LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

El clúster del sector metalmecánico vuela alto

“Buscamos darle inicio a un proceso de fortalecimiento de los sectores económicos estratégicos de los dos departamentos”, aseguró John Jaime Jiménez, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Dosquebradas.

TUNJA, 12 oct. (Colombia-inn) Una alianza para fortalecer el clúster metalmecánico de Boyacá y Risaralda, e integrar esfuerzos para desarrollar emprendimientos enfocados en la fabricación de piezas para la industria aeronáutica, fue suscrita entre las Cámaras de Comercio de Duitama (Boyacá) y Dosquebradas (Risaralda), informaron voceros oficiales.

De acuerdo con los expertos, el clúster de metalmecánica del altiplano cuenta con un amplio reconocimiento por sus aportes al desarrollo del sector de transporte y carga pesada, mientras que el de la región cafetera se ha fortalecido como proveedor de la industria aeronáutica.

Por ello, la alianza suscrita busca empoderar a las empresas de ambas regiones e integrar a las industrias con el fin de robustecer la participación del país en los negocios relacionados con el transporte aéreo.

“Por medio del acuerdo con la Cámara de Comercio de Duitama, que tiene una importante actividad en la industria metalmecánica, buscamos darle inicio a un proceso de fortalecimiento de los sectores económicos estratégicos de los dos departamentos”, aseguró John Jaime Jiménez, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Dosquebradas.

Para Jiménez, esta nueva asociación es una gran oportunidad para hacer que la industria metalmecánica de las dos regiones se haga más competitiva y empiece a acercarse a sectores distintos a los de autopartes o de piezas para motos.

“Es una posibilidad para apalancar el conocimiento que tenemos e impulsar a los empresarios para que lleguen a un nuevo nivel de sofisticación trabajando con la industria aeronáutica”, agregó.

Hacer parte de esta industria requiere de diversos análisis y evaluaciones, pues muchos de los procedimientos usados para la fabricación de ciertas piezas, exigen sistemas de alta calidad que aseguren que todos los procesos se realizan según los requerimientos de cada aeronave.

“Todo está enfocado en robustecer una industria capaz de preparar al país para proveer a una de los sectores más exigentes del mundo, el del transporte aéreo”, aseguró Carlos Molano, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Duitama.

Un punto de partida

Aunque el nuevo acuerdo permitirá el trabajo integrado entre los clústeres de las dos cámaras de comercio, el punto de partida será un “estado del arte” y un diagnóstico en el que se evaluarán las capacidades y fortalezas de cada uno, para hallar las áreas a potenciar y las oportunidades de mejora.

“Se trata de trabajar entre los dos clústeres temas de formación y conocimiento para retroalimentar procesos, procedimientos y técnicas; todo enfocado en robustecer una industria capaz de preparar al país para proveer a uno de los sectores más exigentes del mundo, el del transporte aéreo”, aseguró por su parte, Carlos Molano, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Duitama.

Y al respecto Jiménez recordó que Airbus (cuya sede oficial está en Países Bajos), ha identificado a Colombia como una plaza importante para el desarrollo de sus actividades en América Latina.

“Compañías como Boeing, Airbus y Cessna vienen creciendo en el país gracias a distintos acuerdos multinacionales. Airbus abrió hace poco sus oficinas en Colombia porque sabe que en el país hallará el soporte para los más de 30.000 aviones que proyecta manejar para el año 2032. Debemos tener en cuenta todos estos aspectos de la macroeconomía que pueden ser relevantes para nuestros negocios”, añadió. 

Desarrollo, el próximo paso

Aunque pareciera que la fabricación de piezas de alta calidad para la industria aeronáutica es una actividad incipiente en el país, ya hay avances bastante interesantes que permiten proyectar un futuro prometedor para los empresarios del país.

 “Cuando iniciamos en Risaralda, muchas empresas pensaban que era imposible trabajar partes para aviones, pero ahora tenemos 60 prototipos y cinco piezas certificadas. Hemos aprendido que el desarrollo de procesos para materiales como el titanio no solo se logran en países del primer mundo, sino que se pueden hacer, también, en América Latina. Debemos creer que somos capaces”, afirmó Jiménez.

Parte de las piezas certificadas han sido utilizadas en los trenes de aterrizaje de los helicópteros militares Black Hawk que son utilizados por la Fuerza Aérea Colombiana (FAC).
De acuerdo con el ejecutivo, las altas importaciones de partes aeronáuticas que registra Colombia, es el mejor ejemplo de la gran oportunidad que tiene el país en este sector. 
Para Molano, en cambio, el camino apenas comienza, pues no se trata solo de generar herramientas para el sector metalmecánico, sino que a mediano plazo debe procurar la integración de otros actores relevantes.

“Estas estrategias deben enmarcarse en un plan de acción para identificar oportunidades para el sector metalmecánico y otros que puedan aportar al progreso del país. La firma de este acuerdo es el primer escenario para reconocer las fortalezas de cada clúster y lo que viene es un proceso de diagnóstico para aportar entre todos y tener una industria nacional más desarrollada y competitiva”, concluyó.