LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Convierten ‘escarabajo’ en vehículo eléctrico

Electric Vehicles Conversion, Evco, presentó el auto clásico ciento por ciento eléctrico en Bogotá, que se carga como un celular.

  • Dos administradores de empresas fundaron Evco, firma dedicada a transformar vehículos convencionales en autos eléctricos, se cargan en la toma de la casa como un celular, disminuyen el ruido, el consumo de gasolina y la contaminación.

 

Por: Claudia Bedoya Madrid

BOGOTÁ, 7 oct. (Colombia-inn) – Un “escarabajo” eléctrico está rodando en Bogotá. Se trata de un Volkswagen clásico que la empresa colombiana Electric Vehicles Conversion (Evco), transformó y convirtió en vehículo eléctrico.

“Escogimos este “escarabajo”, modelo 66, le introdujimos un motor de 40 caballos a 72 voltios, y en este momento nos está dando una autonomía de 90 a 100 kilómetros por carga. Nos ha ido muy bien con el carro, se puede cargar en cualquier parte”, revela Miguel Castillo, fundador y socio de Evco, en diálogo con Colombia-inn.

Para Evco, la posibilidad de convertir un vehículo clásico, convencional o utilitario en un carro eléctrico, le permite al usuario “disfrutar de los dos lados de la moneda: lo moderno con lo clásico”, afirma por su parte, Andrés García, socio y cofundador de la compañía.

Una de las particularidades del sistema adoptado por Evco para hacer la conversión, es que no se necesita tener una electrolinera o un sistema de carga independiente porque el carro ya lo trae instalado.

“En cualquier toma corriente de 110 o 220 lo puedes conectar. El uso de estos carros es como el celular. Yo, por ejemplo, llego en la noche a mi casa y conecto el celular y el carro y por la mañana tengo full carga del celular y full carga del carro”, explica García, administrador de empresas y docente de la Universidad de La Sabana.

Los vehículos utilitarios convencionales también pueden ser convertidos a carros eléctricos.

La chispa

La idea de adaptar vehículos clásicos se le ocurrió a Castillo, administrador de empresas, comercializador e importador, cuando quiso disfrutar de un paseo ecológico con su familia en un vehículo clásico.

“Hace siete u ocho meses estaba en un paseo con mis hijos en un buggy y pensé: qué interesante sería encontrar la forma de que no hiciera tanto ruido, contaminara y que el paseo fuera agradable y se pudieran escuchar los pájaros. De ahí surgió la idea”, dice Castillo.

Convenció a su amigo García de que lo acompañara en este emprendimiento y juntos, como niños con juguete nuevo, pusieron manos a la obra hace más de seis meses. Empezaron por investigar el tema por internet y tras analizar los mercados se encontraron con la sorpresa de que Colombia es uno de los países más atrasados de Latinoamérica en el tema de conversiones eléctricas.

Con el apoyo de compañías extranjeras sacaron adelante el proyecto del primer “escarabajo” eléctrico que hoy está rodando en Bogotá. Es silencioso, no gasta gasolina y no contamina. Recorre, en promedio, 50 o 60 kilómetros diarios con el kit eléctrico desarrollado en Estados Unidos y adquirido en China.

Andrés García (izq.) y Miguel Castillo (der.) son administradores de empresas, emprendedores e innovadores que están ofreciendo una alternativa de conexión al futuro desde el presente.

Dificultades no faltan

Este emprendimiento no ha estado alejado de las dificultades. La principal está relacionada con la importación de partes porque en la Aduana es difícil su clasificación y, adicionalmente, no hay incentivos y se deben pagar altos aranceles por este tipo de tecnología. En otros países latinoamericanos ya tienen cero impuestos y cero aranceles.

Además, los usuarios se preguntarían, ¿qué sentido tiene hacer la conversión de un vehículo si ya existen versiones eléctricas y nuevas en el mercado colombiano?

Lo cierto es que los vehículos eléctricos todavía son muy costosos y pueden estar en el orden de los 90 millones de pesos. Los emprendedores Castillo y García, consideran que, así las cosas, es más viable transformar un vehículo y darle una autonomía suficiente para la ciudad, a precios más asequibles.

“Ya tenemos varios clientes que nos han solicitado que les transformemos carros. Nosotros los asesoramos y les decimos exactamente cuál es el vehículo que se acomoda a sus necesidades, cuál es el vehículo que económicamente, por comodidad y por todas las cosas, es el vehículo ideal”, dice García.

Hacer la conversión eléctrica puede costar unos 30 millones de pesos, incluida la mano de obra, los repuestos y las piezas nuevas que hay que desarrollar.

Proyectos

En los próximos días, Evco abrirá un taller en el norte de Bogotá, con capacidad para hacer la conversión de seis vehículos simultáneamente. Además, quieren acercarse a concesionarios, distribuidores e importadores de vehículos, con el objetivo de mezclar la tecnología que tiene la empresa con la que ya existe en el país.

Transformar un vehículo convencional es sencillo, dicen finalmente los emprendedores y fundadores de Evco, demoran en promedio entre cinco y seis días, dependiendo de la complejidad de cada uno de los carros.