LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Compañía colombiana Tejar San Gerardo mira a mercados vecinos para crecer

Cúcuta (Colombia), 11 mar (Colombia.inn).- Los países de Centroamérica, Suramérica y el Caribe son la nueva apuesta de la empresa colombiana Tejar San Gerardo que, tras la pérdida del mercado venezolano, se prepara para ampliar sus destinos de exportación y para abrir un nuevo filón de negocios en la cosmética.

Con 25 años de experiencia, esta compañía familiar ha logrado sortear los vaivenes de la economía de Cúcuta, ciudad colombiana fronteriza con Venezuela, país que tradicionalmente ha sido el destino de sus exportaciones, con la búsqueda de nuevos clientes y la adaptación de sus productos y procesos a sus exigencias.

“Queremos retomar mercados, no solamente los que ya teníamos, sino ir a unos nuevos que pensamos que pueden ser el peruano y el chileno”, explicó a Colombia.inn, agencia operada por Efe, el gerente y fundador de Tejar San Gerardo, Luis Jesús Colmenares, sobre los planes para los próximos meses.

Esta empresa, especializada en la producción de tejas, ladrillos y baldosas, llegó a Costa Rica y República Dominicana entre 2009 y 2010, pero suspendió sus envíos debido a un período de lluvias que azotó al país y afectó sus despachos y a la caída del dólar en la época.

Ahora apunta a nuevos destinos y a fortalecer sus ventas en el país, donde ha participado en distintos proyectos de construcción.

Colmenares aseguró que han tenido contactos con potenciales clientes peruanos y no descartó tocar las puertas del mercado estadounidense tras haber recibido la certificación BASC (Business Alliance for Secure Commerce) e ISO.

A Venezuela, según Colmenares, llegaron a exportar 120 millones de pesos mensuales (unos 45.731 dólares de hoy), pero las ventas empezaron a mermar tras el control de cambio impuesto en ese país en 2003 y las restricciones que afrontó al comercio bilateral a raíz de episodios críticos en las relaciones entre Bogotá y Caracas.

“Llegamos primero a Costa Rica y después a República Dominicana”, explicó Colmenares al relatar su llegada a estos países y destacó que esto se dio en la misma época en la que “Venezuela cerró sus importaciones”, lo que impidió que les afectara “ese bajón de compras”.

También Venezuela fue protagonista de otra de las crisis de la empresa, que en la década de los 90 afrontó la pérdida de clientes ante la oferta de tejas más económicas procedentes de ese país y que pusieron en jaque a los productores nacionales.

Entonces Tejares San Gerardo se concentró en la elaboración de tejas, bloques y ladrillos y en expandirse al mercado nacional.

En la actualidad, con una producción de 120.000 unidades mensuales, Tejar apunta a alcanzar este año una facturación de entre 600 y 700 millones de pesos (unos 228.658 y 266.768 dólares) frente a los 450 millones de pesos (171.493 dólares) de 2014.

Además se prepara para abrir una nueva línea de negocio a partir de un proyecto respaldado por el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación (Colciencias) que les permitirá aprovechar la arcilla con fines cosméticos.

“Estamos haciendo análisis a la arcilla para poderla hacer materia prima cosmética”, explicó a Colombia.inn la jefa de investigación y desarrollo de este proyecto, Sandra Marcela Pabón.

La iniciativa, en la que trabajan ingenieros de materiales, químicos y farmacéuticos, apunta a la posibilidad de desarrollar productos de belleza a base de arcilla y a convertirse en un nueva empresa al interior de Tejar San Gerardo a partir de un trabajo de investigación, desarrollo e innovación. COLOMBIA.INN