LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

El Chocó colombiano, un horno de empresas de biotecnología

Quibdó (Chocó), 16 ene (Colombia.inn).- La biodiversidad del Chocó colombiano, una de las zonas más ricas del mundo en términos de naturaleza, se está convirtiendo en un horno de empresas de biotecnología gracias a un programa de investigación científica que busca contribuir al crecimiento económico.

La apuesta por la ciencia en el empobrecido y apartado Chocó comenzó hace 10 años con la formación de profesionales en biología e ingenierías agroforestal y ambiental, hoy líderes de esos procesos desde la Universidad Tecnológica del Chocó (UTCH).

“Identificamos cuáles son los focos de mayor biodiversidad en el departamento para que los gobernantes y la comunidad tengan la información necesaria para decidir sobre su territorio”, explicó a Colombia.inn, agencia operada por Efe, el director del Centro de Investigaciones en Biodiversidad y Hábitat de la UTCH, Alex Mauricio Jiménez.

Y es que “no es lo mismo hacer minería en un pastizal que en un bosque maduro en donde podemos perder especies que pueden solucionar problemas en el futuro”, argumentó.

Este departamento, de algo más de 46.000 kilómetros cuadrados, bañado por el Pacífico y una de las zonas más lluviosas del mundo, es parte del llamado Chocó Biogeográfico que se extiende desde el sur de Panamá hasta Ecuador, con un total de 187.400 kilómetros cuadrados.

Se trata de un área fundamental para el conocimiento de los ejemplares marinos que cuenta además con 9.000 especies de plantas vasculares, 200 de mamíferos, 600 de aves, 100 de reptiles y 120 de anfibios.

Sólo en el territorio colombiano de esa región la UTCH ha logrado recopilar en 20 años más de 11.000 especies, que no constituyen ni el 5 % del potencial existente, según sus investigadores.

Por eso, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, invitó el pasado diciembre durante la XXIV Cumbre Iberoamericana de Veracruz (México) a realizar “una segunda Expedición Botánica” para conocer las riquezas del Chocó, entre otras áreas del país, y a “innovar hacia la biotecnología”, de la que, manifestó, “es la gran revolución después de la informática y la industrial”.

Un paso definitivo lo dio la UTCH en 2014 al destinar más de 800 mil dólares a investigaciones que “permitan tener certeza acerca de con qué recursos de la biodiversidad contamos y qué podemos hacer con ellos”, dijo Jiménez.

Como resultado de los esfuerzos, en la última década se han logrado incrementar en un 20 % los conocimientos sobre la biodiversidad del Chocó, en donde se encuentra una de cada dos especies que existen en Colombia, considerado uno de los países más megadiversos del planeta.

La labor continúa en una zona donde “está todo por hacer”, aseveró Jiménez, convencido de que la UTCH es una plataforma para “la creación de nuevas empresas biotecnológicas que aprovechen el gran laboratorio natural que es el Chocó”.

De hecho, esta universidad alberga desde 2012 el Centro Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación para el Desarrollo Productivo Sostenible de la Biodiversidad, conocido como Bioinnova, que apoya a las empresas en su tarea de crear nuevos productos, servicios y patentes.

“Estamos convencidos de que conociendo nuestra biodiversidad y potenciándola podemos pensar en un bienestar social y ambiental en el que la gente viva bien y el medioambiente se proteja en el tiempo”, concluyó Jiménez. COLOMBIA.INN