LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Carmenza Jaramillo, la ‘reina’ colombiana de los hongos

Carmenza Jaramillo es manizalita y lleva más de 37 años dedicada a la investigación y producción del aún desconocido y desaprovechado mundo de los hongos

  • Es miembro principal del Comité Científico Internacional de hongos Medicinales y fue la organizadora del IMMC8 – International Medicinal Mushroom Conference en 2015.
  • Entre sus proyectos de largo plazo tiene contemplado continuar trabajando con nuevas iniciativas de investigación utilizando los hongos medicinales como herramienta.

NUEVA YORK 25 nov (Colombia-inn) Carmenza Jaramillo es una destacada ingeniera química y empresaria colombiana que, con su trabajo científico en el área de los hongos, ha demostrado el enorme potencial que estos seres vivos tienen en la alimentación, la medicina y la protección medioambiental, específicamente en la transformación de residuos en nuevos productos.

“He dedicado parte de mi investigación a obtener materiales a partir de materias primas orgánicas y no orgánicas. De los materiales orgánicos hemos ido encontrado su aplicación, pero es aún más importante la transformación de residuos de empresas, cuya composición es de carácter inorgánico, en materiales que tienen una segura y fácil y degradación”, explicó Jaramillo.

De acuerdo con la investigadora, en entrevista para Colombia-inn desde Nueva York, para ella “ha sido una gran motivación contribuir al conocimiento de cómo reducir el impacto ambiental de empresas industriales no agrícolas”.

Con más de 37 años dedicada a la investigación y producción en el aún desconocido y desaprovechado mundo de los hongos, Jaramillo es miembro principal del Comité Científico Internacional de Hongos Medicinales; fue la organizadora del International Medicinal Mushroom Conference (IMMC8), en 2015, y ha participado en diferentes certámenes científicos en Colombia y el exterior.

Cuenta, además, con numerosos reconocimientos, entre ellos el Agropolis International Graduate Research Award in Urban Agriculture, 2004, entregado por el Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo de Canadá; y el otorgado por la Asociación de Cafés Orgánicos de los Estados Unidos a la investigación – Producción de hongos comestibles, a partir de residuos de la agroindustria del café.

En su entrevista con Colombia-inn, Jaramillo nos contó por qué decidió enfocarse en este tema y cómo ha sido el desarrollo de su investigación y su incursión en el mundo empresarial para masificar el conocimiento y consumo de hongos.

¿Cómo nace la inquietud por investigar el tema de los hongos?

La inquietud nace de la preferencia que tenía mi esposo por la comida gourmet. Estamos hablando de los años 70 en una ciudad pequeña como lo era Manizales. En esa época no se conseguían productos frescos, se obtenía solo enlatado.

Con dos compañeras de la Universidad decidimos instalar una planta de cultivo que finalmente fue apoyada por la Federación Nacional de Cafeteros. Así nació nuestra primera empresa que duró 18 años, generaba más de 115 empleos y producía unas 40 toneladas de champiñones mensuales.

¿Cuáles son sus principales logros en el desarrollo de la producción de hongos comestibles y medicinales?

En estos 37 años como empresaria, sin duda, haber logrado implementar cuatro plantas productoras de hongos comestibles y gestar la creación de otras seis, cinco de ellas en Colombia y una en los Estados Unidos. En el campo de la investigación, los resultados obtenidos en Cenicafé cultivando sustratos (residuos agroindustriales) propios de la región cafetera.

¿Cuál es el potencial del Colombia en este tema de los hongos, qué falta por hacer para alcanzar una mayor competitividad en este sector?

El potencial es inmenso, debido a que aún somos un país agrícola y a que tenemos una enorme cantidad de residuos de cultivos. Tenemos todos los climas y existen hongos para cada uno de ellos. El cultivo de hongos es un negocio intensivo en capital y mano de obra, esto es malo y bueno pues se requieren importantes y constantes inversiones y en el país es difícil conseguir capital de riesgo para esta clase de negocios.

¿Cómo ha sido su trabajo de investigación en la transformación de residuos en nuevos productos?

En los últimos cinco años he dedicado parte de mi investigación a obtener materiales a partir de materias primas orgánicas y no orgánicas.

De los materiales orgánicos hemos ido encontrado su aplicación, pero es aún más importante la transformación de residuos de empresas, cuya composición es de carácter inorgánico, en materiales que tienen una segura y fácil y degradación. Para mí ha sido una gran motivación contribuir al conocimiento de cómo reducir el impacto ambiental de empresas industriales no agrícolas.

¿Qué proyectos ha desarrollado en torno a este tema?

Podemos hablar de uno: material biodegradable a partir de residuos de cafeterías. Todos los residuos que llaman ” basura ” se convierten en un maravilloso material que sirve para producir germinadores, basureros y otras cosas útiles.

¿Qué es Proyectos E, cuáles son sus alcances y principales logros?

Proyectos E son proyectos estratégicos y es uno de los puntos de enlace con iNNpulsa Colombia. Uno de esos proyectos estratégicos es el de propiedad intelectual, del cual he sido beneficiaria.

iNNpulsa hizo posible patentar mis últimas investigaciones, lo cual era necesario para poder salir con los nuevos productos, Es un logro poder patentar y es promisorio obtener patentes. Estas ayudan a que crean en tu invento, además de proteger el conocimiento.

La propiedad intelectual es un tema transversal al emprendimiento y la innovación, y también esencial en el desarrollo de las empresas. De ahí la importancia de trabajar para que los países tengan una gran cantidad de solicitudes de patentes, pues son estas un parámetro de innovación.

Actualmente, además de Proyectos E ¿en qué otras iniciativas de investigación o empresariales trabaja?

En investigación sigo trabajando en nuevos materiales y en cuanto a proyectos empresariales intento que las ideas ya patentadas sean llevadas a cabo por gente joven, estamos en ese proceso.

¿Cómo avanzan esas iniciativas?

Estoy muy satisfecha con las patentes obtenidas, de aquí en adelante hay mucho trabajo para lograr implementarlas en el sector real de la economía que es donde se logra el verdadero impacto.

¿Cuáles son sus proyectos de mediano y largo plazo, tanto en el sector de la investigación, como en el empresarial?

A mediano plazo, si Dios me lo permite, poner en el mercado los productos obtenidos con los nuevos materiales. A largo plazo sigo con nuevas iniciativas de investigación utilizando los hongos medicinales como herramienta, concluye Jaramillo.

Adicionalmente, esta investigadora y empresaria espera terminar su libro de recopilación de temas sobre hongos comestibles y medicinales, implementar un proyecto social productivo de hongos comestibles en Playas, Ecuador; finalizar una iniciativa de emprendimiento de agricultura urbana en Bogotá y concluir otro proyecto en el Centro Las Gaviotas, en la Orinoquia colombiana.