LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Ingeniería y robótica con impacto social

Equipo de trabajo de Tdrobótica.

  • Tdrobótica.co diseña, desarrolla y comercializa plataformas robóticas, kits de robótica y partes para robots, enfocadas en el mercado de estudiantes de colegios y universidades, y por supuesto, aficionados.
  • Adicionalmente, en su página web comparte tutoriales y contenidos para que cualquier persona pueda dar sus primeros pasos en el mundo de la robótica y la automatización, generando un impacto social más allá de los negocios.

BOGOTÁ, 20 abr (Colombia-inn) – La formación de niños, niñas y adolescentes en temas de robótica e ingeniería en Colombia es aún muy incipiente. No obstante, ahora hay una oportunidad para impulsar el interés de las nuevas generaciones en esas temáticas y ese es, precisamente, el propósito de Tdrobótica.co, el emprendimiento bogotano dirigido a la población joven del país.

Tdrobótica.co, diseña, desarrolla y comercializa plataformas robóticas, kits de robótica y partes para robots, enfocadas en el mercado de estudiantes de colegios y universidades y, por supuesto, aficionados.

Adicionalmente, en su página web comparte tutoriales y contenidos para que cualquier persona pueda dar sus primeros pasos en el mundo de la robótica y la automatización. Este aspecto de inclusión y generación del conocimiento, ubica a este emprendimiento en un nivel superior de valor compartido, que más allá de los beneficios económicos, busca generar un impacto social positivo.

“Hemos querido llegar a estudiantes de básica primaria, secundaria, del Sena, e incluso de universidades, porque creemos que todas las personas deben tener oportunidades de acceso al conocimiento y a las herramientas para incursionar en el mundo de la ingeniería y la robótica”, afirma Óscar Vanegas, socio fundador de Tdrobótica.co.

De acuerdo con Vanegas, “a través de estas actividades, estamos impulsando el ánimo de curiosidad e investigación de las nuevas generaciones, que pueden fomentar el desarrollo de la tecnología en nuestro país”.

Los inicios de una compañía con impacto social

Gracias a su labor de comercialización de herramientas y generación de contenidos para promover la formación de estudiantes en estos temas, Tdrobótica.co ha recibido distintos galardones, que la han llevado a perfilarse como un ejemplo para las medianas y pequeñas empresas del país. Recientemente fueron reconocidos como un emprendimiento de alto impacto social por Bancolombia.

Tdrobótica.co surgió como una idea de Ibrahím Hernández (educador apasionado por estos temas) quien, tras asistir a varias competencias internacionales de robótica, identificó las brechas en la formación y acceso a productos al alcance de los competidores de otros países.

A ello se suma que, aunque los centros educativos privados son los que tienen más espacios destinados a la promoción de la ciencia y la tecnología, el país carece de una cultura que promueva fuertemente estos temas a todos los niveles educativos, advierte Vanegas, en diálogo con Colombia-inn.

“Ibrahím siempre ha estado interesado en promover el conocimiento en estos temas, y después de asistir a distintas competencias internacionales, pensó en la posibilidad de iniciar un emprendimiento que fortaleciera la cultura de la robótica en Colombia”, agrega el entrevistado.

La idea empezó a rondar en la cabeza de Ibrahím hace unos siete años, y desde hace cinco se consolidó como un emprendimiento real. Aunque inicialmente la compañía vendía productos importados, ahora desarrolla los suyos para promover la industria local y comercializar una oferta de calidad, a precios asequibles para maestros, estudiantes y aficionados.

En constante ascenso

En sus cinco años de trabajo la compañía ha logrado un crecimiento sostenible, llegando cada vez a nuevos mercados y posicionándose como la mejor opción para los interesados en los temas de ingeniería, robótica y automatización, entre otros. Sin embargo, Tdrobótica.co quiere proyectarse estratégicamente hacia el futuro y está trabajando en nuevos productos y servicios útiles para las comunidades educativas.

“En Colombia las instituciones no ven los laboratorios de tecnología como una inversión, sino como un gasto. Queremos cambiar esa concepción ofreciendo productos y servicios al alcance de las personas para fortalecer el interés en estos aspectos, que serán de gran importancia para muchas industrias en los próximos años”, destaca Vanegas.

Recientemente Jimmy Bustos, un antiguo alumno de Hernández, ingresó como accionista. Bustos se graduó el año pasado como ingeniero mecatrónico y su dedicación, entrega y pasión por el mundo de la robótica, se ven ahora retribuidos con la participación accionaria en la compañía.

El progreso de la empresa ha sido constante. En 2016 facturó 1.165 millones de pesos, cifra superior a los 835 millones logrados en 2015 y a los 400 millones que generó en 2014. Este ritmo de crecimiento se debe a que una gran parte del dinero que la compañía obtiene se invierte nuevamente para potencializar su desarrollo.

Para Vanegas, más importante que el alcance económico, es el logro social: “la idea de Tdrobótica.co es convertirse en un referente de educación. Queremos compartir conocimiento, cumplir con la misión de educar y lograr una sostenibilidad financiera que nos permita desarrollar productos y servicios innovadores”, recalcó.

Para finales de este año la compañía espera participar en algunas convocatorias de aceleración de emprendimientos para lograr mentorías y fortalecer sus habilidades de mercadeo, pues esperan conquistar nuevos mercados.

Por ahora Tdrobótica seguirá compartiendo sus conocimientos y fomentando una nueva cultura de la ingeniería y la robótica entre estudiantes, maestros, padres de familia y aficionados, buscando mantener su éxito, que según Vanegas se resume en tres elementos clave.

 “Primero, hay que tener una buena idea y ejecutarla en el tiempo adecuado, pues si se ejecuta en el momento equivocado, no prospera. En segundo lugar hay que contar con un excelente equipo humano, comprometido y en el que se pueda confiar y, por último, en lugar de pensar en las ganancias del negocio, hay que pensar en reinvertir. El dinero que los socios obtenemos no es nuestro, es de la empresa, y por eso debemos recapitalizarlo en ella”, concluyó Vanegas.