LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Cuando la naturaleza es la protagonista de la película

La ecóloga llanera y directora de la Fundación Cunaguaro, de Yopal, Casanare, Laura Miranda, promueve el turismo comunitario y de naturaleza de su región e invita a los dueños de los predios a que conserven una parte de su propiedad al futuro de la humanidad.

  • La Fundación Cunaguaro de Yopal, Casanare, promueve el encuentro con la fauna y flora de la región, acompañados de la cultura y la forma de ser del llanero.
  • Avistamiento de aves y animales salvajes entre las atracciones de la Fundación.

 

Por: Jaime Rivera García

YOPAL, 28 sep (Colombia-inn) – Adentrarse en los Llanos Orientales de Colombia no es meramente una cuestión de la imaginación, o de una película o documental, o de una bonita tonada de su folclor… Ahora, gracias a la Fundación Cunaguaro, es posible hacer realidad el sueño de una inmersión total en ese mundo inmenso y verde, que también es parte del territorio colombiano.

En pocas palabras, la Fundación Cunaguaro es una posibilidad real y latente de encontrarse con diferentes especies de animales, bosques y sabanas, rudas labores de ganadería, con la gastronomía y, en general, con la cultura llanera en toda su manifestación.

La Fundación Cunaguaro es una Organización No Gubernamental (ONG) con sede en Yopal, capital del departamento de Casanare.

“Promovemos la conservación de los recursos naturales, de la fauna, de la flora, fortalecemos a las comunidades locales y compartimos con el mundo nuestras riquezas”, precisó al respecto su directora y fundadora, Laura Miranda,

“Además, desarrollamos una estrategia de promoción del turismo de naturaleza y cultura. Somos un operador turístico y estamos tratando de que la gente de Colombia y el mundo conozca lo maravilloso del Llano, sus recursos naturales, su cultura y valore todo lo que hay en esta región”, añadió en diálogo con Colombia-inn.

Las experiencias de este contacto con la naturaleza y la cultura pueden ser inolvidables. Desde la simple contemplación del verde, “Todo está bien: el verde en la pradera, el aire con su silbo de diamante”, (como expresaba el poeta Eduardo Carranza), hasta los encuentros con los animales más salvajes.

El contacto con ese otro mundo colombiano abarca unos horizontes insospechados: “(…) una soga llanera/ que enlaza una cintura/ una roja invasión de hormigas blancas/ una venada oteando el paraíso/ jadeante, alzado/ hacia el éxtasis”, anota el vate llanero en otro verso.

Los paisajes en el Llano casanareño son imponentes. Naturaleza a la vuelta del territorio nacional.

Aves, chigüiros, osos y anacondas

Sobre los encuentros con la fauna del Llano, Laura señaló que “tenemos algunas especies importantes de aves multicolores. El tema de la observación de aves está en auge y aquí tenemos y sabemos los lugares donde se congregan, donde se agrupan. Los avistadores y fotógrafos vienen desde varios lugares del mundo”.

“Encontramos también –agregó— grandes manadas de chigüiros, osos hormigueros y palmeros y monos o micos en el monte. En algunas oportunidades se tiene la suerte de ver felinos. Tenemos corredores donde encontramos cunaguaros y pumas (especies de tigres); además se pueden mirar anacondas y caimanes. Acá en el Llano, con buenos guías, es fácil la observación y la fotografía de estos animales. No hay que dedicar mucho tiempo para encontrarlos”.

El avistamiento de diferentes especies de aves y animales en general, es uno de los atractivos del turismo de naturaleza en el departamento de Casanare.

Ecología con sentido

Laura es una joven emprendedora de Yopal. Desde muy pequeña, cuando acompañaba a su padre y familiares en las tareas agropecuarias de su región, sabía que estaría vinculada a esta tierra. Cuando llegó el momento de asumir una carrera universitaria, se decidió por estudiar ecología en la universidad Javeriana de Bogotá.

De regreso a su ciudad, se planteó la necesidad de trabajar por el cuidado y explotación adecuada de las tierras de la región y, por eso, en compañía de varios profesionales interdisciplinarios, se decidió a conformar la Fundación Cunaguaro.

Cunaguaro ofrece a particulares y entidades privadas y oficiales, servicios en aspectos de consultoría, educación, sociedad y cultura, biodiversidad y conservación y turismo comunitario y de naturaleza.

Reservas naturales particulares

Parques Nacionales Naturales de Colombia que depende del Ministerio del Ambiente, reconoce el trabajo de la Cunaguaro: “Somos una organización articuladora registrada ante esa entidad. Promovemos iniciativas y acuerdos de conservación privadas”, destacó Laura.

La Fundación Cunaguaro estimula a los dueños de predios privados para que orienten una parte de su propiedad a la conservación de los recursos naturales. “Una reserva natural de la sociedad civil es una fracción de un predio donde se conserva un paisaje natural determinado gracias a la decisión autónoma de sus propietarios”, indica una publicación de Parques Naturales.

Una vez determinada el área de conservación, la Cunaguaro asesora a los dueños y a las comunidades circunvecinas para que cuiden y preserven los paisajes naturales y la fauna y flora que los pueblan. Después, esos territorios conservados son los que se pueden mostrar a propios y extraños para que convivan con la naturaleza.

Sobre el presente y el futuro de la fundación, Laura manifestó que “nos estamos dando a conocer. A pesar de que llevamos poco tiempo en el mercado hemos tenido gran aceptación. Como destino turístico está apenas emergiendo y no se conoce mucho en el interior del país. Realmente necesitamos aliados oficiales y privados para promocionar este destino. Los que han venido disfrutan mucho este acercamiento con el hombre del Llano, los paisajes y su cultura”.

Los visitantes se dejan atrapar por unos días de estas bellezas naturales aún disponibles en un mundo convulsionado y se vuelven espectadores de una película colorida y espectacular.