LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

El Valle del Cauca, una zona en expansión económica y para el emprendimiento

Cali, la capital del departamento, cerró 2014 con 15.000 nuevas empresas, según cifras de la Cámara de Comercio local. COLOMBIA.INN/CHRISTIAN ESCOBAR MORA

Cali (Colombia), 29 ene (Colombia.inn).- El departamento del Valle del Cauca, en el suroeste de Colombia, es una “zona en expansión económica” que amplió sus horizontes más allá de la agroindustria para fomentar el emprendimiento y las inversiones a partir de su vocación productiva, ubicación geográfica y talento humano.

Con una apuesta centrada en diversificar su oferta económica al reemplazar la tradicional producción de azúcar, este departamento aspira a convertirse en una región de acogida de importantes inversiones y en un polo de creación de empresas.

Cali, la capital del departamento, cerró 2014 con 15.000 nuevas empresas, según cifras de la Cámara de Comercio local, que indican que esas compañías generaron hasta el 31 de octubre del año pasado ventas por 200.000 millones de pesos y 34.000 empleos.

Además se destaca la llegada en 2014 a la localidad de Palmira de la japonesa Furukawa, que invirtió cinco millones de dólares en una fábrica de producción de cables de fibra óptica, mientras que en el sur de Cali la uruguaya Zonamerica planea construir una zona franca con una inversión de 350 millones de dólares.

La directora de Emprendimiento e Innovación Empresarial de la Cámara de Comercio de Cali (CCC), Isabela Echeverry, dijo a Colombia.inn, agencia operada por Efe, que esta estrategia también ha facilitado la aparición de empresas digitales, biotecnológicas, de textiles y confecciones, cuero, bisutería, servicios ambientales, cosméticos y transformación de alimentos, entre otras.

La experta señaló que estas firmas aprovechan, entre otras ventajas que ofrece la región, la salida al océano Pacífico y el puerto de Buenaventura, el más importante de Colombia.

“Nos estamos enfocando en identificar a empresas de alto impacto, que no necesariamente han sido tan visibles, para ayudarlas a mejorar el alcance y la calidad de sus productos y servicios”, añadió Echeverry, al referirse a otras de las líneas de acción de la Cámara de Comercio para promover negocios con potencial de crecer.

El emprendimiento de alto impacto se define como aquel con ventas de al menos dos millones de dólares en sus primeros 10 años de existencia, una rentabilidad mayor al 8 % y un margen operativo superior al 4 %.

Las condiciones para el florecimiento del emprendimiento de alto impacto “están dadas gracias a que existe un incremento en la percepción de seguridad, fortalecimiento del bilingüismo, zonas francas industriales, tecnología, sólida infraestructura vial, marítima y aérea y consolidación del trabajo articulado entre universidad, empresa y Estado”, añadió Echeverry.

La directiva citó expertos que aseguran que “el Valle del Cauca es, después de Bogotá Distrito Capital, es la segunda región más diversa en materia de complejidad económica de Colombia”.

Esa variedad, precisó, “se traduce en la habilidad para que las empresas evolucionen más naturalmente y da cabida para que surjan nuevas compañías de alto impacto que puedan cubrir la demanda de industrias y sectores”.

El “Diagnóstico de Narrativa y Comunicación de Emprendimiento e Innovación para el Valle del Cauca” reveló en 2014 que el departamento tiene posibilidad de convertirse en un eje de competitividad nacional y en un referente internacional.

Según el análisis, entre las fortalezas de los emprendedores vallecaucanos figuran la capacitación en ingenierías y ciencias, la experiencia laboral que poseen, el ser generadores de contenidos creativos y de productos con alto valor agregado, la búsqueda de potenciar lo local, su persistencia para alcanzar los objetivos propuestos y la visión empresarial que los caracteriza. COLOMBIA.INN