LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Colombia ya tiene su propia agua ‘gourmet’

AguaBio es un emprendimiento de Jorge Luis Hidalgo y familia, que nació en la vereda Rionegro de Ubalá, situada en la ruta del agua. (Foto Alejandro Tovar)

  • Emprendimiento familiar AguaBio embotella un agua proveniente de manantiales situados en Ubalá, que es candidata a la lista de aguas finas del mundo
  • Se trata de un líquido con características de pureza y calidad, al nivel de las aguas más apetecidas en restaurantes gourmet y por exigentes consumidores

Por Carlos Osorio Pineda

UBALÁ, Cundinamarca, 18 dic (Colombia-inn) –Restaurantes, almacenes de grandes superficies y, en general, los consumidores colombianos, se pueden dar el lujo de comercializar y consumir un agua natural al nivel de las más famosas del mundo, gracias a un emprendimiento familiar que tiene su origen en zona rural del municipio de Ubalá, en Cundinamarca.

AguaBio es la marca de la única agua natural que se embotella en Colombia e incluso en la región, que es candidata a ser registrada en la lista de las Aguas Gourmet o ‘finas’ del mundo. Es decir, que por su extraordinaria calidad y beneficios para la salud humana, se encuentra al mismo nivel de productos como la francesa Evian u otras similares.

Características como un ph del 8,0 alcalina, una composición única en sales minerales estables con el paso del tiempo, pero especialmente su pureza, gracias a que surge de manantiales que se localizan en la región del Guavio, denominada ‘La ruta del agua”, hacen de AguaBio un producto único en el mercado de las aguas embotelladas.

AguaBio es embotellada directamente de un manantial y por su pureza y calidad, es candidata a incluirse en la lista de aguas finas o ‘gourmet’ del mundo. (Foto Alejandro Tovar)

Una herencia paterna que se convirtió en emprendimiento

El producto, que está comenzando a ser distribuido en el país, es el resultado de un emprendimiento puesto en marcha por Jorge Luis Hidalgo y su familia, aprovechando los manantiales existentes en su finca Fuente Ponderosa, herencia de su padre, ubicada en la vereda Rionegro de Ubalá.

Si bien el predio fue adquirido hace más de 40 años por su progenitor, los hermanos Hidalgo, como buenos citadinos, apenas viajaban al lugar de cuando en cuando, hasta que el fallecimiento delpatriarca los puso a pensar qué hacer con la finca.

A ello se sumó que, durante algunos años, la región se vio afectada por la presencia de grupos armados ilegales, que hacían imposible viajar a visitarla y mucho menos vivir en ella.

Una vez solucionada esa problemática, Jorge Luis, el menor de los siete hermanos Hidalgo decidió, con el apoyo de todos, adquirir el predio, lo que implicaba, a su vez, ponerlo a producir.

La finca le representó inicialmente al nuevo propietario una disyuntiva en ese sentido, ya que el lugar es rico en minerales como hierro, calizas y también apto para la ganadería, además de los manantiales naturales, entre otros recursos.

Pero fiel a una conducta y un respeto por el medio ambiente, Jorge Luis decidió que no quería afectar el terreno con explotaciones de minerales y por eso decidió enviar una muestra del agua a laboratorios especializados para ver con qué condiciones cumplía el líquido.

Eso le permitió conocer la calidad y pureza del agua que suministran los manantiales de Fuente Ponderosa, resultado de décadas de un recorrido por entre las rocas que sirven como elementos de filtrado.

Características que hacen de AguaBio única en la región

De acuerdo con el emprendedor, durante ese recorrido “el agua adquiere características fisioquímicas únicas que llegan a cumplir estándares funcionales convirtiéndola en agua mineral neutra o alcalina”.

“Nuestro manantial ha entregado durante cientos de años un flujo copioso y constante de agua y su composición química en minerales se ha mantenido estable con el paso del tiempo”, agregó Jorge Luis, en su diálogo con Colombia-inn.

Una vez conocida la calidad del agua de Fuente Ponderosa, llevó los análisis a otros laboratorios en Estados Unidos, donde confirmaron que el líquido cumple con las características para ser registrado en el listado de las aguas ‘finas’ del mundo, una vez realice un procedimiento exigido.

