LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Francisco, un papa innovador que inspira emprendimientos

María Claudia López, artista plástica desde hace 30 años, montó una exposición itinerante: La Sonrisa de Francisco a propósito de su visita a Colombia que comienza este miércoles 6 de septiembre.

El Papa Francisco, además de sacerdote jesuita, líder religioso, jefe del Estado Vaticano y de mover masas como una estrella de rock, es ante todo un innovador que aceptó el reto de crear un mensaje nuevo e inspirador para el mundo.

 

Por: Claudia Bedoya Madrid

BOGOTÁ, 2 sep (Colombia-inn) – Lo que dice y lo que hace es seguido por millones de personas en todo el mundo. Poco a poco, a paso lento, pero seguro, el papa Francisco ha ido introduciendo algunos cambios en la estructura de la Iglesia católica en el mundo.

Su mensaje, creado a partir de palabras sencillas y cotidianas, además de innovador es inspirador para quienes a propósito de su visita a Colombia se lanzaron a hacer grandes o pequeñas empresas.

El Papa no usa el rojo cardenalicio, siempre va vestido de blanco, dice la artista María Claudia López, quien inspirada en el Pontífice innovó la técnica usada en su trabajo artístico.

Sonrisa retratada

María Claudia López es artista plástica y nunca, en su larga trayectoria de 30 años, se le había medido a hacer retratos, pero la sonrisa del papa la cautivó y la inspiró a montar una exposición itinerante y a hacer arte utilitario como sombrillas y pocillos.

Reconoce que no ha sido seguidora de Francisco, pero todos los caminos la condujeron a él. “Me hicieron un encargo de Santa Teresita del Niño Jesús y Santa Teresita me remitió a la vez a una virgen que se llama la Virgen de la Sonrisa, y la Virgen de la Sonrisa me remitió a su vez a una frase de la Madre Teresa de Calcula: ‘la paz comienza por una sonrisa’”, explica.

Después se encontró con unas imágenes de Juan Pablo II con “una sonrisa espectacular” y luego vio sonriente al Papa Francisco, de quien se sabe entre algunas otras cosas, que mandó a escribir en la puerta de su habitación: “Prohibido quejarse” y en diversas intervenciones les ha pedido a los católicos ser alegres, como testimonio del amor de Cristo en sus corazones.

“Pídame lo que quiera, pero no me pida un retrato porque nunca me queda parecido”, le dijo la artista a quien le encargó los retratos santos. Empezó a elaborar el cuadro de Santa Teresita, se entusiasmó y aceptó el reto de retratar la sonrisa del Papa Francisco a propósito de su anunciada visita a Colombia.

Como “no hay deuda que no se pague, ni plazo que no se venza, puso manos a la obra desde hace cuatro meses y se empeñó en cambiar el imaginario con santos tristes y templos oscuros, aunque a veces haya más motivos en el mundo para llorar que para sonreír.

“Es lo humano y lo divino (del Papa) que viene aquí a recordarnos que sí nos podemos reconciliar y que lo más probable es que esa reconciliación con todo el mundo, nazca de una sonrisa. Es muy difícil nombrarle la madre a alguien riéndose (…)” comenta con picardía la artista.

Con la colección de 13 retratos, llamada La Sonrisa de Francisco, la artista espera recordar que “la sonrisa es lo que nos diferencia de los animales. Los animales lloran pero no se ríen. Es importante que toda conversación, todo encuentro humano, lo empecemos mirándonos a los ojos y sonriendo. Eso es lo que el papa Francisco hace y me parece bonito que venga a recordarlo (…) Ya que dicen que somos el país más feliz del mundo, que se nos note”, dice López.

La Sonrisa de Francisco, como exposición itinerante, también llegará a la cárcel del Buen Pastor de Bogotá. “Para mí es muy importante llevarle a las mujeres la perspectiva de una mujer artista que trabaja en lo que le gusta (…) Mi lema con respecto a la mujer es: sí se puede”.

