LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Ingeniar Inoxidables, un sueño hecho realidad gracias al Sena y a Bancoldex

José Alexander Osorio, cofundador de Ingeniar Inoxidables, quien con su empuje y su fe en el apoyo al emprendimiento hizo realidad su sueño. Foto Alejandro Tovar

  • José Alexander Osorio hizo realidad su sueño de crear una compañía de acero inoxidable en Pereira, gracias al apoyo estatal para el emprendimiento.
  • Ingeniar Inoxidables fabrica productos para los sectores de alimentos, salud y construcción.
  • En su primer año vendió $12 millones, y en 2016 cerró ventas por $2.500 millones

 

Por Carlos Osorio Pineda

PEREIRA, 8 mar (Colombia-inn) – Hace once años José Alexander Osorio y su esposa, ingenieros recién egresados de la Universidad Tecnológica en Pereira, buscaron empleo y no lo encontraron. Entonces pusieron a volar un sueño que se hizo realidad en Ingeniar Inoxidables, una compañía que comenzó con el apoyo del Fondo Emprender del Sena, y se consolidó con el respaldo de Bancoldex.

“Hace once años yo salí a buscar empleo y no encontré. Hoy tengo mi empleo y somos 46 familias viviendo de ese sueño, de ese esfuerzo, del empeño de todos. Y eso es precisamente gracias a uno de esos fondos”, reconoce Osorio, copropietario y gerente técnico de Ingeniar Inoxidables.

Ingeniar Inoxidables es una compañía de productos de acero que trabaja en cuatro sectores: alimentos, salud, construcción y servicios. Un sueño que pudo comenzar a hacerse realidad gracias al empeño del ingeniero pereirano, quien vio en las convocatorias para emprendedores un mecanismo efectivo para echar a rodar su idea.

“Nosotros teníamos una idea de negocio y estábamos buscando fabricar equipos en acero inoxidable. Luego de tocar muchas puertas, bancos, incubadoras de empresas, Cámara de Comercio, buscando dinero porque estaba la idea, pero no la plata, nos presentamos a la convocatoria del Fondo Emprender del Sena”, recuerda el empresario.

“Dedicamos unos seis meses a trabajar duro, visitando posibles clientes y haciendo un estudio juicioso. Pero no pasamos, no nos aceptaron la propuesta. Ese fue nuestro primer obstáculo. Pero sabíamos que una de las principales características que se debe tener en cuenta para ser empresario, es esa: persistir, insistir en el asunto y seguir adelante, así lo hicimos”, agrega.

El Sena los siguió llamando e incentivando, y eso lo llevó a presentarse a una segunda convocatoria del Fondo. En esa ocasión sí pasaron y obtuvieron 59 millones de pesos como capital semilla condonable. Como la naciente empresa cumplió con los indicadores solicitados, el préstamo les fue condonado.

Posteriormente la compañía comenzó a beneficiarse de otras ayudas, como la de Bancoldex, gracias a la utilización de créditos a tasas preferenciales para compra de activos y para capital de trabajo.

Ingeniar Inoxidables es una empresa de acero que fabrica equipos para los sectores de alimentos, salud y construcción. Además de prestar servicios. Foto Alejandro Tovar.

Ingeniar Inoxidables comenzó, entonces, en un local de 100 mts2 y tres trabajadores: Osorio, su esposa y un operario. A partir de allí, enfatiza con alegría, “hemos ido recorriendo el camino, siempre formulando proyectos, y buscando permanentemente qué hay nuevo para hacer”.

Porque ese es el objetivo diario de la compañía: innovar, crear, diseñar. Cada proyecto obedece a algo nuevo. Es más, el empresario destaca que la labor de Ingeniar es realizar un trabajo personalizado.

“Somos una empresa que produce por proyectos y que desarrolla soluciones específicas de acuerdo con los requerimientos de cada cliente y de cada industria. Entonces no tenemos una producción masiva, sino una producción por proyectos.

