LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Dopamini, mercadeo que apunta a los sentidos

El publicista Andrés Astaíza, reconocido por MIT Technology Review como uno de los más destacados innovadores colombianos menores de 35 años.

Bogotá, 20 ene (Colombia.inn).- Maniquíes que cambian de vestuario mediante hologramas tridimensionales y publicidad comestible son algunas de las ofertas de Dopamini, una empresa de publicidad colombiana que apunta directamente a los sentidos y cuya facturación creció 2013 un 570% hasta alcanzar un millón de dólares.

Ingenio e innovación son las claves del éxito de esta empresa nacida en 2004 de la mano del publicista Andrés Astaíza, quien ha sido reconocido por MIT Technology Review como uno de los más destacados innovadores colombianos menores de 35 años.

Hace diez años Astaíza transformó una pequeña agencia de publicidad hasta convertirla en un negocio próspero que aspira a facturar 1,5 millones de dólares en 2014, así como consolidarse en Perú y expandirse a Chile, para en 2015 entrar al mercado mexicano.

Así lo expresó en una entrevista a Colombia.inn, agencia operada por Efe, Astaíza, quien aclaró cómo empezó todo: “Éramos un start up que estaba iniciando, entonces lo que hice fue pensar qué cosas no existían en la industria y cuál podría ser nuestro foco de negocio”.

Este joven, de 31 años, bautizó a la empresa el nombre de Dopamini, inspirado en la hormona dopamina, asociada al placer y las emociones, con el propósito de dar soluciones que impacten los sentidos y ayuden a los comerciantes a mejorar sus ventas.

Una de las unidades de negocio, denominada “Olfabrand”, apunta como su nombre indica al olfato: “creamos la marca olfativa de un anunciante y después lo ponemos dentro del ambiente de compra”, afirmó Astaíza.

Grandes firmas como la heladería Popsy, las tiendas de ropa para niños Off Corss y marcas de moda como Stradivarius o Zara ya poseen en Colombia una fragancia propia dentro de sus almacenes, la misma para todas las ciudades donde están presentes.

Esta primera unidad de negocio dio paso a otras dos, también enfocadas a impactar los sentidos. Se trata de Audioni, que ameniza con música los puntos de venta con sólo una conexión a Internet, y TastyBrand, con la que Dopamini desarrolla publicidad comestible.

Pero una de sus propuestas más llamativas es The StopLab, enfocada a centros comerciales y grandes superficies, que permite mediante hologramas “vestir” desde maniquíes hasta botellas u otros objetos con animaciones que simulan prendas o provocan movimientos y efectos especiales.

Así es como esta empresa, con presencia en Colombia y Perú y alianzas en Venezuela y Ecuador, ya ha instalado sus soluciones a 45 clientes en 600 puntos de venta.

Otro concepto revolucionario y que promete abrir las puertas de mayores mercados en Latinoamérica es: “la teleantropología”.

“Es una propuesta para poder medir los comportamientos de compra en el punto de venta sin necesidad de intervención humana, por eso se llama teleantropología” aclaró Astaíza.

Esa iniciativa, que tiene su propia unidad de negocio, Shopper Metric, “permite a grandes empresas medir en tiempo real variables como “el número de personas que entran y salen de los puntos de venta o el tiempo que permanecen en determinadas secciones”, aseguró el directivo.

Hoy la cadena más grande de supermercados de Perú, Plaza Vea, ya realiza mediciones con esta herramienta y en Colombia se están realizando pruebas piloto con un importante jugador de las grandes superficies que Astaíza prefirió no revelar.

El precio de este servicio para supermercados oscila, según el empresario, “entre 3.000 y 5.000 dólares mensuales por góndola” y en tiendas de marca “entre 5.000 y 9.000 dólares”.

Se trata en definitiva de medir el comportamiento de los consumidores, pero también de los vendedores, tenderos y distribuidores, para hacer crecer las ventas. COLOMBIA.INN

[Not a valid template]