LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

En Bogotá, al teatro con sus mascotas

Se trata de “una apuesta alternativa a la cual los visitantes pueden asistir con su mascota y disfrutar de una experiencia artística en compañía de todos los miembros de la familia”.

  • Primer teatro que le permite a los visitantes disfrutar de la obra en compañía de sus mascotas, sin importar la especie, la raza o la edad.
  • La Sala contará con 3 ambientes: Una sala de café, una librería y un espacio para el arte “La Sala de la risa y el silencio”.
  • La inauguración será el próximo martes 9 de junio en la localidad de Teusaquillo.

 

Por: Angélica Guzmán

BOGOTÁ, 31 may (Colombia-Inn) – El acceso de las mascotas a diferentes lugares públicos del país es cada vez más normal, pero ¿habríamos imaginado alguna vez poder asistir a una obra de teatro con el perro o el gato de la casa? Pues bien, ello será posible, a partir del próximo martes 9 de junio, cuando se inaugure La Sala, el primer teatro con esa característica en Bogotá.

“Esta idea surge como la propuesta para que todos puedan compartir en familia, y las mascotas hacen parte de ella, así que ahora podrán venir a teatro con sus perros, gatos o la especie que deseen”, explicó a Colombia-inn, Luna Juliana Ferro, directora de La Sala.

Se trata de “una apuesta alternativa a la cual los visitantes pueden asistir con su mascota y disfrutar de una experiencia artística en compañía de todos los miembros de la familia”, enfatiza la joven, quien destaca que la compañía de su perra Kala, hace más felices sus días y los de su esposo, con el que comparte su vida desde hace varios años.

Ese fue, precisamente, uno de los motivos por los que se animó a generar un espacio de esparcimiento al que todos puedan ingresar y disfrutar.

Luna Juliana y su esposo han dedicado gran parte de su vida al arte, y desde hace varios años pertenecen a la Corporación Producciones El Mimo, en la que comparten el amor por las artes escénicas, la lectura y las diferentes expresiones artísticas, a las que, sin duda alguna, ahora estarán invitadas las mascotas de su público.

El espacio apropiado

Cuando se animaron a hacer realidad este sueño, Luna Juliana y su esposo adaptaron un espacio en el barrio Teusaquillo. La Sala está ubicada en una casa grande, de arquitectura antigua y con mucha historia, en la que las mascotas y sus amos, podrán sentirse cómodos.

También habrá una librería que estará al servicio de los visitantes y una sala de lectura, en donde al calor de la chimenea se podrá disfrutar de un buen libro o participar en una tertulia o conversatorio, en un espacio ameno, adaptable e incluyente.

Además, una sala de café y un teatro hacen parte de La Sala, en donde no solo se tendrá programación cada semana, sino que se capacitará a personas que estén interesadas en aprender teatro clásico o danza, entre otras expresiones del arte.

“Esta es una apuesta a fomentar la cultura en el país, con el fin de engrandecer el ser y darle la oportunidad a las familias completas que se beneficien de la cultura de la capital”, aseguró la directora de La Sala.

¿Cuándo podrá asistir con su mascota a La Sala?

La Sala estará abierta tres días a la semana. Sin embargo, la función especial a la que el público podrá asistir con su mascota, es el martes, comenzando por la fecha de la inauguración, que se realizará el próximo martes 9 de junio.

Pese a que es un espacio libre y para compartir con las mascotas, estas y sus amos tendrán que cumplir con unos requisitos mínimos de comportamiento. “Es lo más normal, los que asistan quieren disfrutar y tenemos que estar en armonía. Si las mascotas no saben comportarse, sus amos deberán enseñarlas primero, y así podrán asistir”, advirtió Juliana.

Así mismo, la tolerancia con las demás mascotas es fundamental y por eso La Sala será un lugar para los amantes de los animales, del arte y de la vida familiar.

La iniciativa quiere propiciar un espacio de diversión, esparcimiento y cultura, así como fomentar la tenencia responsable de mascotas, la convivencia armónica y la inclusión en espacios que comúnmente están prohibidos para los animales, anotó la emprendedora.

“En distintos lugares del mundo han hecho experimentos y pruebas con espacios para compartir con las mascotas y han funcionado. Cuando los animales pueden estar con sus dueños en el lugar de trabajo, se nota el cambio de energía y ambiente mejora”, concluyó Luna Juliana.