LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Distrito chocolate: receta exitosa en la que muchos son los que baten

Selección de cacao para luego transformarlo en un delicioso chocolate.

  • Novedoso modelo de negocio que involucra a todos los actores de sector cacaotero, desde el campesino hasta el consumidor final.
  • Este año se inauguraron tres tiendas en Bogotá. En dos años se piensan abrir 70 más.
  • Con este modelo se demuestra que sí es rentable sustituir los cultivos ilícitos.

Por Jaime Rivera García.

Bogotá, 23 de dic. (Colombia-Inn). Hace tres años, Manuel Alejandro Muñoz se planteó la siguiente pregunta: ¿Por qué no hay tiendas especializadas para el chocolate, si con él se puede disfrutar de bebidas calientes o frías; elaborar deliciosos pasteles; hacer confites y bombones; mezclar cocteles y muchas cosas más?

Para responderla se dio a la tarea de investigar todas las instancias que tuvieran que ver con la siembra, producción, industrialización y comercialización del cacao, y decidió fundar, en 2015, Distrito Chocolate.

El fundador y director estratégico y creativo de Distrito Chocolate, Manuel Alejandro Muñoz, logró involucrar a todos los actores que intervienen en la producción y comercialización del chocolate colombiano

El fundador y director estratégico y creativo de Distrito Chocolate, Manuel Alejandro Muñoz, logró involucrar a todos los actores que intervienen en la producción y comercialización del chocolate colombiano

La puntada final para tomar la decisión de dejar su profesión de arquitecto y dedicarse a aglutinar a todos los actores que tuvieran que ver con la producción de cacao y chocolate, fue una entrevista que un popular hombre de la radio colombiana le hizo a Juan Urbano, entonces presidente de una asociación de cacaocultores del occidente de Boyacá y ganador del concurso ‘El Cacao de Oro’, quien es ahora representante legal de Distrito Chocolate.

El comunicador dijo en esa ocasión: “Es hora de crear un Juan Valdez del cacao” y Muñoz se lo tomó a pecho. Además, descubrió que “Colombia está en ese selecto grupo del 5% de producción de cacaos finos y aromáticos en el mundo”.

Hoy por hoy ese trabajo se nota en la apertura de tres tiendas de Distrito Chocolate en los centros comerciales Santafé y Gran Estación y en el barrio La Candelaria, en Bogotá. Pero lo destacable de la gestión es que Muñoz logró involucrar a todos los que hacen parte de la cadena productiva del cacao y el chocolate.

Sobre la afirmación del periodista, Muñoz explica que sí crearon las tiendas “pero con modelo propio. Somos Distrito y lo que hicimos fue crear un régimen especial en todo el territorio colombiano para la siembra y cultivo del cacao, su transformación en chocolate y la comercialización de la gran cantidad de productos generados a través de las tiendas, el mayoreo y las exportaciones”.

Diferentes actores intervienen en este proceso, según lo señala Muñoz: “Distrito está conformado por la Red Nacional Cacaotera que reúne a 27.000 familias de todo el país y más de 54 organizaciones que corresponden más o menos al 70% de Fedecacao”.

Además, hacen parte de Distrito “Fundeagro que es una fundación integrante de la Red Nacional Cacaotera, vinculada directamente al proyecto, representando a 1.200 familias productoras de cacao del occidente de Boyacá y socios con experiencia en las áreas financiera, jurídica y comercial. Esa es la receta secreta de Distrito. Todos nos movemos constantemente para batir el chocolate”.

3-distrito-chocolate

Esta es la tienda de Distrito Chocolate en el centro comercial Gran Estación en Bogotá. Allí se puede degustar un delicioso chocolate o probar un exótico coctel o comerse un pastel con chocolates producidos en nuestros campos.

Hasta ahora el éxito de Distrito es que es un negocio incluyente en donde sí se puede afirmar que todos ganan.

“Realmente los recursos y la riqueza del país están en el campo. Con el cacao y con Distrito estamos logrando posicionar sus derivados, sus aromas finos, pero también llevando un mensaje a todos los campesinos que se dedican a los cultivos ilícitos: no más con eso”, señala el emprendedor.

“Con el cacao hay espacio para todos, hay recursos, podemos generar una educación y lo estamos logrando para llegar a la base y demostrar que con el camino de la legalidad sí se puede. Cuesta un poco más, pero hay apoyo de la empresa privada y del Estado. Acá los campesinos no son una ficha más del andamiaje del negocio. Acá ellos hacen parte del negocio. Están empoderados”, señala Muñoz.

El fundador de Distrito agrega que el objetivo “es volver empresarios a los mismos campesinos. O sea, que pasen ese cerco de ser simples productores. Que sean personas integradas a la tecnología con los canales y herramientas  de la vida empresarial que ofrece el mundo actual”.

El plan a corto plazo es abrir, durante el 2017, tiendas en Medellín, Cali y Cartagena y fortalecer las exportaciones. Posteriormente, a mediano plazo, Distrito tiene proyectada la apertura de 70 puntos en varias ciudades del país bajo la figura de franquicia y, a largo plazo, exportar el modelo de negocio a países de la región como Perú, Ecuador y Panamá.

Ahora sí se puede degustar una deliciosa taza de chocolate en un sitio acogedor o regalar una caja de bombones; o conocer las clases de cacao que tenemos en Nariño o Santander; o tomarse un coctel; o probar salsas para dips o snacks. Ahora tenemos más cerca al chocolate.

Después de visitar las tiendas de Distrito Chocolate y conversar con su fundador Manuel Alejandro Muñoz, se concluye que el chocolate es más delicioso, cuando es batido por todos.

Novedoso modelo de negocio que involucra a todos los actores, desde el campesino hasta el consumidor final.

Novedoso modelo de negocio que involucra a todos los actores, desde el campesino hasta el consumidor final.