LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

El patacón impulsa el desarrollo empresarial de La Vega

En el municipio de la Vega, en Cundinamarca, 22 familias emprenden con un proyecto de alimentos precocidos y empacados al vacío, producto de la transformación de plátano, la yuca y la fruta.

  • El alto impacto del proyecto de Asoagle la ha hecho merecedora de dos premios, uno otorgado por la Alcaldía Municipal y otro por la Gobernación del departamento, los cuales han sido clavse para adquirir equipos y apalancarse económicamente.
  • Con el proyecto de transformación de alimentos se venden en promedio 150 paquetes mensuales de patacón y yuca precocidos y empacados al vacío y se espera, ya con congeladores, subir las ventas a 400 paquetes, además de las que logren con la fruta que se produce en la región.

Por María Angélica Huérfano B.

LA VEGA, Cundinamarca, 14 dic (Colombia-inn) – En el municipio de La Vega, en Cundinamarca, a 54 kilómetros de Bogotá, funciona una iniciativa de transformación de alimentos como el plátano, la yuca y las frutas, liderada por la Asociación Orgánica Agropecuaria La Esperanza (Asoagle), que permitirá el desarrollo económico de la región e inicialmente beneficia a 22 familias.

En entrevista con Colombia-inn, Carlota Ortiz, gerente de Asoagle, dijo que la iniciativa nació a raíz de la necesidad de buscar alternativas que permitieran a los campesinos lograr un precio justo por sus productos, ya que al llevarlos a los mercados les pagaban muy poco por ellos, así que se requería innovar para venderlos mejor.

En enero de 2016, la Alcaldía municipal realizó una convocatoria para premiar las iniciativas productivas más destacadas de La Vega, lo cual motivó a Ortiz, quien participó con un proyecto de transformación de alimentos que contó con la asesoría del Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena).

“Asoagle ya llevaba 10 años, pero era más de tipo familiar. No generábamos muchos ingresos, contábamos con gallinas ponedoras y vendíamos huevos. Sentía que era necesario abrir la Asociación a otras personas para que fueran las familias del municipio las que participaran de la misma y para que entre todos construyéramos un proyecto más representativo para la región”, precisó Ortiz.

En la convocatoria de la Alcaldía Asoagle ocupó el primer lugar, y como premio recibió implementos de trabajo como una estufa y una licuadora industrial, la báscula y otras herramientas, que les fueron entregadas en enero de 2017.

A partir de ese momento, ya con 22 familias inscritas en la Asociación, comenzó a hacerse realidad la idea de negocio, y para ello se apoyaron en una capacitación del Sena que orientó a 10 mujeres en la transformación y comercialización de alimentos.

“Las mujeres de esta Asociación son un referente para la región, para el apoyo a los cultivos de plátano. Han aprendido a valerse por sí solas, saben manipular las máquinas y han sabido trabajar en estrategias para conseguir recursos y sacar adelante el proyecto”, sostuvo por su parte Diana Carolina Jiménez, instructora del Centro Agroindustrial y Empresarial de Villeta, del Programa Emprende Rural del Sena.

Actualmente, esas mujeres trabajan en una casa familiar en la Vereda Naguy y desde allí
se desplazan con sus producciones a los mercados campesinos del municipio y lugares aledaños. Venden patacón, croquetas de yuca y plátano rellenas, monedas de plátano para las sopas, todo empacado al vacío y precocido. 

En desarrollo de su labor participaron en un mercado campesino organizado en Bogotá por la Corporación Universitaria Minuto de Dios, gracias a la gestión de un grupo de estudiantes de administración de empresas que visitaron el municipio y conocieron el potencial del proyecto de Asoagle.

“Queremos volver a vender pulpa de fruta lista para el consumo, como lo hicimos al comienzo del proyecto, pero debemos esperar a que tengamos el congelador, que será ahora en diciembre porque de lo contrario se daña la producción”, anotó Ortiz.

Entre tanto, Jenny Paola González, integrante de la Asociación, destacó la importancia de incluir a las familias, a madres cabezas de hogar en el proyecto, situación que ha permitido un mayor desarrollo de las mujeres de la región.
Agregó, además, que “lLa Asociación es importante porque innova con la transformación del producto, es una nueva opción para los campesinos del municipio”.

Lo que viene para 2018

Este año la Asociación participó y resultó ganadora en una nueva convocatoria de la Gobernación de Cundinamarca para premiar las iniciativas productivas de alto impacto en la región.

Con el premio de 18 millones de pesos, la Asociación invertirá en equipos como congeladores, una selladora al vacío, una planta eléctrica, una freidora, entre otras herramientas de trabajo, que le permitirá alcanzar una mayor competitividad.

Asoagle cuenta con asesoría permanente del Sena, entidad a la que ya solicitó nuevas capacitaciones para fortalecerse más en el campo empresarial, en temas como manipulación de alimentos y manejo recursos, además de reforzar los conocimientos adquiridos en transformación de productos.

Ha sido tal la acogida del proyecto que, recientemente, la Asociación recibió la donación de un lote y la Alcaldía local manifestó su interés en ayudarle a construir una sede en ese lugar.

“Esto es muy importante porque actualmente la producción la realizamos en una casa de familia. Contar con instalaciones propias para la Asociación es un gran paso para seguir creciendo. Pronto y como vamos, podremos establecer sueldos para las personas que trabajan en el proyecto”, manifestó Ortiz. 

La Asociación vende en promedio 150 paquetes mensuales de patacón y yuca empacados al vacío y espera, ya con los congeladores, subir las ventas a 400 paquetes, además de lo que logren con frutas como guayaba, mora, guanábana, que esperan recolectar, congelar y vender lista para preparar jugos, después de la temporada de su cosecha.

“Cuando se emprende no hay que desistir. En un principio se nos dañaban los productos cuando los llevábamos a los mercados del municipio, como por ejemplo la fruta y el yogur. Pero poco a poco fuimos mejorando las prácticas, porque de todo se aprende. Hoy ya comenzamos a tener resultados de nuestro esfuerzo”, sostuvo la dirigente.

La iniciativa productiva también ha servido para impulsar el consumo de patacón en la región, cuyos habitantes prefieren el que se transforma allí mismo.  

“Hemos innovado en la forma en que del campo se llevan los productos al mercado. Es mejor venderlos transformados que devolverse con las producciones y que se pierdan cuando no pagan lo que es. Esta es una oportunidad para demostrar que en el campo también se puede hacer empresa”, concluyó la gerente de Asoagle.