Con esos estudios y reconocimientos, el emprendedor inició el proceso para adquirir los permisos legales necesarios que permitieran la puesta en marcha del proyecto mediante el cumplimiento de todos los estándares de calidad, seguridad y normatividad. Así obtuvo la licencia del Invima y el permiso de explotación de aguas, expedido por Corpoguavio.

Tratamiento especial para un producto único

No sobra señalar, como lo advierte Jorge Luis, que el proceso para embotellar el agua de Fuente Ponderosa cumple con unos exigentes requisitos. El primero de ellos es que AguaBio brota del manantial luego de ser filtrada durante años a través de varios tipos de mantos geológicos, y conserva sus condiciones gracias a que se encuentra en una zona de bosque nativo primario, alejado de cualquier tipo de contacto urbano.

“Las condiciones naturales del área impiden que el agua tenga contacto con cualquier tipo de contaminante que le afecte sus minerales y beneficios”, advirtió el emprendedor.

Incluso, dijo, “mandé a construir una planta de aguas residuales con la última tecnología, sin que autoridad alguna lo exigiera, para evitar algún tipo de contaminación. Es una planta de tratamiento de cuatro etapas”.

Una vez recolectada del manantial, el líquido recorre una batería de tanques separadores que retiran por gravedad partículas en suspensión, y luego es bombeada a la planta en donde se somete a procesos de filtración en filtros de carbón activado y arena, y, finalmente retira los microorganismos a través de lámparas UV.

Es de anotar que, si bien el manantial de donde se extrae el agua tiene un caudal promedio de 4,1928 litros por segundo, Fuente Ponderosa apenas utiliza de ellos un total de 2,0 litros, dejando que el resto de agua siga su curso por sistema de conducción tipo zanja, hasta desembocar al rio Negro que atraviesa el predio de la finca.

Consecuente con este proyecto amigable con el medio ambiente, Fuente Ponderosa contribuye a la reforestación de la cuenca del rio Guavio, sembrando en la zona cerca de 25.000 árboles y mantiene continuamente la plantación forestal, siendo merecedora, por ello, de varios reconocimientos por parte la Corporación Autónoma Regional del Guavio (Corporguavio).

En la parte social, AguaBio aporta a la región brindando empleo en una zona con pocas oportunidades, más allá de lo que demandan los proyectos mineros de extracción de hierro por parte de la empresa Paz del Río.

Por eso, Jorge Luis califica su proyecto como un emprendimiento socio económico y comercial amigable con el medio ambiente, en el que sus objetivos no solo incluyen alcanzar un beneficio para su familia, sino también para la comunidad.

Exportar y convertirse en la primera agua gourmet de la región

El hecho de que AguaBio haya sido reconocida por el grupo Fine Water(aguas finas) como un agua que, por la cantidad de minerales y su alcalinidad, puede competir con las más finas del mundo, tiene a Jorge Luis trabajando fuertemente en la segunda etapa del proyecto: exportar.

“Mi visión es exportar el agua. Hemos tenido dos posibilidades, la primera con India y la segunda con Estados Unidos, en donde ya tengo varios contactos, pero para ello tenemos que apalancarnos con una inversión, que no es muy alta, destinada a completar la operación”, precisó el emprendedor.

Esa inversión, explicó, estará destinada a dos tareas básicas: la adquisición del nuevo envase, que será de vidrio, a diferencia del actual de plástico PET;y la automatización de la planta, que permitirá pasar de 30.000 botellas de agua embotellada a unas 130.000 botellas mensualmente.

Cumpliendo con esas tareas, además de una estrategia de imagen, Jorge Luis podrá inscribir a AguaBio como una Fine Water. “y por ahí es que vamos, asegura el emprendedor”.

Pero antes, concluye: “yo quiero estar en el mercado de manteles y de ‘premium’en Bogotá y las principales ciudades del país, en unos seis meses. Quiero que el producto se posicione en el ‘top’, incluso con el uso de envases retornables, para luego sí iniciar exportaciones a finales del próximo año”, a Estados Unidos y al mercado asiático, donde existe una alta demanda del agua embotellada.