LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Innovación en diagnósticos clínicos, una realidad en Villavicencio

El laboratorio Martha Dussán, en Villavicencio, tiene a su servicio una completa planta de profesionales con competencias en microbiología médica, que complementan sus conocimientos con equipos innovadores y a la vanguardia tecnológica.

  • Tecnología de vanguardia y equipos de última generación, características del Laboratorio Martha Dussán, que desde hace cuatro décadas presta sus servicios a los habitantes de Villavicencio y el Meta en general.

Por Leonardo Numpaque Moreno

VILLAVICENCIO, 14 dic (Colombia-inn) – Con tecnología de vanguardia y equipos de última generación que permiten diagnósticos rápidos y seguros, factores que en materia de salud son de vida o muerte, el laboratorio clínico de la bacterióloga Martha Dussán, en Villavicencio, se consolida como uno de los más innovadores de la región.

Si bien, se trata de un emprendimiento que comenzó en 1978, el laboratorio que lleva el nombre de su fundadora se renueva permanentemente con equipos provenientes de Laboratorios Roche, de Suiza, un referente mundial en cuanto a fabricación de instrumentos y software para laboratorios clínicos.

Esa característica de innovación que impuso la doctora Dussán, permitió que los pacientes o usuarios de la región dejaran de viajar a Bogotá para sus exámenes de laboratorio y confiaran, cada día más, en los servicios del laboratorio instalado por la profesional.

“La idea de este negocio nace porque realmente yo estudié esta profesión, nací dentro de la medicina porque mi padre era médico, desde pequeña sentí la presión por servir a la humanidad”, destacó la profesional en diálogo con Colombia-inn.

Coherente con su objetivo, decidió crear un laboratorio que inicialmente se ubicó en las instalaciones de la clínica Martha de Villavicencio, un emprendimiento creado por su padre.

Con el pasar de los años el laboratorio fue ganando reconocimiento y solidez, razón por la cual fue necesario abrir nuevos espacios. “Catorce años después abrí una sede en una sociedad que se llama DIMELL, para un laboratorio de más alta calidad y poder dar un servicio de mejores pruebas diagnósticas a la ciudad”, recuerda.

Y el crecimiento no paró allí: “En el año 2012 nos pasamos a esta nueva sede que es un laboratorio de alta complejidad, en el cual procesamos hasta biología molecular. Es una ganancia para Villavicencio porque estas son pruebas muy vanguardistas”, explica.

“El laboratorio presta sus servicios en la toma de muestras de exámenes de urgencia o remitidos por otros médicos con el propósito de llegar a un diagnóstico pronto y preciso para iniciar un tratamiento adecuado y eficaz que ayude al paciente a superar su sintomatología”, relata.

Mientras la doctora Dussán muestra orgullosa las instalaciones de su laboratorio, comenta que “en este momento estamos instalando un equipo de hematología de sexta generación, que también le permite al médico identificar inmunodeficiencias primarias en los niños y en personas adultas”.

Y agrega: “También lo hemos hecho innovando con pruebas bioquímicas que le permiten a un internista o cardiólogo definir entre una insuficiencia respiratoria y un infarto” ganando tiempo valioso para la vida del paciente, que es a lo que el laboratorio apunta con estas incorporaciones de tecnología, dice.

Adicionalmente, expresa la bacterióloga, en el laboratorio es posible realizar otro tipo de procesos innovadores.

“Tenemos cultivos por microbiología automatizada que le permiten al médico actuar muy rápido y recomendar antibióticos certeros para el tratamiento”, asegura la doctora Dussán, pues según advierte, uno de los grandes problemas de la medicina, en estos momentos, es la resistencia bacteriana, que hoy en día mata más personas que el cáncer.

Cada muestra es una vida humana

Además de su permanente innovación, la atención al cliente, la calidez con la que son recibidos los pacientes, son factores que han pesado en el crecimiento y la demanda que los usuarios tienen por los servicios del laboratorio.

“La filosofía del laboratorio es que cada muestra constituye una vida humana. Es muy importante para nosotros que la atención del usuario sea muy digna, que sea preferencial”, afirma la fundadora del emprendimiento.

El laboratorio Martha Dussán atiende diariamente entre 80 a 100 pacientes y ofrece el servicio de toma de muestras, tanto para adultos como para niños, quienes reciben una atención especial y viven una experiencia divertida y amigable.

“La toma de muestra pediátrica tratamos de hacerla muy amable. Es una experiencia bonita para los niños. Ellos entran a una sala donde tienen su televisor con las películas de niños y cuando se les va a tomar la muestra tratamos de que sea lo menos traumática posible. Se les da como premio una colombina, una carita feliz y tratamos de ser amigables para que ellos nos recuerden así”, explica la profesional.

“Una de las filosofías con las que se construyó este laboratorio es que cada persona, para nosotros, es muy importante y era un sueño para mí que el usuario no sintiera que su entrada al laboratorio fuera dramática, sino que, por el contrario, se convirtiera en una experiencia agradable”, reitera la bacterióloga.

Por ello, destaca entusiasmada que los resultados de las encuestas de satisfacción de los usuarios son coherentes con la atención que se les dedica.

“Las encuestas de satisfacción este año nos presentan un promedio de 97% de usuarios satisfechos, que es una ganancia grande, porque en el sector salud, en Colombia, hay muchas dificultades”, recuerda.

Pasión por lo que se hace

Pese a los obstáculos que ha tenido que afrontar a lo largo de sus casi cuatro décadas al frente del laboratorio, especialmente cuando por dificultades económicas debió cerrar la sede donde inició su emprendimiento, la doctora Dussán asegura sentirse satisfecha porque cree que su empresa ha alcanzado unos altos estándares de calidad y suplido una necesidad en Villavicencio.

Por eso la profesional indica, a quienes desean iniciar su propio camino, que “cuando uno está iniciando cualquier proyecto, debe tener un convencimiento total y una pasión por lo que se quiere emprender, porque todo proyecto, por bueno que sea, tiene dificultades, altibajos, y muchas personas declinan en la primera dificultad y, precisamente, ahí se ve la pasión por lo que realmente quiere uno.”

“Es una filosofía que yo implemento en las personas que trabajan conmigo: la honestidad, trasparencia y la pasión por lo que se hace. Creo que eso encierra todo lo que puede tener una empresa”, concluye la fundadora y gerente del laboratorio Martha Dussan.