LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Con ladrillos ecológicos y al estilo Lego se construye en Casanare

Parte del personal de producción de Ladrillera Ecológica de Los Llanos en la planta ubicada en la vereda La Niata en las inmediaciones de Yopal. Tercero de izquierda a derecha el fundador y gerente de la empresa, Omer Adamel.

  • Empresa casanareña fabrica ladrillos ecológicos prensados y con sistema de construcción por ajuste.
  • No usa el sistema de quemado de arcilla con leña y por lo tanto no genera CO2.
  • Con el producto se puede ahorrar hasta el 40% de los costos de un proyecto de construcción con ladrillos tradicionales.

 

Por: Jaime Rivera García

YOPAL, 6 oct (Colombia-inn) – Omer Adamel Ángel es un inquieto abogado casanareño que desarrolló un método para fabricar ladrillos ecológicos a partir de una mezcla de tierra-cemento, sin someter el producto a horneados ni quemados, evitando emisiones de CO2, y con formas encajables y armables como si fuera un juego de Lego, pero con usos y tamaños reales.

Los ladrillos ecológicos son prensados, se producen en diferentes tamaños y pueden ahorrar hasta un 40% de los costos invertidos en un proyecto de construcción con los ladrillos tradicionales.

Colombia-inn viajó hasta la sede de la empresa Ladrillera Ecológica de los Llanos, ubicada en la vereda La Niata, a media hora de Yopal. Allí habló con este abogado que también hace las veces de ingeniero industrial y civil, arquitecto, diseñador, investigador, importador, tramitador y hasta de transportador.

“Con la revolución del internet uno tiene un mundo de conocimiento a su alcance y con mi señora Mabel (Collazos), queríamos establecer una empresa que fuera amigable con el medio ambiente, pero que ayudara a solucionar los problemas de vivienda que tiene la gran mayoría del pueblo colombiano y específicamente nuestra región del Casanare”, relató el emprendedor sobre las motivaciones para establecer su empresa.

Los ladrillos ecológicos se producen a partir de una mezcla de tierra o desechos con cemento y se pueden fabricar del color preferido por el cliente.

Acabados perfectos

De acuerdo con Adamel, su empresa se caracteriza “por la innovación en el sistema de producción tecnológica del ladrillo, a partir de una mezcla tierra-cemento que es amigable con el medio ambiente”.

“En la fabricación no usamos hornos, no contaminamos con dióxido de carbono (CO2). El ladrillo es prensado, tiene unos acabados perfectos y ahorra costos de terminados y pegados”, agregó el abogado a quien visitamos en la planta de producción que él mismo diseñó.

Para hacerse una idea de lo que implica la producción de ladrillos de arcilla quemada, Adamel recordó que la concentración de CO2 producida por la combustión de madera, es una de las principales causas del calentamiento global que genera cambios en el clima y tragedias en diversos rincones del planeta.

Además, el sistema de encajado y armado con el que son elaborados los ladrillos, permite ahorro en los materiales de terminación (revestimientos, vigas de amarre en concreto, instalaciones de servicios, por lo que hay que romper muros, pegado). “La construcción de una casa de interés social con nuestros ladrillos se puede demorar tan solo 18 días”, afirma.

El sistema utilizado por los ladrillos ecológicos fabricados en Casanare es encajable uno con otro, por lo tanto reduce costos de pegado y terminación.

Solución a crisis ambiental y de vivienda

Omer y Mabel conscientes de esta problemática ambiental y de la crisis de vivienda en Colombia, se decidieron a trabajar en una empresa que aportara a la solución de las dos situaciones.

Entonces fundaron, en 2012, Ladrillera Ecológica de los Llanos, luego de estudiar e investigar la mejor forma de fabricar ladrillos “limpios”.

En América Latina, Brasil y México llevan varios años aplicando este tipo de material, pero los sistemas de producción no alcanzan los volúmenes estimados por Adamel, quien buscó en dónde le podían fabricar las máquinas que cumplieran sus especificaciones. Después de investigar en el mundo entero, se decidió a mandarlas a hacer en China.

Aprendió de procesos industriales, comercio exterior, relaciones para establecer negocios con los chinos, manejo de carga e importó directamente las máquinas. Él mismo las recibió en el puerto de Buenaventura y coordinó su traslado hasta Yopal.

Planta ecológica propia

Para su instalación el emprendedor diseñó en La Niata una planta con capacidad para albergar las máquinas prensadoras, las trituradoras del material usado como materia prima, los tanques de agua para fraguado y el área para almacenamiento del producto terminado, todo con características amigables con el medio ambiente.

“El techado –cuenta— se diseñó para recoger las aguas lluvias de invierno, que en el Llano son abundantes, y aprovecharlas en tiempo de escasez, enero y febrero especialmente, para el fraguado, el regado y las instalaciones sanitarias”. Para esto diseñó y construyó dos tanques almacenadores de gran tamaño.

“Nosotros usamos la tierra, la arena o, inclusive, escombros de construcción y residuos de basura. Ese material lo trituramos y lo convertimos casi en polvo, lo mezclamos con una parte de cemento y lo pasamos a las prensas, lo almacenamos y lo pasamos a curarlos en agua”, explicó el emprendedor.

Sobre las ventajas de construir con su producto, destacó: “el sistema de armado y construcción es sismo-resistente, va encajado como el Armatodo, el Estralandia o el Lego, y por eso se llama ladrillo estructural, porque busca que toda la estructura vaya armada”.

Igualmente, dijo, se utiliza “un sistema de pegue o unión que llamamos cola o argamasa, con un mínimo de cemento, porque las dilataciones son muy pequeñas. Además, lo podemos pigmentar (el ladrillo) para dar el color que el arquitecto desee”, concluyó.