LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Frutas exóticas en helados saludables, la apuesta de Helados Macondo

El mamoncillo como producto estrella, es acompañado de frutas exóticas colombianas como la Gulupa, Azará. / Foto Nicolás Acevedo.

  • Con su producto estrella: helado de mamoncillo, el emprendimiento de la joven Carolina Cárdenas también ofrece helados de arazá, ciruela, gulupa, fresa y guanábana.
  • El producto es totalmente saludable ya que no contiene azúcar, grasas saturadas ni leche de origen animal.

 

Por: Leonardo Numpaque Moreno.

BOGOTÁ, 1 feb (Colombia-Inn) – Carolina Cárdenas es una joven apasionada por la cocina, que algún día recorriendo una plaza de mercado de Bogotá en busca de inspiración, se encontró con una fruta exótica: el mamoncillo. De allí surgió la idea de crear el primer helado a base de esa fruta, y de paso nació Helados Macondo.

Para hacer realidad esas ideas, Carolina estudió e investigó un año, y en esa búsqueda encontró también que los niveles de obesidad y diabetes en Colombia van en aumento, como lo comprueba un estudio del Ministerio de Salud que señala que el 56% de los adultos, entre los 18 y 64 años, tiene obesidad, resultado del sedentarismo y la mala alimentación.

“En consecuencia, lo que hicimos fue cambiar radicalmente la composición del helado y erradicar ingredientes perjudiciales para la salud, como el azúcar, las grasas saturadas y la leche de origen animal”, explicó Carolina en diálogo con Colombia-inn.

En este punto la emprendedora destacó que el azúcar fue reemplazado por el yacón, un tubérculo que nivela la glucosa en la sangre, ideal para personas que sufren de obesidad y diabetes y que, adicionalmente, no altera el sabor del helado.

“Ahora hay helados endulzados con estevia, pero digamos que le da un sabor amargo y no le está aportando nutricionalmente nada a la persona. Con el yacón lo que hacemos es que se nivela el azúcar en la sangre y aparte le deja un sabor muy rico, no interfiere con el sabor de la fruta”.

Una apuesta por los helados saludables y ricos

En ese año de estudio e investigación, en el que paralelamente trabajaba en algunos restaurantes de Bogotá, la emprendedora continuó buscando otras frutas exóticas para sus helados, y aprendió la forma de despulparlas y transformarlas en un delicioso y saludable producto.

Llegar al helado ideal no fue fácil. Al comienzo quedaban duros como piedra y difícilmente se podían comer. “Entonces tuvimos que empezar otra vez a investigar hasta que el helado quedó super cremoso”, recordó Carolina.

Tras obtener buenos resultados, la emprendedora inscribió su proyecto en la convocatoria Todos Podemos 2, promovida por Socialab, organización que apoya emprendimientos sociales en etapas tempranas. Entonces fue beneficiada con cinco millones de pesos, los cuales destinó para instalar una fábrica en Soacha y comenzar en forma la venta de sus productos.

Emprendimientos con enfoque social

El proceso de fabricación de estos helados comienza desde la misma consecución de las frutas y es ahí donde, asegura la emprendedora, está su mayor impacto social, al comprar la materia prima directamente a los campesinos de los municipios de Mesitas y Sibaté, en Cundinamarca, eliminando los intermediarios para que sus ganancias sean mayores.

Una vez la fruta llega a la fábrica se le realiza un proceso de desinfección, se despulpa y se licúa junto con otros ingredientes como la leche de almendras y el yacón. Luego se congela y se distribuye.

Actualmente Helados Macondo cuenta con tres puntos de distribución en Bogotá, uno en Soacha y uno más en proceso de apertura en Neiva.

Si bien Carolina es la fundadora de la iniciativa su familia ha estado presente desde el comienzo. Su mamá Amanda y su cuñada Milena, están al frente del proceso de producción, mientras que su padre, Juan, apoya lo relacionado con la distribución de los helados.

Carolina califica como ‘increíble’ la acogida que ha tenido el negocio desde su apertura a comienzos de 2017, cuando las ventas no superaban los 600.000 pesos mensuales. Hoy en día, cuenta con emoción, su empresa vende aproximadamente cuatro millones de pesos mensuales, lo que significa alrededor de 10.000l unidades de helados, aproximadamente.

Sabores que conectan con la identidad del país

Además del mamoncillo, su producto estrella, Helados Macondo elabora sus productos a base de frutas como ciruela, arazá y gulupa, las dos últimas originarias de la selva amazónica. La fresa y la guanábana completan la oferta de este emprendimiento.

“Estas frutas resaltan nuestra identidad cultural. Nosotros somos los primeros en crear un helado de mamoncillo. Eso nos diferenció muchísimo en el mercado”, afirmó con orgullo la gerente de Helados Macondo.

Y reiteró que su producto “no tiene azúcar ni leche entera, nada de huevo, porque los helados artesanales que conseguimos en el mercado contienen huevo. Los nuestros son elaborados con leche de almendra pura y, además, son 65% fruta, mientras que los que hay en el mercado llegan a un 45%. Nosotros le aumentamos un 20% más”, aseguró.

Llevar helados saludables a más ciudades

Como parte de esta propuesta innovadora, Carolina reveló que se encuentra en proceso de desarrollar un nuevo helado con base en una mezcla de assai (proveniente de la Amazonia) y mora, para ampliar la gama de frutas exóticas que distinguen su empresa.

Igualmente, dijo, sus planes para este año contemplan, además de la apertura en Neiva, incursionar en Bucaramanga, donde ha iniciado negociaciones para abrir puntos de distribución.

Pero la idea es expandirse a todo el país y traspasar las fronteras con su propuesta de helados saludables, exóticos y deliciosos. “Esperamos cubrir ciudades como Melgar, Mesitas, Barranquilla, Cartagena, donde no se consiguen este tipo de helados, y después del quinto año, empezar a exportar”, concluyó.