LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Ecotransporte: hacia un estilo de vida sostenible y limpio

El gerente y fundador de Ecotransportes, Martín Sequera, en su oficina con algunos de los productos elaborados con madera reciclada.

  • Martín Sequera, dejó su cargo como importante ejecutivo para iniciar una empresa a partir de los desechos de la construcción y de la industria de la madera
  • Con su empresa, Sequera no solamente está obteniendo una utilidad económica, sino que aporta al bienestar, la conservación y el futuro del planeta.

Por Jaime Rivera García

Bogotá. 11 ene (Colombia-Inn) – El reto que se planteó Martín Sequera, hace cinco años, era cómo iba a hacer para aprovecharse de algunos desechos de las industrias de los muebles y de la construcción, y con esa actividad sobrevivir y sostener dignamente a su familia.

Sequera venía de ser un ejecutivo bien pago de una empresa dedicada a los empaques, y el nuevo emprendimiento tendría que ser lo suficientemente rentable para reemplazar los ingresos de una familia de buen nivel socio-económico, con obligaciones como créditos, pagos de colegios y universidades privadas y, sobre todo, con las secuelas de un grave accidente de tránsito sufrido con su esposa Diana.

Gracias a sus contactos como gerente comercial de la empresa de empaques, en alguna ocasión la directora ambiental de una importante cadena de almacenes de artículos de ferretería y materiales de construcción, le comentó que pronto se establecería en Bogotá una reglamentación estricta para el manejo adecuado de residuos de madera y de construcción, en este caso concretamente los conocidos como drywall (láminas de yeso y cartón).

Todo está inventado

Y se puso a estudiar. “Uno no tiene que inventarse nada. Todo está inventado”, advierte Sequera tras señalar que, como resultado, encontró varias aplicaciones para los desechos del drywall y las maderas, frente a lo cual decidió fundar, en 2011, la empresa Ecotransportes.

Del drywall (muy utilizado en paredes y revestimientos interiores) Sequera aprendió que se puede reutilizar como absorbente en la industria de los hidrocarburos y como sustrato en la actividad agrícola y ganadera.

En la actividad de los hidrocarburos se utilizan muchos absorbentes. En un tiempo se usaba el aserrín, pero este fue prohibido por el alto riesgo de contribuir a atizar el fuego en caso de incendio.

Para procesar los residuos de drywall como material absorbente, hay que triturarlo y devolverlo a quienes lo utilizaron inicialmente. “Es lo que llaman logística inversa”, explica Sequera, quien, entonces, diseñó una máquina para hacer posible el manejo de esos residuos que no reciben en las escombreras, por su alto contenido de papel.

Con los residuos de madera se fabrican las bases para materas que se venden en tiendas de grandes superficies.

Con los residuos de madera se fabrican las bases para materas que se venden en tiendas de grandes superficies.

Como sustrato

En el caso del uso del drywall como sustrato agrícola (especie de capa que separa una superficie de otra), la empresa de Sequera, Ecotransporte, actualmente está inmersa en un proceso de estudio e investigación para que las autoridades avalen sus procesos y aplicaciones.

“El drywall triturado como sustrato se utiliza para mantener la humedad de un terreno o para proteger la tierra de los rayos ultravioletas, conservar la acidez adecuada y hasta como barrera que impide que algunos insectos entren a los cultivos”, precisa el empresario.

En los usos para los residuos de madera, Sequera ha diseñado una cantidad de aplicaciones (artículos de escritorio, posa-materas, lámparas) que está comercializando a través de una cadena de almacenes de grandes superficies que vende artículos para el hogar, ferretería y materiales de construcción.

Dentro de sus planes a corto plazo están los de aumentar la producción de los artículos de madera reciclada, ampliar la distribución en diferentes tipos de tiendas y cadenas y terminar el montaje de una página web que le permita venderlos directamente al menudeo.

Consciencia verde

La empresa de Sequera culmina así un ciclo que se inicia con la recolección de los residuos y desechos, después viene el aprovechamiento de esos materiales y, finalmente, la etapa de la comercialización.

Sequera es un convencido de que con estos procesos él no solamente está obteniendo una utilidad económica, sino que está aportando al bienestar, la conservación y el futuro del planeta.

Por eso, cuando inició su empresa también cambió su forma de vida y se fue a vivir al campo, a una hora de Bogotá. Consecuente con su actividad empresarial, diseñó y construyó una casa con residuos.

“La idea es que todo sea de material sostenible. Los muebles y las escaleras se han elaborado a partir de estibas; cuenta con un panel solar que permite parte de la iluminación y la calefacción del agua”, explica.

Con campesinos de la región ha sembrado una pequeña huerta con cultivos de maíz, lechuga y apio, entre otros, cuyo objetivo es reemplazar los químicos.

Sequera, su familia, su empresa y todas sus actividades, giran alrededor de la idea de que si no cuidamos la tierra ya no tendremos espacio para desarrollar nuestras vidas. “Tenemos que vivir bajo el mandato de conservar la tierra y la especie. Tenemos que tener consciencia verde”, concluye el emprendedor en declaraciones a Colombia-inn.