LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Controles remotos con órdenes de voz

Ahora los sistemas de iluminación, sonido, cortinas, ingreso y salida de cualquier espacio, se puede controlar con órdenes de voz.

  • Firma colombiana de domótica aplica tecnología de vanguardia mundial.
  • Sistema para controlar los aparatos de una casa u oficina a través de la voz.

 

Por Jaime Rivera García

BOGOTÁ, 12 abr. (Colombia-inn) – La firma colombiana High End Automation, especializada en ofrecer automatización para el control unificado e inalámbrico de todos los aparatos de una casa u oficina, está aplicando en el país tecnología de vanguardia a través de un sistema que recibe las órdenes por medio de la voz.

El funcionamiento de la calefacción o el aire acondicionado, la chimenea, el equipo de sonido, la iluminación o las cortinas, entre otros, ahora se puede controlar en la misma sede o en forma remota, a través de un celular, un computador o una tableta, emitiendo solo una orden verbal como “apagar la luz”, “subir el volumen” o “abrir la puerta”.

El gerente general de High End Automation, Juan Pablo Forero, señaló a Colombia-Inn que, si bien en el país hasta ahora se han instalado dos de esos equipos, espera adecuar muchos más este año.

Los controles, que reciben las órdenes en inglés, son de la marca Control4 Alexa y es una tecnología que se está comercializando en Estados Unidos, apenas desde septiembre de 2016.

En ese sentido el empresario informó que su firma ya está abriendo mercado en ese país en donde por el momento ha instalado un equipo de domótica en Nueva York y tres en Miami.

Esta empresa colombiana da trabajo directo a cuatro ingenieros y técnicos. “Esa es una de nuestras fortalezas porque siempre contamos con mano de obra especializada para dar el servicio necesario y oportuno a cualquiera de nuestros clientes. Ellos solucionan cualquier cosa”, advierte Forero.

El recurso humano se complementa con unos 20 operarios, empleos indirectos, entre carpinteros, instaladores y tecnólogos, quienes trabajan durante los procesos de instalación de los equipos en las casas u oficinas.

Total satisfacción

Forero narra que su empresa cuenta con una experiencia de 14 años y que durante ese tiempo ha logrado estructurar una lista de unos 500 clientes “totalmente satisfechos”. “Si no genero confianza absoluta, mi empresa no existiría”, afirma.

“En este negocio no hay recompra. Yo vivo de la satisfacción total del cliente en la venta y en la post-venta. Yo no vendo equipos. Nosotros vendemos servicio. Por eso esto funciona con el voz a voz. Si un cliente mío no queda conforme 100 por ciento, mi negocio se va acabando. Prácticamente yo doy una garantía de por vida”.

Con esa filosofía de negocio, Forero ha logrado instalar equipos en toda la Sabana de Bogotá, en varias poblaciones de Boyacá y en Cali, Barranquilla, Cartagena, Santa Marta, Melgar y Pasto.

Los primeros y los últimos

Sobre la modalidad de negocio, Forero señala que hay unos clientes directos a los que les diseña a la medida los sistemas de funcionamiento y control de los electrodomésticos, según espacios ya construidos.

Y hay otros, agrega, que son los constructores o arquitectos que los contratan antes de iniciar la construcción para ofrecer ventajas comparativas a sus clientes potenciales, con casas o edificios “inteligentes”.

“Con ellos empezamos a trabajar sobre planos. Somos los primeros porque tenemos que mirar estructuras, circuitos, accesos y salidas, y los últimos, porque nosotros terminamos los detalles finales en cualquier proyecto”.

El gerente de High manifestó que “este negocio tiene dificultades para conseguir mano de obra calificada porque es muy especializada y de vanguardia. De otro lado, la dependencia de la tasa de cambio no da estabilidad en el costeo de cada proyecto”.

“Este es un negocio totalmente dependiente de la macroeconomía: si el país marcha bien, hay confianza y los clientes invierten. Es una actividad especializada para estratos altos en donde se analizan profundamente los números y el funcionamiento de la economía”, concluye.