LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

El emprendimiento en Santander es femenino

  • Mujeres de escasos recursos en Santander, encontraron en el emprendimiento una forma de sacar adelante a sus grupos familiares.
  • En ese proceso ha sido fundamental el auspicio de la Fundación delamujer con créditos financieros, capacitaciones y acompañamiento.

Por Diana Cely

BUCARAMANGA, 3 ene (Colombia-inn) – En Santander, mujeres de bajos recursos, cabezas de familia, amas de casa, encontraron en el emprendimiento una forma de sacar adelante a sus grupos familiares, como en el caso de Luz Marina Moya, quien desde hace 10 años puso en marcha en Bucaramanga la Vidriería y Marquetería Sara.

El de Luz Marina, como otros emprendimientos similares, han sido exitosos gracias al empeño de esas líderes en el objetivo de hacer empresa, pero, también, al apoyo fundamental de la Fundación delamujer, organización que las patrocina otorgándoles créditos financieros, capacitaciones en educación financiera y formación empresarial, y acompañamiento.

“El proyecto Banca Comunal de la Fundación delamujer ha sido un gran beneficio para mi negocio, para generar más trabajo, para poder comprar mi maquinaria, para dar una buena productividad a mi vida crediticia, para poder ahorrar, que es lo más importante también, y poder hacer crecer mi negocio”, afirmó Luz Marina en entrevista con Colombia-inn.

Gracias a la financiación que ha recibido por parte de la Fundación, Luz Marina ha tenido la posibilidad de adquirir elementos como máquinas de aluminio, taladros, pulidoras de vidrio, entre otros. Además, con los recursos obtenidos, logró enviar a su hija a España para cursar sus estudios.

María Inés Mosquera Silva, fundadora creaciones María Inés

Creaciones María Inés

Como Luz Marina, María Inés Mosquera, madre de cinco hijos, ha encontrado en la confección, a la que se dedica desde hace más de 20 años, la posibilidad de construir un futuro.

“Desde los 14 años una amiga me enseñó a pegar cintas y encajes a vestidos de bautizo, eso era algo difícil porque eso tiene una técnica para que no se arrugue, que no quede fruncido, que quede liso y afortunadamente tenía ese don en las manos y la señora me enseñó. Luego empecé a hacer ropa interior, tenía dos niñas ya… tenía una maquina pequeña, empecé con la ropa interior”, relató María Inés a Colombia-inn.

Con los ingresos generados por esas ventas, María Inés fue complementando su taller de confección, que inicialmente tenía una sola máquina de coser, hasta que en 2008 logró poner a funcionar un local desde el que distribuía prendas como pijamas, uniformes, blusas, pantalones, entre otros, para hombres y mujeres de todas las edades.

En ese proceso el apoyo de la Fundación también fue trascendental para el éxito del emprendimiento. “Yo no hubiera podido estar donde estoy si ellos no hubieran confiado en mí, no hubiera podido salir porque me ganaba 100 pesos y debía 200… la confianza que ellos depositaron en mi fue muy importante”, destacó la mujer.

Actualmente Creaciones María Inés cuenta con una sucursal en Cúcuta, que es manejada por una de las hijas de la emprendedora.

Con alegría y satisfacción la mujer enfatiza en que, para tener éxito al emprender, lo más importante es querer lo que se hace, porque sólo así es posible ver plasmados los sueños. En su caso, esos sueños significan haber podido sacar adelante el negocio, a la vez que se encargaba de la crianza de sus hijos.

“He tenido caídas, tristezas, pero me meto acá en este cuento y me siento como Alicia en el País de las Maravillas. Entonces no le puedo pedir más a la vida, porque estoy haciendo lo que me gusta y estoy recibiendo el fruto… hay gente que tiene que trabajar porque le toca… yo trabajo porque eso me distrae y hago lo que más me gusta”, concluyó.