Esa producción por proyectos requiere de muchos talentos. De tener unas personas en diseño muy bien capacitadas, en el área comercial para poder traducir las necesidades del cliente y poder conocer las normativas que aplican y los requerimientos. Entonces es un reto muy grande poder satisfacer las necesidades de cada industria”, explica Osorio, quien considera que ahí está la fórmula del éxito de la compañía.

¡Y qué éxito! En los últimos años Ingeniar Inoxidables pasó de un local de 100 mts2 a otro tres veces más amplio. Y de tres trabajadores a 46 empleados directos que benefician a igual número de familias.

Y si bien, su primera venta, a otra empresa del mismo Fondo Emprender, le representó unos 12 millones de pesos, de ahí en adelante la compañía no ha parado de crecer, en promedio, entre el 30% y el 33% anual, hasta alcanzar ingresos por 2.500 millones de pesos al cierre del 2016, pero, insiste Osorio, todo eso gracias al esfuerzo conjunto.

“Ese primer año lo que resultara lo hacíamos. Si había que ir a una fábrica de alimentos a recoger una tubería, una válvula, una bomba, allá íbamos y lo hacíamos. Porque esos primeros trabajitos, y quedar bien, nos representaba la continuidad en la relación con los clientes, y un cliente habitual, de facturación mensual, era muy importante para los gastos fijos”, señala.

Y para este emprendedor, esa es otra de las claves de su éxito, porque, “lo importante no es el primer negocio, sino que se convierta en una relación permanente y de largo plazo, ya que a medida que la otra empresa va creciendo, nosotros también tenemos la exigencia de ir en ese crecimiento”.

Y así ha sido. Actualmente Ingeniar Inoxidables cuenta entre sus clientes a grandes empresas como Colanta, Alimentos del Valle, Pimpollo, así como otras reconocidas marcas alimenticias, regionales y nacionales.

En esa línea, la compañía también diseña y fabrica sistemas de extracción o productos destinados a las áreas de cocción, preparación y lavado de cocinas industriales para grandes colectividades como casinos institucionales, hoteles, o para entidades como el mismo Sena y la Policía.

Así mismo, con destino a industrias de alimentos, bebidas, cárnicos, o subproductos de alimentos, fabricar bandas transportadoras, tuberías para transporte de alimentos, plataformas, gabinetes, tanques de proceso y tanques para cocción o para mezclas.

En el sector salud, la empresa suministra a hospitales y clínicas de la región, puertas blindadas para salas de rayos X, o elementos para el transporte de alimentos y medicamentos en esas instituciones.

Un tercer sector es el de la construcción, y al respecto la compañía fabrica, con destino a centros comerciales, acabados arquitectónicos en acero inoxidable como columnas forradas, juntas de dilatación para edificios, canales de piso para recolección de aguas y otros productos particulares.

Como si fuera poco, Ingeniar Inoxidables produce, para la empresa Terpel, los tanques cisterna en los que se carga el combustible con destino a las aeronaves en los aeropuertos, todo ello teniendo en cuenta, siempre, la normativa requerida por esa industria.

Un cuarto frente de trabajo está enfocado ya no en la fabricación de bienes, sino en la prestación de servicios y a partir de ahí realiza labores de mantenimiento, trabajos en altura, limpieza de tanques o soldaduras especiales, o movimiento de tanques.

En fin, un sueño que se hizo realidad y se consolidó en sólo once años, y que hoy tiene pensando a Osorio en una segunda etapa, la venta al exterior de sus productos, para lo cual ya está trabajando de la mano de Procolombia, tras ganar la participación en un proyecto de fomento de las exportaciones.

“Estamos dando los primeros pasos en la búsqueda de oportunidades de exportación para nuestros productos. Estamos explorando el asunto. Hemos ido a una macrorrueda de negocios en Bogotá, ya nos sentamos con interesados en negocios y hemos ofrecido lo que podemos exportar, pensando en tener el primer negocio este año, de acuerdo con Procolombia”, concluyó Osorio.