LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Belén de Umbría: De violento municipio a remanso de paz, gracias a emprendimiento socio-empresarial

Por Carlos Osorio Pineda

BELÉN DE UMBRÍA, 4 de febrero (Colombia-inn) – En el 2002, Belén de Umbría, un municipio a 75 km de Pereira, con cerca de 33.000 habitantes, era considerado como uno de los más violentos del país, con una tasa de 128 homicidios por cada 100.000 habitantes, según cifras oficiales, pero un emprendimiento socio-empresarial cambió esa situación y hoy la región es un remanso de paz.

Fue precisamente un joven emprendedor, Víctor Echeverry, un técnico en telefonía celular con conocimientos del campo, quien se dio a la tarea de cambiar la realidad del municipio, paradójicamente rico en café, plátano verde y con una gran variedad de frutas, entre ellas lulo, granadilla, mora.

“Al ver los clientes que llegaban de todas partes de la región para que les solucionara sus problemas con los teléfonos, me puse a pensar que esas personas no solo requerían de servicios técnicos, sino que también eran unos potenciales compradores de otros productos, narra Echeverry en diálogo con Colombia-inn.

3-aqui-somos-paz

“En vez de venderles Omnilife, Herbalife o ese tipo de cosas, ¿por qué no les vendemos productos agropecuarios?,”, se preguntó Echeverry, y él mismo se contestó: “vendámosles café de alta calidad, miel, polen, jalea real, frutas”.

Entonces, bajo el postulado de “tecnología, agricultura y paz”, comenzó a redondear su proyecto y se presentó a un concurso de emprendimientos de la Alcaldía de Dos Quebradas, auspiciado por iNNpulsa, junto con 125 aspirantes más.

Inicialmente no entendieron su idea, pero una vez la conoció uno de los jurados, ingeniero de la Apple, el proyecto del técnico en celulares fue seleccionado, a pesar de la insistencia de quienes aseguraban que lo que hacía Echeverry, era vender café.

“No, él no vende café. Él está construyendo un modelo de negocio y a Apple le interesaría este proyecto”, les respondió el jurado. Entonces la propuesta, ya con el nombre de “Aquí somos paz”, quedó seleccionada.

De allí el proyecto se llevó a otro concurso, con participación de 200 iniciativas, y también triunfó, siendo recogido por la Cámara de Comercio de Pereira, para su acompañamiento y desarrollo, desarrollo que comenzó inicialmente en el exterior, por deseo del joven emprendedor.

 

Entonces, “Aquí somos paz” comenzó a comprar a los campesinos, a precios justos, café, frutas, miel, para comercializarlos en el exterior, vía internet, no como una empresa, sino como un programa socio-económico que comenzó a llamar la atención internacional, y lo llevó, incluso, a ser seleccionado en el proyecto de cooperación internacional ‘Impact’, adelantado por la Asociación Canadiense de Cooperativas, que busca apoyar 70 iniciativas con emprendimiento campesino, con el objeto de ayudarles a comercializar sus productos.

La idea de Echeverry logró, inicialmente, que los productores campesinos de todos los sectores comenzaran a asociarse, en un esfuerzo comunitario que se sobrepuso a la violencia y al individualismo, y que se traduce actualmente en la existencia de 18 asociaciones que se reúnen en torno a “Aquí somos paz”, para comercializar sus productos con miras a los mercados nacionales e internacionales.

Una de las características de dichos productos es que se trata de cultivos agropecuarios ‘limpios’, es decir, resultado de prácticas amigables con el medio ambiente, además de que el café especial que se comercializa carece de ocratoxinas, una sustancia tóxica producida por un hongo que afecta especialmente los riñones y es cancerígena.

Bajo el nombre “Granos de Paz”, el programa “Aquí somos paz” ya comercializa su café en 11 países del mundo, donde los exigentes consumidores se deleitan con una bebida de tipo especial que lleva hasta sus hogares el resultado del trabajo y la dedicación de 37 fincas cafeteras de Belén de Umbría, reunidas bajo la bandera o, podría decirse, la paloma que representa el exitoso emprendimiento de Víctor Echeverry.

4-aqui-somos-paz

Al lado del emprendimiento económico y comercial, “Aquí somos paz” también constituyó una Fundación, y de ahí su carácter social, para apoyar a menores, adultos o ancianos de escasos recursos del municipio, a la cual se han vinculado un grupo de “mentores” que permanentemente están pendientes de atender las necesidades de los menos favorecidos de la región.

Para vender su café “Aquí somos paz”, tiene como soporte la compañía colombo-portuguesa Tropic, con sede en Pereira, especializada en procesar cafés especiales, y que es la encargada de convencer a los empresarios extranjeros de que comprar “Granos de café”, contribuye al mejorestar de decenas de cultivadores de Belén de Umbría.

“Aquí somos paz”, un emprendimiento que mediante la asociatividad, un nuevo concepto de negocio comunitario, y el empeño de un joven técnico en celulares, coadyuvó para hacer de Belén de Umbría un municipio que, según el último reporte del Instituto de Medicina Legal, al finalizar 2015 tan sólo presentó ocho homicidios, con una tasa de 55,85 muertes violentas por cada 100.000 habitantes.

Cifra muy por debajo de lo que ocurría hasta el 2009, cuando se presentaron 21 homicidios, para una tasa de 75,71 por cada 100.000 habitantes.