósito de abrir nuevos puntos en otros municipios del departamento, lo que le permitiría pensar en instalarse en otras ciudades.

The Rubik’s Cube is a three-dimensional twisty puzzle. Learn the easiest Rubik’s Cube solution here.