LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

En Yacopí el cacao orgánico transforma vidas

Las familias emprendedoras del cacao que hacen parte de Asoprocastillo le apuestan a la transformación del fruto en productos con alto contenido nutricional y otros derivados como los cosméticos.

  • Los campesinos de Yacopí participan de un proyecto dirigido por el Sena para fortalecer las prácticas en la producción del cacao, transformarlo a través de procesos de calidad y vender sus derivados, lo cual es más rentable que vender el fruto seco.
  • En el corto plazo Asoprocastillo espera incursionar en productos de belleza a base de cacao y llevar a la escuela y a la comunidad de Yacopí un buen chocolate nutricional.
  • Los productores son más conscientes de que es importante asociarse para vender mayores cantidades y obtener más ganancias, que trabajando de forma individual.

YACOPÍ, (Cundinamarca), 8 dic (Colombia-inn) – Tras décadas de violencia generada por el conflicto armado interno, los habitantes del municipio de Yacopí (177 km al norte de Bogotá) han visto renacer la esperanza y las alternativas de progreso, gracias, en gran parte, a la erradicación de los cultivos ilícitos y su sustitución por una nueva industria: la del cacao y sus derivados.

Impulsados por la Asociación de Productores Univeredales El Castillo (Asoprocastillo), los agricultores están mejorando sus prácticas en la siembra y el cuidado de los cultivos del fruto, con el fin de prevenir las plagas y producir el mejor cacao orgánico de la región.

El objetivo es emprender en la elaboración de derivados del cacao como jabones, chocolate pulverizado, con azúcar y con especies, puro o en chocolatina, entre otras variedades, que a corto plazo se proyectan comercializar en distintos lugares del departamento de Cundinamarca.

“Actualmente desarrollamos un proyecto muy importante para la región con el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), para fortalecer las prácticas en la producción del cacao, transformarlo a través de procesos de calidad y vender sus derivados, lo cual es más rentable que comercializar el fruto seco”, aseguró Luz Stella Pinilla, cofundadora y secretaria de la Asociación, en entrevista con Colombia- Inn.

Jefry Mauricio Melo, instructor agrícola del Programa Sena Emprende Rural (SER)-Centro de Desarrollo Agroindustrial y Empresarial (CDAE), explicó que la iniciativa del cacao orgánico y la producción de derivados de éste, surgió también de la certeza de que si el cultivo del cacao no se transforma y se integra con otras cadenas de producción, no es rentable.

 “A la industria no debemos llevar solo cacao seco, sino dar un paso más adelante y entregarle productos como la manteca de cacao, nips, licor de cacao y lograr que la industria los compre a buenos precios”, advirtió Melo.

Los valores agregados del cacao de Yacopí

“Muchas veces se compra una cobertura de chocolate y lo que realmente le venden a la población es un producto sucedáneo. La propuesta en Yacopí busca garantizar productos nutricionales derivados de éste, teniendo en cuenta que hay una gran cantidad que el país importa porque no alcanza la producción interna, siendo una oportunidad para el sector”, destacó el funcionario.

En el corto plazo, la Asociación también espera incursionar en productos de belleza a base de cacao y llevar a la escuela y a la comunidad de Yacopí un buen chocolate. “Los niños de la escuela no toman chocolate, que tiene un buen valor nutricional. Vamos a incentivar el consumo local”, comentó Melo.

Transformando vidas

Asoprocastillo fue fundada por 20 familias y actualmente ya son 82 las asociadas. La Asociación fue el resultado de un proyecto productivo puesto en marcha por Naciones Unidas en la región, en 2011, que permitió la comercialización del cacao con Casa Luker.

Al proyecto se han vinculado familias que habían sido obligadas a abandonar la región y que poco a poco han ido regresando por las mejores condiciones, a las que se suman otras, desplazadas de lugares tan lejanos como San Vicente del Caguán (Caquetá) y Santa Rosa del Sur de Bolívar (Cartagena).

Gracias a las capacitaciones del Sena, los campesinos se han fortalecido en aspectos como la solidaridad y el conocimiento, lo que ha permitido un mejor intercambio de experiencias y, lógicamente, una mejora en la calidad de los productos.

Y lo que es más importante, uno de los mayores retos con los productores era lograr que comenzaran a asociarse, pero, según Pinilla, ya empiezan a verse los resultados de las capacitaciones y del trabajo en equipo.

De acuerdo con la líder social, ahora los cacaoteros son más conscientes de que es importante asociarse para vender mayores cantidades y obtener más ganancias, que trabajando de forma individual.

Además, por medio de la Asociación, los productores de la región han hecho presencia en importantes espacios del sector, entre ellos el Salón del Cacao de París, realizado entre el 28 octubre y el primero de noviembre pasados.

Los recursos, otro importante reto para los cacaoteros

La gestión de recursos se convirtió en otro importante reto para los cacaoteros, y en ello la función de la Asociación ha sido muy importante, ya que actúa como mediadora para que los productores puedan acceder a ingresos otorgados por el Gobierno Nacional para sus cultivos.

“Antes no contábamos con suficiente información, ahora los asociados están al tanto de las oportunidades que se generan para ellos”, sostuvo Pinilla.

Los campesinos también cuentan con el apoyo de la Gobernación de Cundinamarca, por
medio de un fondo de comercialización con el cual se está trabajando para que se acuerde un precio estable con los intermediarios o acopiadores, que actualmente pagan entre 20.000 y 25.000 pesos por la arroba del fruto.

Para Esneida Aguilar, cultivadora de cacao, esta diversidad de oportunidades fue la razón para vincularse al proyecto.

“He aprendido con el Sena cosas que no tenía en cuenta. Hoy mis cultivos son más saludables y con esta formación me proyecto a transformar el cacao. Anteriormente, al igual que yo, éramos muchos los que pensábamos que luego de recoger la cosecha lo único que quedaba era venderla, cuando podemos transformarla nosotros mismos, así como también impulsar el autoconsumo de chocolate con alto contenido nutricional”, expresó con satisfacción.

En paralelo con la alianza desarrollada con el Sena, desde la Asociación se dio inicio a un proyecto de fortalecimiento en la producción del cultivo del cacao orgánico, que se desarrolla en alianza con Fundases y Procolcacao, y permitirá también exportar el producto en los próximos meses.

De esta manera, en Yacopí la apuesta es por la generación de productos derivados del fruto con buen contenido nutricional y por la producción de un mejor cacao orgánico. “Hay que ver las fincas como una empresa que permite mejorar la calidad de vida de las familias y de quienes trabajan en los cultivos”, concluyó Pinilla.