LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

El ‘Café de Carlos’: más que un sorbo

Carlos Arturo Patiño, copropietario del Café de Carlos

  • En Calarcá, Quindío, funciona un negocio familiar donde no solo se busca preservar el paisaje cafetero, sino crear la cultura del buen café, y mejorar las condiciones de vida de los cultivadores del grano.
  • El propietario del emprendimiento va directamente a las fincas, recorre los lotes, revisa las plantas y los granos, y les paga un sobreprecio a los productores.
  • Para ayudar a cuidarla la tierra, el Café de Carlos se empaca en bolsas 100% compostables y biodegradables, hechas en caña maíz.

CALARCÁ, Quindío, 29 dic (Colombia-inn) – Una empresa que surge de la decepción. ¿Cómo así? Y claro: los turistas llegaban al Quindío, se embelesaban con el paisaje, tomaban fotos espectaculares y, finalmente, saboreaban un café que no era de su agrado.

¿Acaso en Colombia no lleva sobre el lomo de las mulas la tradición de producir el mejor café suave del mundo? Sí, pero por muchos años, casi un siglo, el consumidor nato se acostumbró a la pasilla y a la preparación artesanal sin mayor elaboración.

Por décadas, el país fue el segundo productor del mundo -avasallado por el tamaño de Brasil-, pero el primero en calidad y, hasta prima especial registró como retribución a su característica de excelencia.

Conchita, cabresteada por el mítico Juan Valdez, fue clave en el posicionamiento del café suave en el mundo entero y, sin embargo, sus pasos parecieron pasar de largo, sin dejar huella en el paladar de los nativos.

Productores de café excelso, pero consumidores sin renombre. Así fue la historia de uno de los principales renglones de la economía que empezó a cambiar en 2002 con la primera tienda Juan Valdez, instalada en el aeropuerto Eldorado.

Entonces ya se había empezado a hablar de los cafés especiales, sustituyendo en parte el eslogan genérico Café de Colombia, y ahora existe una amplia gama de variedades que van desde la Sierra Nevada hasta el Amazonas. La diversidad de preparaciones también abunda y además de las tiendas y cantinas donde se ofrece el “tinto”, se han creado tertuliaderos con pluralidad de ofertas y características especiales.

Un buen café, obtenido con criterios de responsabilidad social empresarial, un negocio bajo el concepto de valor compartido o una taza fruto de la asociatividad de productores, pululan en el país, sobre todo en aquellas zonas donde la pepa se crió en alguna época de forma silvestre.

El café se compra exclusivamente a pequeños productores y se les paga un sobreprecio de calidad.

El café se compra exclusivamente a pequeños productores y se les paga un sobreprecio de calidad.

Un caso para imitar

Un cafetero nato, que trabajó en el Comité regional, Carlos Arturo Patiño, fue uno de los que se rebeló contra el apogeo del paladar insípido. “Si tenemos el mejor café del mundo por qué los colombianos nos tomamos algo que parece un analgésico”, se preguntó. Y además se incomodaba mucho porque los turistas extranjeros que llegaban al departamento sufrían la frustración de aromas desaliñados, casi hechas sin la pasión del artesano.

Y así surgió una iniciativa en su tierra natal, que en épocas de cosecha y de traviesa se viste de verde y de rojo, y por donde se pasa para el Valle del Cauca y se sube y se baja a la Línea, un desafío a la embravecida cordillera, cuyo primer trazo se aprobó en 1913, según reza la historia.

Cafés de campesinos curtidos por los años. Variedades que pasan por el caturra. Tertuliadero y granos tostados sofisticadamente. Un sorbo, una mezcla, un paquete para llevar. Ese es el concepto.

De Carlos, sí

El Café de Carlos, es una empresa familiar, creada en 2014 en Calarcá, con el objetivo de ofrecer café especial 100% origen Quindío, en taza como tostado y molido en presentaciones de cuarto, media y libra.

El café se adquiere directamente a pequeños caficultores de la región, pagando un sobreprecio por la calidad del mismo, haciendo mercado justo, para contribuir con el mejoramiento de sus condiciones de vida y la preservación del Paisaje Cultural Cafetero.

Así mismo, la tienda ubicada en la calle 41 24-52 de Calarcá, es un centro cultural, en el que se promueven las diferentes manifestaciones artísticas y culturales de la región y contribuye a fomentar la vocación literaria de la ciudad.

Igualmente, se realizan actividades educativas, como cataciones y demostraciones de diferentes métodos de preparación, con el fin de formar cultura de buenos tomadores de café.

“Nuestro último producto es el M.T.P. (Método Tradicional de Preparación) elaborado a mano por mujeres artesanas de Calarcá, en guadua y caracolí y pretende posicionar el colador como uno de los métodos ancestrales, avalado por varias generaciones como uno de las más importantes formas de preparación de la bebida”, dice Patiño.

-Retribuimos al caficultor -señala-, con el precio justo por su sabiduría y esfuerzo al producir un café especial de excelente calidad. Por eso no compramos a grandes caficultores. Vamos directo a las fincas y recorremos los lotes, revisando las plantas y los granos-.

Es un producto amigable con el medio ambiente y se empaca en bolsas 100% compostables y biodegradables.

Es un producto amigable con el medio ambiente y se empaca en bolsas 100% compostables y biodegradables.

Amigable con la tierra

El aprecio se extiende también a la tierra fértil y generosa. Para ayudar a cuidarla, el Café de Carlos se empaca en bolsas 100% compostables y biodegradables, hechas en caña maíz. Y a cada cliente se la sugiere una acción ambiental: “Recuerde poner el empaque vacío del Café de Carlos en la caneca de residuos orgánicos a la hora de separar sus basuras”.

El propietario, que es de pueblo puro, y tiene la amabilidad de paisa colonizado, advierte que “no somos un café de afán o de paso”, y agrega: “No servimos en vasos de papel o plástico. Creemos que el café necesita una pausa y buena música, que son la mejor excusa para una buena conversación o simplemente para terminar un pensamiento”.

El café se sirve en tazas de porcelana, filtrado en la mesa de cada visitante, empleando siete métodos diferentes. Se enseña a preparar el Café de Carlos en casa, con la ilusión de que cada día haya más enamorados del buen café.

Lo cierto es que es un café de origen, cultivado por pequeños productores de Calarcá, Filandia, Pijao y Circasia. Se ofrecen variedades diferentes en cada temporada y existen algunas favoritas como la Tabi, Castillo y Caturra, que crecen en laderas y montañas.

Dice Carlos que para todas las variedades se conserva una tostión media horneada especial que le aporta fragancias a vainilla por tratarse de un café de altura, y una molienda media que permita usar el café en los diferentes métodos de preparación: espresso y filtrados.