LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Cunas de cartón, una alternativa asequible y segura para bebés

“Más de 1.600 madres gestantes del país se han beneficiado del programa Cunas con Amor de la Fundación Fruto Bendito, un emprendimiento que utiliza un método finlandés para apoyarlas. / Foto: Fundación Fruto Bendito.

  • Más de 1.600 mamás de ocho ciudades del país han recibido su cuna de cartón donadas por el programa Cunas con Amor de la Fundación Fruto Bendito.
  • Las cunas, que tienen como objetivo disminuir la tasa de mortalidad de bebés, son elaboradas en cartón corrugado certificado y obedecen a una estrategia desarrollada con éxito en Finlandia desde hace 88 años.  

Por: Leonardo Numpaque Moreno.

BOGOTÁ, 5 abr (Colombia-inn) – Más de 1.600 mujeres gestantes de ocho ciudades colombianas, de las cuales cerca de 100 afectadas por la trágica avalancha ocurrida hace un año en Mocoa, son beneficiarias del programa Cunas con amor, de la Fundación Fruto Bendito, que se inspira en una tradición finlandesa que data de hace 88 años.

Siguiendo esa tradición, nacida en 1930, Fruto Bendito entrega cunas de cartón a mamás gestantes de menores recursos, con el objetivo principal de disminuir la tasa de mortalidad de bebés, además de promover la equidad y el amor por los hijos desde el embarazo.

Gracias a esa estrategia, Finlandia logró reducir la tasa de mortalidad de bebés, de 65 muertes por cada 1.000 recién nacidos, a solo dos por cada millar, ya que las cunas, elaboradas con cartón corrugado certificado, representan seguridad y confort.

La cuna que entrega Fruto Bendito va acompañada por un colchón cuya densidad ofrece un sueño seguro al niño, pues no permite que se dé la vuelta, evitando así el síndrome de muerte súbita infantil (SMSI) que, según la Sociedad Colombiana de Pediatría, entre 2005 y 2011 produjo la muerte de 2.664 niños menores de un año.

2-Fruto Bendito dona a las madres gestantes cunas elaboradas con cartón corrugado certificado, con dimensiones de 45 cms por 75 cms. Además les ofrece conferencias sobre educación en planificación y lactancia materna / Foto: Fundación Fruto Bendito.

Una necesidad se transformó en emprendimiento

La colombiana Camila Cooper descubrió la existencia de las cunas de cartón cuando estudiaba en Londres, y vio en los noticiarios que el gobierno finlandés le regaló uno de esos elementos a la duquesa de Cambridge, Kate Middleton. La compañera de cuarto de Camila, originaria de Finlandia, le contó que esas cunas son parte de la idiosincrasia de su país.  

Ya en Colombia, con un hijo recién nacido y a punto de terminar su licencia de maternidad, Camila decidió que quería acompañar al menor en su primera infancia, pero para ello requería de unos ingresos. “Fue cuando recordé las cunas de cartón”, precisó en diálogo con Colombia-inn.

Entonces se decidió a poner en marcha un emprendimiento que le permitiera poder compartir con su hijo en sus primeros meses de vida y, segundo, ofrecer una alternativa a mamás con limitaciones económicas que les impidiera adquirir una cuna para sus bebés.

Con esos objetivos en mente, el año pasado Camila dio vida a Fruto Bendito, la fundación que arrancó con recursos propios, el apoyo de la familia, de Julieta Villegas, una médica especialista en bebés, y de un grupo de expertos en diversas ramas, que han hecho de Cunas con Amor, un programa integral.  

Seguridad para los recién nacidos

Las cunas son elaboradas por la compañía Cartón de Colombia con cartón corrugado certificado, con lo que se garantiza la calidad del producto que, generalmente, al comienzo despierta dudas y desconfianza por parte de las mamás.

Otro de los factores de innovación de esos elementos es la tinta con la que se imprimen sus diseños. Se trata de tintas orgánicas que no implican riesgos en caso de que los bebés muerdan la cuna.

Adicionalmente se trata de un elemento de fácil transporte, que le permite a la mamá estar siempre al lado de su hijo, sin tener que dejarlo en una cama de donde podría caerse.

“Mi hijo Gabriel es mi director de producto. Usó su cuna para dormir, aprendió a sentarse ahí; se caía en el colchón y no le pasaba nada. Luego, cuando estaba aprendiendo a caminar, la cuna le servía de caminador. Ahora que tiene 22 meses, la usa con la tapa para treparse en ella. Eso le desarrolla muchas capacidades motoras”, destacó Camila.

Emprendimiento con impacto social

Las cunas entregadas a madres de escasos recursos son apadrinadas por empresas públicas o privadas, así como por personas naturales, y cada una de ellas tiene un costo de 49.000 pesos. Ese valor incluye, además, un colchón, manta, pañales, productos de aseo, entre otros elementos, pero siempre dependiendo de lo que el padrino quiera que se entregue a la madre gestante.

Además de las cunas y a través del Plan Bendito, la fundación también promueve temas como la lactancia materna y la educación en la planificación de los hijos.

Pero el gran sueño de Camila es poner en marcha la Casa Fundación Fruto Bendito, para acoger a madres adolescentes y ofrecerles una segunda oportunidad que les permita salir del ciclo de pobreza.

“El objetivo es que esas madres puedan estar en la Casa Fruto Bendito con su bebé, y que les podamos generar trabajo porque estoy convencida de que, si la adolescente es consciente de lo que es ser mamá, va a encontrar valor en el trabajo que ella emprenda, y así vamos a romper ese ciclo de pobreza”, aseguró finalmente Camila.