LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

En Chía, exitoso emprendimiento que nació de la ‘basura’

En el portafolio de productos de Arcoíris Bolsas se encuentran bolsas publicitarias y para mercar, tulas escolares y deportivas y toda clase de maletas y carteras, además de accesorios como billeteras y monederos, entre otros.

  • Arcoíris Bolsas Eco es un taller que recoge los sobrantes de tela que desechan las industrias textiles y de muebles para fabricar bolsas, maletas, tulas y otra gran variedad de productos con este material reciclado.
  • Aunque el voz a voz fue su primera estrategia de comercialización, en la actualidad su portafolio se vende muy bien por la redes sociales, especialmente por Facebook e Instagram.

CHÍA, 27 ene (Colombia-inn) ¿Sabía usted que en el mundo se usan un millón de bolsas plásticas cada minuto, que sus componentes tardan en degradarse hasta 1.000 años y que sus deshechos generan la muerte de más de 100 mil animales al año? Con el propósito de mitigar en algo esta problemática, Betty Janeth Ruiz le apostó a crear un emprendimiento que produce y comercializa bolsas en tela 100% ecológicas.

Así nació hace, aproximadamente, dos años, Arcoíris Bolsas Eco, un taller que recoge los sobrantes de tela que desechan las industrias textiles y de muebles para fabricar bolsas, maletas, tulas y otra gran variedad de productos con este material reciclado.

Betty nació y creció en una familia de sastres, así que si alguien sabe de este arte de la costura es ella. Además de heredar esta tradición, su experiencia laboral, por más de 25 años en empresas de textiles y muebles, le sirvieron para identificar la problemática ambiental que generan los desechos de estas industrias y la motivaron a pensar de qué manera se podrían aprovechar esos retales.

Ser madre cabeza de hogar incentivó a Betty a buscar una alternativa de trabajo que le permitiera estar más tiempo en su casa. Esa fue la oportunidad para que la emprendedora echara a rodar la idea de negocio que le venía rondando por su cabeza desde hace varios años.

Y así, desde un pequeño taller de costura ubicado en Chía, Cundinamarca, se empezó a gestar el proyecto.

Betty empezó a recoger los desechos de tela de las fábricas que conocía, ubicadas en este municipio, y aunque inicialmente el material era regalado, a medida que fue aumentando su demanda, las industrias le empezaron a cobrar un valor simbólico, situación que para la emprendedora es positivo porque eso permite que su negocio sea aún más formal.

Ya con la materia prima requerida, Betty realiza en su taller el tratamiento de desinfección de las telas, con lo que garantiza que sus productos sean 100% higiénicos, libres de cualquier contaminante, trabajo que requiere un lavado especial con productos de altísima calidad.

Una vez las telas están listas, Betty diseña y confecciona cada pieza. Actualmente, en su portafolio de productos se encuentran bolsas publicitarias y para mercar, tulas escolares y deportivas y toda clase de maletas y carteras, además de accesorios como billeteras y monederos, entre otros.

Aunque el voz a voz entre sus primeros clientes fue su primera estrategia de comercialización, en la actualidad su portafolio se vende muy bien por la redes sociales, especialmente por Facebook e Instagram.

Adicionalmente, Arcoíris Bolsas Eco recorre la mayor cantidad de ferias de emprendimiento que se realizan en Cundinamarca, con muy buenos resultados.

Otro de los factores de innovación que diferencia a este emprendimiento de ideas similares de negocio que comercializan bolsas en tela reciclada, es que la relación con los clientes se ha vuelto tan cercana que la mayoría de ellos visitan su taller para escoger las telas y los diseños que están buscando, convirtiendo los pedidos en algo personalizado.

Convertir la ‘basura’ de las industrias textiles y de muebles, en la materia prima de una exitosa idea de negocio, hizo que Betty fuera seleccionada como una de las 28 empresarias apoyadas por el Programa Mujeres Emprendedoras, liderado por el Centro Comercial Fontanar en alianza con Colombia Emprendedora (Junior Achievement Colombia) y las secretarías de integración social de Chía y Cajicá, Cundinamarca.

Durante cuatro meses, Betty y sus compañeras recibieron capacitaciones y acompañamiento integral, formación que les permitió consolidar aún más su idea de negocio.

“Participar en el proyecto nos dio herramientas de administración, negociación y comercialización que no teníamos pues es la primera vez que emprendemos un negocio. Estos conocimientos, además de la red de contactos que alcanzamos, nos han abierto muchas puertas”, señaló la emprendedora en entrevista con Colombia-inn.

Desde ya, Betty se prepara para participar en Expoartesanías 2018, gracias a la experiencia que ha adquirido en actividades de este tipo como ExpoChía y la misma feria empresarial apoyada por el Programa de Mujeres Emprendedoras, entre otros.

Entre sus planes está ampliar la capacidad instalada de su taller, con el propósito de ofrecer empleo a mujeres que, como ella, son madres cabeza de hogar.

“Este es mi proyecto de vida, con el que no solo quiero crear una gran empresa sino llevar un mensaje de concientización acerca de la importancia de reciclar y buscar nuevos usos para lo que creemos que puede ser basura. Este es el mejor aporte que podemos hacer todos en beneficio del medio ambiente”, concluyó Betty.