La obra de la artista María Claudia López tiene otra innovación y es la técnica utilizada en los retratos porque son elaborados con óleo, pero tienen apariencia de acuarelas. “Esto es un proceso de reconocimiento interno y eso se va viendo reflejado en lo que uno hace desde la técnica hasta la temática. Yo comencé siendo acuarelista. Teniendo los niños chiquitos no podía hacer mucho óleo en la casa y comencé a hacer acuarela y me llevó a ser exacta en los colores y el dibujo”.

La habilidad adquirida le permitió, entonces, cambiar la técnica del uso del óleo. “Sin querer queriendo empecé a manejar el óleo como si fuera acuarela (…) Produce un efecto limpio, traslúcido, pero es óleo”, comenta, tras explicar que utiliza poca materia, poco disolvente y aprovecha la tela como si fuera un papel.

Quiere que su obra llegue a muchas personas para contagiarlas con la sonrisa de Francisco retratada en diversas circunstancias, como una sonrisa bonachona, cómplice y otras expresiones que han aparecido en las miles de fotografías que circulan del máximo jerarca de la Iglesia católica.

Los objetos de arte utilitario, como la sombrilla y un pocillo, además de los retratos, los elaboró como una forma de acercar el arte a la gente y hacerla accesible.

Recordar es vivir


Como recordar es vivir, Henry Velandia, gerente administrativo de Zorb Publicidad, asumió el reto impuesto por el Comité Ejecutivo de la Visita Apostólica que invitó a esta empresa familiar, con 14 años en el mercado, a desarrollar recuerdos conmemorativos de la visita de Francisco a Colombia.

“Planteamos en principio una propuesta de más de 60 productos como recuerdos conmemorativos, que generaran recordación, fueran útiles para la visita y un objeto de recuerdo posterior a la misma”.

El Comité Ejecutivo les dio el óbice o aprobación a 13 productos: sombrilla, gorra, termo, camiseta, agenda, manillas, cobija, agua para bendecir, entre otros.

“Estamos haciendo presencia en dos ciudades: Bogotá y Cartagena. En centros comerciales, parroquias y arquidiócesis y dentro de los canales de la Conferencia Episcopal y del Comité Ejecutivo para la visita de Su Santidad”, explicó Velandia, frente al estand organizado en el Centro Comercial La Floresta, en el noroccidente de Bogotá.

Para llevar a cabo esta operación, pusieron a trabajar seis plantas, 24 horas, durante los últimos seis meses, más o menos con un promedio entre 18 y 40 personas por turno en cada una de ellas.

Aparte de la fe los ha motivado la fuerza espiritual para elaborar todos los productos, entre ellos la agenda en la que esperan tener un autógrafo del papa.

El proceso para la empresa ha sido inspirador, retador, innovador y lleno de sacrificios económicos y personales, que se sumaron a la experiencia de trabajo con empresas como Bancolombia, Servientrega y las grandes agencias de publicidad del país.

Zorb Publicidad presentó sus productos, la Conferencia y el Comité los revisaron y dijeron: estamos de acuerdo. Generaron un documento que dice, palabras más, palabras menos, conocemos la empresa, sabemos quiénes la conforman, sabemos qué están haciendo y pusieron unas condiciones mínimas e importantes.

La primera es que el producto fuera ciento por ciento nacional. Ellos están utilizando solamente producción nacional y no producto importado. La segunda, que Zorb montara los canales de producción y distribución. La tercera, sin ser una obligación, que se aportara un porcentaje definido o se hiciera una donación para cubrir los gastos de la visita.

Pusieron a trabajar cinco plantas: una de empaque final y cuatro de producción. Otra de las líneas fue el montaje de los estands en los centros comerciales.

Alcanzaron a producir unos 500.000 productos que oscilan entre 2.500 pesos (manilla o agua) y 60.000 pesos, el más costoso, que es el paraguas.

“Nosotros no creamos una imagen, sino que adoptamos la imagen definida por el Comité”, dice Velandia, tras explicar que el concepto está basado en las molas de los indígenas Kuna y que ellos también están haciendo esfuerzos para rescatar la credibilidad en las tradiciones nacionales.

Los productos los continuarán comercializando después de la visita. “Hemos definido con el Comité y la Conferencia que iríamos hasta enero del 2018”. Se pueden conseguir a través de la página www.recuerdoselpapa.com.