LA PRIMERA AGENCIA DE CONTENIDOS PERIODÍSTICOS DE INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN COLOMBIA

Aeronaves fabricadas en Colombia engalanaron firma de paz

La aeronave tiene capacidad para dos tripulantes -instructor y alumno-, alcanza una velocidad de 160 nudos y puede volar a una altura máxima de 18.000 pies, además de que requiere apenas de 400 metros para aterrizar. Fotografía FAC

Bogotá, 30 de sep (Colombia.inn) – La firma del acuerdo de paz, el pasado lunes 26 entre el gobierno y las Farc, fue engalanada con una revista aérea en la que participaron, además de un Kfir, cinco aeronaves que, como pocos saben, fueron fabricadas en Colombia, resultado del emprendimiento de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC).

Esos cinco aviones, que simbolizaban las cinco décadas de conflicto armado interno entre el Estado colombiano y la guerrilla de las Farc, dejaron en el cielo cartagenero la estela de los colores de la bandera, sumados al blanco, símbolo de la paz.

Esos cinco aviones, que simbolizaban las cinco décadas de conflicto armado interno entre el Estado colombiano y la guerrilla de las Farc, dejaron en el cielo cartagenero la estela de los colores de la bandera, sumados al blanco, símbolo de la paz. Foto tomada de Internet

Se trata del avión T-90 Calima, una aeronave de entrenamiento militar que comenzó a ser producido en 2009 e ingresó oficialmente a la FAC en noviembre de 2010 para reemplazar a los viejos Mentor T-34, fabricados en Estados Unidos en 1954, y en los que se preparaban los pilotos colombianos.

Los T-90 Calima son ensamblados en la base aérea de Madrid (Cundinamarca), por la Fuerza Aérea y la Corporación de la Industria Aeronáutica Colombiana S.A. (CIAC). Aunque la mayoría de sus partes son de fabricación nacional, los equipos de cabina, que son muy especializados, sí son importados.

La aeronave tiene capacidad para dos tripulantes -instructor y alumno-, alcanza una velocidad de 160 nudos y puede volar a una altura máxima de 18.000 pies, además de que requiere apenas de 400 metros para aterrizar.

El proyecto Calima, en homenaje al pueblo precolombino, contemplaba la fabricación inicial de 25 aeronaves a un costo de 10 millones de dólares. La meta ya se cumplió y a lo largo de su producción la aeronave fue evolucionando desde el T-90 Calima hasta el T-90C, que presenta actualizaciones, especialmente en materia de aviónica, con la incorporación de nuevos equipos de cabina.

A finales de 2015 la CIAC y la FAC comenzaron a producir un nuevo avión, el T-90D que tiene, entre otras novedades, un sistema hidráulico más eficiente, con doble reservorio hidráulico, una bancada de motor reforzada, mejor aislamiento del ruido en la cabina, refuerzos en los trenes de aterrizaje, grabador de voz de 10 horas, y dos GTN o sistemas de navegación, según el capitán Daniel Díaz, instructor de la FAC.

Los T-90 Calima se suman a una serie de proyectos y programas innovadores y de emprendimiento que ha puesto en marcha en los últimos 10 años la Fuerza Aérea Colombiana, para enfrentar de mejor manera el conflicto armado interno, y que han sido reconocidos incluso a nivel mundial.

Pero ahora, con la disminución del conflicto, el ministerio de Defensa realiza gestiones para ofrecer el T-90 a otras fuerzas, como la Armada y el Ejército, para el entrenamiento de sus pilotos, y a países de la región que se han mostrado interesados en dichos equipos por su capacidad y costos.