LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Ativa, el software que permite aplicar anestesia a la medida del paciente

El gerente de desarrollo de Bioin Soluciones, Andrés Ruiz, a la derecha, en una sala de cirugía en donde se está aplicando anestesia intravenosa a un paciente a través del sistema ATIVA.

  • Bioin Soluciones desarrolló una revolucionaria tecnología de smartphone con aplicaciones a la salud del cuerpo humano.
  • Es la última tendencia mundial en tecnología que potencializa las plataformas app y a numerosos desarrolladores del mundo.
  • Tecnología colombiana asociada a grandes multinacionales de equipos médicos.

 

Por: Jaime Rivera García

MEDELLÍN, 31 may. (Colombia-inn) – Un grupo de anestesiólogos del Hospital Universitario de la Universidad de Antioquia, en Medellín, planteó un reto a los bio-ingenieros Andrés Ruiz y Juan Manuel Fernández para que desarrollaran un software amigable que permitiera aplicar y controlar anestesia intravenosa en los pacientes de ese centro médico.

Ruíz y Fernández aceptaron el reto y durante cuatro semestres trabajaron en un proyecto para controlar el suministro de anestesia intravenosa en los pacientes, a través de un monitor que va mostrando los efectos de la dosis en el cerebro y en las partes afectadas del cuerpo, en tiempo real y en forma automatizada.

“En el último semestre llegó un anestesiólogo a mirar los avances del proyecto. Se lo mostramos y dijo: ‘esto ya está listo’ y procedió a utilizar el sistema en una cirugía. A nosotros se nos ‘enfrió’ todo. Estábamos trabajando en el software y de una íbamos a conectar a un paciente”, recordó Andrés Ruiz, gerente de desarrollo de nuevos negocios de Bioin Soluciones, en diálogo con Colombia-inn.

“Entramos con el médico a la cirugía y afortunadamente todo salió bien”, agregó Ruiz, quien trabaja con Fernández desde cuando empezaron a desarrollar en la universidad un sistema completo para aplicar a los pacientes las dosis exactas de anestesia requeridas por cada uno.

El proyecto para controlar la aplicación de la anestesia intravenosa lo desarrollaron Ruiz y Fernández dentro de una metodología de la Universidad de Antioquia que se denomina Proyectos Integrativos de Semestre (PIS).

Parte del equipo humano de Bioin con el bio-ingeniero y autoridad en anestesiología, Patrick Lee Purdon, en la Universidad de Harvard. De izquierda a derecha: la directora comercial de la oficina de Bogotá, Sofía Ortiz; el doctor Purdon; el gerente Juan Manuel Fernández y el gerente de desarrollo, Andrés Ruiz.

ATIVA activa la anestesia

La metodología, los aparatos y el sistema desarrollado por Bioin Soluciones recibió el nombre de ATIVA por su sigla en inglés (Automated Total Intravenous Anesthesia) y con ello, los bio-ingenieros lograron avanzar en los procesos académico, de emprendimiento y reconocimiento a nivel mundial.

“A través del PIS comenzamos a abordar este sistema de anestesia que trabajamos durante cuatro semestres. En el último lo probamos en varias cirugías con éxito. Con esto nuestro trabajo de grado fue catalogado como una tesis meritoria y la investigación ha continuado”, señaló Ruiz.

“La intención era simplificar el proceso, que el anestesiólogo no hiciera el trabajo de controlar las dosis, porque esto es muy complejo”, dijo por su parte Fernández, gerente de Bioin Soluciones.

Y explicó: “el aparato entrega información a través de un monitor sobre el estado del paciente durante la cirugía. Las bombas de infusión inyectan el medicamento y ambos elementos están conectados a un computador. El algoritmo toma la información, hace un análisis, procesa los datos y envía la orden para poner la dosis suficiente”.

Entre tanto, Ruiz anotó que, “la medición del efecto (de la anestesia) en el cerebro la hacemos a través de un equipo de marca Masimo, que es un monitor de profundidad de anestesia. Con eso medimos la actividad electroencefalográfica, que es una respuesta a la dosis que se le está poniendo al paciente”.

“A partir de la dosis inicial empezamos a leer el cerebro de esa persona: ¿cómo está procesando el anestésico? A mirar cómo responde su sistema nervioso autónomo. Vemos la respuesta del cerebro, la frecuencia cardíaca, la presión arterial. Entonces hacemos las adecuaciones y los ajustes de la dosis. Así funciona el sistema. Eso fue lo que desarrollamos”, afirmó Ruiz.

Por el desarrollo de este sistema y su injerencia en la salud de la población, Bioin Soluciones fue una de las 10 empresas escogidas por iNNpulsa Colombia para representar al país en el certamen “iNNpulsa tu negocio en Israel”, que se realizó en 2016.

iNNpulsa es la entidad del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo que promueve el emprendimiento, la innovación y el desarrollo empresarial.

Ingeniería y biología

Pero Bioin Soluciones va más allá de ATIVA y desarrolla proyectos en otros frentes relacionados con la biotecnología. “Nosotros combinamos las fórmulas, los cálculos y la ingeniería, con lo biológico, las células, los microorganismos y el área médica, para generar innovación y capacidad de cambiar los paradigmas”, dice Ruiz al respecto.

La empresa cuenta con siete profesionales que desarrollan software y mantienen equipos médicos como biorreactores, dispositivos de iluminación LED para biotecnología, precalentadores de medio de contraste, inyectores de medio de contraste (para tomografía, angiografía y resonancia magnética), máquinas de anestesia y aparatos de anestesia intravenosa.

Las apps entran a la industria médica

El equipo humano de Bioin es consciente del momento histórico de la tecnología aplicada al bienestar del hombre para generar salud. Sobre esa circunstancia, Ruiz señaló:

“El modelo de negocios de las plataformas tecnológicas es una tendencia mundial. La ciencia médica es tal vez de las últimas que ha encontrado aplicaciones por su difícil normatividad, pero ya hay varias aplicaciones dedicadas a la salud del género humano dentro de esta gran plataforma mundial”.

Y agregó: “Uber es un negocio de plataforma; Facebook, Amazon, entre otros. La industria de las plataformas está recibiendo más de tres trillones de dólares. Y resulta que ya se hizo presente en la industria médica”.

De acuerdo con el innovador, “la industria de los smartphones no solamente desarrolló unos dispositivos móviles para que las personas se comunicaran. No. Lo que hizo fue potencializarlas para que un gran número de desarrolladores utilizaran esas plataformas y las pusieran al servicio de aplicaciones para satisfacer necesidades de comunidades específicas”.

En ese sentido, anotó: “eso es lo que hemos hecho con la marca Masimo, líder mundial en equipos hospitalarios”. (Ocho de los diez más importantes hospitales de los Estados Unidos, cuentan con equipos de Masimo).

Y explicó: “ellos desarrollaron una tecnología con unas características de ser modular y de tener un lenguaje de plataforma. Y nosotros desarrollamos un dispositivo en lenguaje de programación que se integra con el monitor de Masimo, que es una plataforma Smart”.

Así, ellos potencializan su monitor y nosotros la aplicación, para que una tecnología desarrollada por nosotros esté disponible en América Latina, Estados Unidos, Asia y Europa”, concluyó.