LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Innovación abierta, el gran reto de los empresarios colombianos

Bogotá, 17 oct (Colombia.inn).- La innovación abierta es el gran reto de los empresarios colombianos del sector de la minería y los hidrocarburos que buscan acelerar los procesos de crecimiento de sus compañías para apalancar el desarrollo económico del país.

Así quedó establecido hoy en Bogotá durante el “Primer Encuentro Internacional de innovación abierta: Colombia enfrenta sus desafíos en hidrocarburos y minería”, organizado por iNNpulsa, la unidad del Gobierno que promueve la innovación y el emprendimiento.

Catalina Ortiz, gerente general de iNNpulsa, aseguró al inaugurar el evento que la innovación abierta “es una revolución, que rompe con los paradigmas porque le enseña a las empresas que las personas externas pueden ayudar”.

Al referirse a los fundamentos de esta iniciativa, que consiste en buscar soluciones a los problemas de las compañías desde fuera de las mismas, Ortiz dijo que el Estado ha entendido la importancia de esta nueva forma de hacer negocios.

Por ello, “quiere acompañar a quienes desean llevar adelante este cambio de rumbo porque tenemos la obsesión de lograr que las empresas incorporen estos principios”.

A su turno, el orador principal del encuentro, el británico David Simoes, indicó que esta iniciativa “se basa en dar y recibir para alcanzar un premio mayor que es el éxito en los negocios”.

Para el experto, “esta forma de innovar requiere equilibrios, lo cual es fácil de decir pero difícil de poner en práctica”.

Entonces, sostuvo, “siempre hay que tener en cuenta que a pesar de contar con un gran recurso humano en la empresa, afuera también hay gente inteligente que puede aportar”.

En ese sentido, afirmó Alejandro Lebrun, gerente de desarrollo de negocios de la compañía Independence, urge un “cambio de mentalidad” porque “a veces no queremos compartir ni que otros ganen porque esa posibilidad nos da miedo”.

Señaló que el hecho de que “una firma dé a conocer sus debilidades para muchos es un signo de debilidad”, pero consideró “urgente liberarse de ese dogma, porque necesitar ayuda no debe ser una debilidad sino una oportunidad”.

De la misma manera, el gerente de gestión de innovación de Argos, Juan Felipe González, dijo que para avanzar hacia este objetivo “se requiere tener confianza y comunicar qué está pasando y hallar la solución al problema teniendo siempre expectativas moderadas”.

Y es que, manifestó Néstor Saavedra, vicepresidente de innovación y tecnología de Ecopetrol, “está claro que sí se puede hacer innovación abierta en Colombia, entendida como tener el resultado aplicado y que genere beneficios”.

Para lograrlo, explicó Riccardo Nicoletti, gerente general de Tipiel, “debe haber confianza a la hora de abrir las puertas de la empresa para recibir ayuda, porque a veces las reglas escritas valen poco”.

También, declaró Bruno Moreira, del Instituto de Innovación de Brasil, hay que ser “persistente en la búsqueda de la innovación abierta ya que siempre se corre el riesgo de desistir”.

Además, “no se puede luchar contra la corriente. Ahora o se pone uno a la par en conexión y tecnología o pierde frente a la competencia porque la información está disponible para todos”, mencionó.

Entonces, observó el gerente de Innovum de la Fundación Chile, Hernán Araneda, el dilema de los empresarios colombianos que enfrentan retos de competitividad a nivel local y global es hoy “innovar o morir”.

Si países en vías de desarrollo como Chile o Colombia utilizan “sectores o empresas intensivas en tecnología como ‘plataforma’ o ‘locomotoras’ para que proveedores prueben y desarrollen nuevos productos y servicios” se tendrá un efecto importante en la economía que “se traducirá también en la creación de nuevos empleos de alta calidad”, puntualizó Araneda. COLOMBIA.INN